Infarto

Infarto

Se denomina infarto a la necrosis isquémica de un órgano (muerte de un tejido), generalmente por obstrucción de las arterias que lo irrigan, ya sea por elementos dentro de la luz del vaso, por ejemplo placas de ateroma, o por elementos externos (tumores que comprimen el vaso, por torsión de un órgano, hernia de un órgano a través de un orificio natural o patológico, etc)

 

Un infarto puede producirse en cualquier órgano o músculo, pero los más frecuentes se presentan en:

  1. Corazón (infarto agudo de miocardio)
  2. Cerebro (accidente vascular encefálico)
  3. Intestino (infarto intestinal mesentérico)
  4. Riñon (infartación renal)

 

Los infartos provocados por el sistema venoso generalmente se presentan sólo en órganos blandos, como los pulmones, el intestino, los ovarios, los testículos, las piernas, los brazos, etc., y los infartos producidos en el trayecto arterial ocurren en órganos sólidos como el corazón, los riñones, el bazo, el hígado, etc.

 

En el lenguaje coloquial, cuando se menciona la palabra infarto sin mencionar a qué órgano se refiere, se da por entendido que se trata de un infarto agudo de miocardio.

 

Fuentes

 

Emanuel Rubin, Howard M. Reisner. Essentials of Rubin's Pathology. 5th edition. Wolters Klumer, Lippincott Willims ans Wilkins, 2008.

¿Quieres conocer más sobre Infarto?
Únete a Salud180 y al servicio de Alertas para recibir las noticias más relevantes en tu correo electrónico.
Comentarios