Libido

Libido

Impulso sexual influenciado por las hormonas sexuales y que generan respuestas del sistema nervioso simpático y parasimpático.

 

Es una carga de energía vital ligada al sexo que no solo constituye la base del instinto sexual y condiciona el origen y la satisfacción del mismo, sino que se manifiesta en las formas más nobles y sublimizadas del amor, que nada tienen que ver con la conjunción carnal.

 

Deseo sexual, considerado por algunos autores como impulso y raíz de las más varias manifestaciones de la actividad psíquica.

 

En medicina se aplica para designar específicamente el deseo sexual. La mayoría de los médicos y psiquiatras consideran que un nivel de libido inferior a lo «normal» representa una patología, y recomiendan que se tomen medidas.

 

El criterio que más comúnmente se aplica es el de atribuir la disminución de la libido al algún trastorno emocional, considerándola con frecuencia un síntoma de cuadros o trastornos afectivos de corte depresivo.

Sigmund Freud

 

Libido es también un concepto descrito por el psicoanalista Sigmund Freud. Se refiere a la energía vital general de la persona.

 

La mente es un sistema que se autorregula gracias a la lucha entre tendencias o instancias opuestas: se trata de fuerzas o pulsiones ("energía psíquica profunda que orienta el comportamiento hacia un fin y se descarga al conseguirlo"). A esta dialéctica interna de la psique se la llama libido.
 

Desde la óptica freudiana (psicoanálisis), el libido es el afecto que se encuentra ligado a determinada pulsión: en el primer marco teórico (hasta 1914), la energía de las pulsiones sexuales; en el segundo marco teórico (hasta 1920), la energía tanto de las pulsiones sexuales como de las pulsiones yoicas; y en el tercer marco teórico, este término es transformado en Eros.

 

Si bien los trabajos iniciales de Freud la definieron desde un punto de vista únicamente sexual, sus últimas obras reconsideraron este concepto y lo ampliaron, aplicándolo no sólo a ese ámbito, sino también a la energía productiva y vital de todo ser humano (véase Eros y Tánatos).

Jung

 

Tal y como se puede hallar en las obras del psiquiatra suizo Carl Gustav Jung, se trataría de una “energía psíquica indiferenciada”, el "elan vital de Bergson", no atada a un sustrato biologicista (Freud), y que en sí misma, su definición, constituyó uno de los resortes en la ruptura de ambos autores.

Fuentes

 

Hernan Silva Silva. Medicina Legal y Psiquiatría Forense. Ed. Jurídica de Chile, 1995.

Segatore Luigi, Poli Gianangelo. Diccionario médico Teide. Editorial Teide, 1983.

Quijano Peñuela Jorge Eliécer. Ciento cincuenta años del natalicio de Sigmund Freud. Pensando Psicología 2006; 2(2): 27-34.

¿Quieres conocer más sobre los temas que a ti te interesan de Salud180?
Únete al servicio de Alertas y recibe las noticias más relevantes en tu correo electrónico.
Comentarios