Hipertensión

Hipertensión

La Hipertensión Arterial Sistémica (HAS) es la elevación sostenida de la presión arterial, por alguna causa conocida (secundaria) o desconocida (primaria) igual o mayor a 140 milímetros (mm) de mercurio (Hg) (sistólica) o igual o mayor a 90 mm de Hg (diastólica).
 

La hipertensión es una de las causas más importantes de problemas de salud en el mundo occidental.

 

La presión arterial (PA), es la fuerza (hidrostática) de la sangre sobre las paredes arteriales, que resulta de la función de bombeo del corazón, volumen sanguíneo, resistencia de las arterias al flujo, y diámetro de la arterial, cuyas complicaciones pueden derivar hacia la hipertensión.

 

Ambos componentes de la presión arterial son:
• La presión sistólica que nos informa de la presión en la salida del corazón y,
• La presión diastólica, que nos informa de la presión en los vasos sanguíneos localizados en la periferia corporal.

 

Es una de las causas más importantes de problemas de salud en el mundo occidental.

 

Las urgencias hipertensivas mayores, son los casos que requieren reducción inmediata de la HAS debido a daño en órgano blanco, como corazón, cerebro y riñones.

 

Mientras que las urgencias hipertensivas menores, son los casos de descontrol grave de la HAS, sin evidencia de daño en órgano blanco, pero que requieren reducción de la PA. en término de horas. Se considera como tal una presión diagnóstica igual o superior a 110 mm de Hg.

Causas y factores de riesgo

 

En la mayoría de los casos en la hipertensión, es desconocida.

 

En, aproximadamente 5 % de los casos, es secundaria a:

  1. Insuficiencia renal crónica
  2. Enfermedades renales y suprarrenales
  3. Desórdenes y tumores endocrinos
  4. Arterioesclerosis
  5. Enfermedades de las arterias (arteritis)
  6. Coartación (colapso) de la aorta

 

Los factores de riesgo asociados con una mayor posibilidad de desarrollar hipertensión incluyen:

  • Edad superior a 60 años
  • Obesidad
  • Tabaquismo
  • Estrés
  • Alcoholismo
  • Exceso de café o bebidas estimulantes (con cafeína)
  • Dietas grasas y/o muy saladas
  • Vida sedentaria
  • Historia familiar de infarto o hipertensión
  • Uso de ciertos medicamentos
  • Píldoras anticonceptivas
  • Esteroides
  • Supresores del apetito
  • Descongestionantes nasales
  • Niveles altos de colesterol o de lípidos

Síntomas

 

La tensión elevada no produce, por sí misma, malestares clínicos. Ésta se sospecha habitualmente por sus complicaciones:

  • Mareos
  • Dolor de cabeza
  • Confusión o pérdida de sensibilidad en extremidades, por la afectación cerebral
  • Tos sanguinolenta o acortamiento de la respiración, por la afectación de los pulmones
  • Hemorragias nasales
  • Pérdidas bruscas de visión
  • Fallo de los riñones, etc., por la afectación de la circulación a los respectivos órganos

Diagnóstico

 

En personas de 18 años o más, el diagnóstico se establece con una elevación sostenida de la presión arterial sistémica con cifras iguales o mayores de 140/90 mmHg. Se debe tomar la presión de manera sistematizada y con la técnica correta.

 

Al paciente con hipertensión se debe de identificar la presencia de malestares relacionadas a las causas de hipertensión secundaria

 

Además de la toma de la presión arterial, algunos exámenes que se podrán realizar en los pacientes con hipertensión incluyen:

  • Biometría hemática
  • Creatinina sérica
  • Glucosa sérica
  • Electrolitos como potasio (K) y calcio (Ca)
  • Colesterol total y triglicéridos
  • Acido úrico
  • Rayos X de tórax
  • Electrocardiograma

Tratamiento

 

En los pacientes diagnosticados con presión elevada se deberá fomentar un cambio en el estilo de vida. Es conveniente realizar ejercicio aeróbico de 30 a 60 minutos, al menos de 3 a 5 días a la semana.

 

Los pacientes bebedores deben recibir consejo para reducir su consumo de alcohol. El objetivo es reducir al menos el 60% de la ingesta inicial habitual.

 

Se recomienda una dieta rica en frutas y verduras con un alto contenido de potasio, siempre y cuando el paciente no sufra de insuficiencia renal.

 

También se recomienda disminuir el consumo de café y la suspensión del hábito de fumar.

 

Prevención

 

El tratamiento con éxito de alguna de las enfermedades que producen hipertensión puede evitarla.

 

Se debe prestar especial atención a las personas con historia familiar positiva.

 

El tratamiento temprano de la hipertensión evita complicaciones graves.

 

Fuentes

NORMA Oficial Mexicana NOM-030-SSA2-1999, Para la prevención, tratamiento y control de la hipertensión arterial.
Instituto Mexicano del Seguro Social. Diagnóstico y tratamiento de la hipertensión arterial en el primer nivel de atención. IMSS-076-08, ER- Evidencias y Recomendaciones, IMSS-076-08, RR- Guía de Referencia Rápida
Castillo Álvarez Yanisa, Chávez Vega Raúl, Alfonzo Guerra Jorge Pablo. Incidencia y prevalencia de hipertensión arterial registrada en el Día Mundial de la Lucha contra la Hipertensión Arterial. Experiencia de un grupo de trabajo. Rev Cubana Med 2011; 50(3). 

¿Quieres conocer más sobre los temas que a ti te interesan de Salud180?
Únete al servicio de Alertas y recibe las noticias más relevantes en tu correo electrónico.
Comentarios