Fobia

Shares lateral

Bloque que muestra el menú de tópicos horizontalmente.

Fobia

Una fobia es una respuesta exagerada, en forma de temor o de angustia, a un estímulo de peligro aunque éste sea insignificante, que no corresponde al tamaño de la respuesta. Por ejemplo, quedar paralizado ante cualquier situación.


Causas y factores de riesgo


Su origen es manifestar algo que en condiciones normales no se puede hacer. Si no se puede mostrar el miedo ante algo, entonces se toma un objeto fóbico y ese temor se vuelve incontrolable. Además de que, muchas veces, la persona busca sólo una forma de llamar la atención.



Existen varias teorías, una de las más importantes es la que menciona el desplazamiento del miedo a un estímulo en la vida cotidiana. Creo que es más fácil poner un ejemplo:
 

“Tengo miedo a mi papá, soy un chico de tres o cuatro años, pero lo veo constantemente, entonces tener una respuesta de miedo hacia mi papá no me permite amarlo, ¿cómo hago para poder amarlo si le tengo miedo?, lo que hago es desplazar el miedo a un objeto”, lo que nosotros llamamos objeto fobígeno; el inconsciente escoge a quién ponerle el miedo que le tiene a su papá. En el caso de los niños recurren generalmente a los animales, perros, mariposas, víboras, arañas, y otros.
 

En adultos puede enfocarse hacia cuestiones sociales como: estar en sitios cerrados o abiertos, a las alturas, entre otros, pero en realidad lo que se hace es desplazar el miedo original hacia algo más.
 

Síntomas

 

Debido a que la persona sufre innumerables síntomas que acompañan al miedo, entre las más comunes se encuentran:

 

Mareo
Náusea
Angustia
Palpitaciones
Taquicardia
Sudoración
Estado alterado de la persona

 

Además si es una fobia de tipo hipocondríaca, el paciente tendrá todos los síntomas de la enfermedad. Por ejemplo, si escoge un padecimiento cardiaco, sentirá dolor en el pecho, que las extremidades se le duermen o falta de respiración; es decir, dependiendo de la enfermedad que él cree que padece, sentirá todo tipo de manifestaciones relacionadas con ese padecimiento.

 

Tipos de fobias

 

Existen diferentes clasificaciones. Entre las más frecuentes están:

 

Fobias sociales.- Se evitan exclusivamente situaciones sociales. Suelen aparecer en la adolescencia, tiene antecedentes en la infancia por timidez o inhibición social y se presenta del tres al 13% en la población en general.

 

Fobias simples o específicas.- Se enfocan en objetos o situaciones concretas.
Aparte de esta clasificación, muchas de las fobias van relacionadas a otros tipos de enfermedades psiquiátricas.

 

Sin embargo, las llamadas neurosis fóbicas no son tan comunes, se dice que son sólo un 3% de los casos psiquiátricos, debido a que todos los demás casos son combinaciones o parte de otro padecimiento. Cabe aclarar que existen fobias para todo tipo de cosa, pero algunas de las más comunes son:

 

Fobias más frecuentes:

Acrofobia: Temor a las alturas
Emtrofobia: Temor a los vómitos
Aerofobia: Temor a volar
Entomofobia: Temor a insectos
Agorafobia: Temor a espacios abiertos ó públicos
Fobofobia: Temor a fobias
Antropofobia: Temor a la gente
Genofobia: Temor al sexo
Aquafobia: Temor al agua
Hematofobia: Temor a la sangre
Aracnofobia: Temor a las arañas
Monofobia: Temor a la soledad
Astrofobias: Temor a los relámpagos
Nudofobia: Temor a la desnudez
Batraciofobia: Temor a ranas, anfibios
Numerofobia: Temor a los números
Blenofobia: Temor al lodo
Nictofobia: Temor a la oscuridad, noche
Brontofobia: Temor a los truenos
Ofidiofobias: Temor a las víboras
Carcinofobia: Temor al cáncer
Ornitofobia: Temor a los pájaros
Claustrofobia: Temor a los espacios cerrados
Pirofobia: Temor al fuego
Dementofobia: Temor a la locura
Tanatofobia: Temor a la muerte
Dromofobia: Temor a cruzar la calle
Xenofobia: Temor a los extranjeros
Zoofobia: Temor a los animales
  


¿Cómo surge la fobia hipocondríaca?


