Celiaquía: Enfermedad celíaca

Celiaquía: Enfermedad celíaca

Es una enfermedad autoinmune que se caracteriza por una inflamación crónica de la parte próxima del intestino delgado o yeyuno, causada por la exposición a la gliadina, una proteína vegetal de algunos cereales en la dieta.
 

La gliadina también llamada gluten es una proteína presente en el trigo, la cebada, el centeno, el triticale, el kamut, la espelta y posiblemente la avena.
 

Al ser expuesta a la gliadina, la enzima transglutaminasa tisular modifica la proteína y el sistema inmune del individuo hace una reacción cruzada en contra del intestino delgado, causando una reacción inflamatoria que causa aplanamiento de las vellosidades que recubren el intestino e interferencias en la absorción de nutrientes.

 

En condiciones normales todo alimento ingerido debe pasar por un proceso de digestión que lo degrade en partículas más pequeñas para que estas puedan ser luego absorbidas.
 

Esta absorción de alimentos tiene lugar en el intestino delgado y para que esto sea posible es necesaria la existencia de vellosidades que, a su vez, podríamos comparar con raíces microscópicas que cuelgan en el interior del intestino.
 

Su papel en la absorción es similar a la que realizan las raíces de los árboles siendo la longitud de estas esencial para que dicha absorción se produzca en mayor o menor grado.
 

Cuando la longitud del vello se acorta, la absorción se reduce y la nutrición de la persona queda comprometida.
 

Los signos y síntomas incluyen hipotonía muscular, abdomen protuberante, frecuentes y abundantes deposiciones al defecar, trastornos de la conducta, anorexia y vómitos, retraso motor y en ocasiones psicomotor.
 

Si el proceso es de larga duración se observan dedos en garrote o maza.
 

Algunos efectos secundarios son anemia hipocrómica, la hipoprotrombinemia es poco frecuente, la hipoproteinemia es rara, se puede ver hipocalcemia especialmente en niños mayores, y por supuesto hay intolerancia a disacáridos (azucares) que pueden causar diarrea fermentativa como síntoma adicional.
 

Las deficiencias nutricionales derivadas de la mala absorción en la enfermedad celíaca puede causar síntomas adicionales, que tienden a ser más prominente en los niños.

 

Algunos niños desarrollan anomalías en el crecimiento, tales como baja estatura.

 

La anemia, que causa fatiga y debilidad, se desarrolla como resultado de la deficiencia de hierro.

 

Los niveles bajos de proteínas en la sangre pueden conducir a la retención de líquidos y la hinchazón de los tejidos (edema).

 

La mala absorción de vitamina B12 puede conducir a daños en los nervios, causando una sensación de alfileres y agujas en los brazos y las piernas.

 

La baja absorción de calcio favorece el crecimiento anormal del hueso, un mayor riesgo de fracturas, y dolores en los huesos y las articulaciones. También la falta de calcio puede causar decoloración de los dientes y una mayor susceptibilidad a presentar caries dolorosas.

 

Las niñas con enfermedad celiaca no pueden tener periodos menstruales debido a una baja producción de hormonas como el estrógeno.

Fuentes

 

Conferencias en las XII jornadas de pediatría. Avances en pediatría. Publicaciones de la universidad de Sevilla, 1979.
Encyclopedia Britannica.
The Merck Manual- Online Medical Library.

¿Quieres conocer más sobre los temas que a ti te interesan de Salud180?
Únete al servicio de Alertas y recibe las noticias más relevantes en tu correo electrónico.
Comentarios