Odinofagia

Odinofagia

El dolor en la deglución se refiere al dolor al tragar, que se puede sentir en la parte alta del cuello o en la parte inferior por detrás del esternón. Con mucha frecuencia, es una fuerte sensación de ardor y opresión molesta, y puede ser un síntoma de un trastorno serio.


La deglución es un acto complejo que involucra la boca, el área de la garganta y el esófago (tubo muscular que lleva el alimento hasta el estómago).

 

Muchos nervios y músculos controlan la forma como funcionan estas partes del cuerpo. Parte del acto de la deglución está bajo control voluntario, lo cual significa que usted es consciente de controlar la acción; sin embargo, gran parte de la deglución es involuntaria.


Los problemas en cualquier punto, desde masticar el alimento y movilizarlo hasta la parte posterior de la boca hasta llevarlo al estómago, pueden provocar dificultad para deglutir.

 

El dolor torácico, la sensación de alimento atorado en la garganta o la pesadez o presión en el cuello o la parte superior del tórax al comer a menudo son el resultado de dificultades en la deglución.


Enfermedades o infecciones asociadas

 

  • Infección
  1. Citomegalovirus
  2. Enfermedad periodontal (gingivitis)
  3. Virus del herpes simple
  4. Virus de inmunodeficiencia humana (VIH)
  5. Faringitis (dolor de garganta por lo regular debido a una infección)
  6. Candidosis oral (una infección micótica causada por cándida)
  7. Infección o absceso dental
  • Úlceras en la boca o la garganta
  • Inflamación del esófago
  • Algo atorado en la garganta (por ejemplo, una espina de pescado o un hueso de pollo)
  • Problemas con el esófago (detallados a continuación) que pueden causar dificultad para deglutir:
  • Acalasia
  • Espasmos esofágicos
  • Enfermedad por reflujo gastroesofágico
  • Esófago de cascanueces

 

Cuidados en el hogar

 

Coma lentamente y mastique muy bien los alimentos. Si una persona de repente muestra signos de asfixia y dificultad respiratoria, se debe realizar la maniobra de Heimlich inmediatamente.

 

Es posible que para usted sea más fácil la deglución de líquidos o alimentos en puré que la de sólidos. Evite ingerir alimentos demasiado fríos o demasiado calientes si observa que empeoran el problema.


Consulte a su médico

 

Consulte con el médico si presenta:

 

  • Sangre en las heces o éstas aparecen negras o alquitranosas
  • Dificultad para respirar o mareos
  • Pérdida de peso

 

Llame al médico si el problema continúa, incluso si los síntomas son intermitentes.

 

Coméntele al médico sobre cualquier otro síntoma que se presente junto con la deglución dolorosa, como:

 

  • Dolor abdominal
  • Escalofríos
  • Tos
  • Fiebre
  • Acidez gástrica
  • Náuseas o vómitos
  • Sabor agrio en la boca
  • Pérdida de peso
  • Sibilancias

 

Lo que se puede esperar en el consultorio médico

 

El médico lo examinará y le hará preguntas acerca de la historia clínica y los síntomas, como:

 

  • ¿Presenta el dolor al deglutir sólidos, líquidos o ambos?
  • ¿El dolor es constante o intermitente?
  • ¿Está empeorando?
  • ¿Presenta dificultad al deglutir ?
  • ¿Presenta dolor de garganta?
  • ¿Se siente como si hubiera una protuberancia en la garganta?
  • ¿Ha ingerido o inhalado alguna sustancia irritante?
  • ¿Qué otros síntomas tiene?
  • ¿Qué otros problemas médicos tiene?
  • ¿Qué medicamentos toma?

 

Se pueden llevar a cabo los siguientes exámenes:

 

  • Esofagografía y tránsito esofagogastroduodenal
  • Radiografía de tórax
  • Monitoreo del pH esofágico (mide el ácido en el esófago)
  • Manometría esofágica (mide la presión en el esófago)
  • Esofagogastroduodenoscopia (EGD)
  • Prueba para VIH
  • Radiografía del cuello
  • Cultivo de garganta

 

Fuentes

 

Martin H. Floch. Netter.Gastroenterología. Masson ,2006.
José Luis Alvarez-Sala Walther, V. Villena Garrido, J. L. Rodríguez Hermosa, F. Neumología Clínica. Elsevier, 2011.
Horacio A. Argente, Marcelo E. Álvarez. Semiología médica: Fisiopatología, semiotecnia y propedeútica. Enseñanza basada en el paciente. Editorial Médica Panamericana, 2008.

¿Quieres conocer más sobre los temas que a ti te interesan de Salud180?
Únete al servicio de Alertas y recibe las noticias más relevantes en tu correo electrónico.
Comentarios