Generalmente, la fobia hipocondríaca se presenta en personas que buscan llamar la atención y cuando oyen los síntomas de una enfermedad que padece una persona, inmediatamente los adopta y empieza a sentir estos síntomas, es decir, no los inventan, sino que empiezan a reproducirlos, en sí mismos. Todo esto de forma inconsciente.


Tratamiento


Actualmente, se sabe más de las fobias y se han diversificado los tratamientos, dos de los más comunes son:
Conductual o desensibilización: Va en función de entrar en contacto con el objeto fóbico una y otra vez hasta que se va perdiendo el miedo.

 

Psicoterapia: Busca el origen real de la fobia, no se preocupa tanto por curar los síntomas, sino realmente por curar el mal que está de fondo.

 

Habitualmente, se encuentra un mal manejo de las emociones; cuando se lleva al paciente a contactar con su verdadera emoción, que puede ser agresiva u hostil hacia alguna de las figuras parentales, y se logra entrar en contacto con su verdadera emoción, empieza a desaparecer la fobia sin tratarla directamente.
 

Lo que recomienda el psicoterapeuta, es no convertir a la fobia en un problema orgánico o en un problema “físico”. Lo que se debe hacer si se detecta una crisis fóbica, es no dar tratamientos médicos, salvo los especializados como: ansiolíticos (que sirven para disminuir la ansiedad) o antidepresivos (los cuales ayudan a la depresión), siempre bajo supervisión médica.

 

Una psicoterapia, pueden ser analítica o de tipo activo, pero en todas ellas lo que se busca es llegar al fondo del problema. Si se compara con una infección, el procedimiento de desensibilización va encaminado a quitar la fiebre (sería una ácido acetil salicílico), y el tratamiento psicoterapéutico va encaminado a quitar la infección (es decir un antibiótico).
 

Prevención. Es necesario, enseñar al niño a manifestar y manejar sus emociones, que no le tema a ninguna situación, por ejemplo: un origen muy común dentro de las fobias en los niños es una mamá con una fobia muy fuerte que puede ser de tipo hipocondríaca, donde la señora teme que le va a dar cáncer o diabetes y un papá que reacciona de manera muy fuerte ante estas manifestaciones; esto hace que el niño copie la conducta de su mamá y por otro lado llame la atención de su papá. En cambio, en una familia donde se manejan las emociones y se le permite al niño que exprese su agresividad, enojo, miedo, amor, entre otros, difícilmente se producirán fobias.



Hay estudios donde se demuestra que si no se sigue ningún tratamiento para la fobia, en un transcurso de cinco años, por lo menos más de la mitad de éstas desaparecen y solamente un 33% permanecerán. Las fobias que no son fáciles de curar son las que están ligadas a enfermedades mucho más graves como la esquizofrenia o paranoia y aunque en el tratamiento de éstas se ha avanzado mucho, sigue siendo más largo y complicado.
 


Las estadísticas demuestran que por cada 100 hombres fóbicos existen 200 mujeres, además es muy frecuente en los niños. Podemos afirmar que las damas y los menores son los más afectados.


Las terapias de niños se manejan como terapias familiares, porque el niño es un paciente identificado, esto quiere decir que es un miembro de la familia diciendo “aquí la familia anda mal, algo pasa, yo me hago cargo de salvarla”. Por esto, es indispensable la participación de los padres para ayudar al niño.



En este caso es necesario hablar sobre los deterioros neurológicos que surgen durante la vejez, en la mayoría de los pacientes, una enfermedad degenerativa como el Alzheimer provoca muchas fobias. No es que surjan por la vejez, sino por el deterioro del sistema neurológico. Hay personas de 90 años prácticamente sin daño neurológico y hay personas con un poco más de 60 con un daño neurológico severo, lo que las llena de fobias.


No, muchas personas aprovechan su fobia para llamar la atención. Si eso funciona, si la gente reacciona como espera, difícilmente va a querer dejarla o eliminarla, porque es la forma en que recibe afecto, cariño, atención, etc. Con el tratamiento psicoterapéutico les enseñamos a llamar la atención de otra manera, más directamente; se les explica que su vida no está en peligro, que no tiene esa enfermedad.


Algo básico, para el desarrollo del individuo, es poder ser uno mismo, no sólo en el tratamiento de fobias o enfermedades mentales se debe buscar este objetivo, sino en la vida diaria esto puede evitar muchos conflictos personales, familiares y sociales.

 

Fuente

Psícologa Carmen Soto. Hospital Ángeles, Grupo Ángeles