Gripe

Gripe

La gripe es una de las enfermedades virales más comunes en el ser humano; por lo general se presenta durante épocas del año donde se producen cambios bruscos de temperaturas.

 

La gripe es una infección respiratoria causada por cierto número de virus. La gripe es una infección de la nariz, la garganta y los pulmones que se propaga fácilmente. El virus de la gripe se transmite por el aire e ingresa al organismo a través de la nariz o la boca.

Causas y factores de riesgo

La gripe puede ser grave, incluso mortal, entre los ancianos, recién nacidos y personas con ciertas enfermedades crónicas.

 

La gripe es causada por un virus de la influenza:

 

1. La gripe de tipo A generalmente llega entre comienzos del invierno y comienzos de la primavera.
2. La gripe de tipo B puede aparecer en cualquier momento del año.
3. El HIN1, o gripe porcina, causó una pandemia durante los años 2009 y 2010.

 

La mayoría de las personas contraen la gripe cuando inhalan gotitas provenientes de la tos o los estornudos de alguien que tiene gripe. Usted también la puede contraer si toca algo que contenga el virus y luego se toca la boca, la nariz o los ojos.

 

A veces, las personas confunden resfriados con gripe, los cuales en verdad comparten algunos de los mismos síntomas. La mayoría de las personas sufre un resfriado varias veces cada año, pero contraen gripe por lo general sólo una vez en varios años.

 

 

Las personas llaman "gripe estomacal" a una enfermedad viral que les causa vómitos o diarrea. Esto es incorrecto. Las gripe en su mayoría causa síntomas en la nariz, la garganta y los pulmones.

Síntomas

Los síntomas de gripe generalmente comienzan de manera rápida y aparecen de 1 a 7 días después de entrar en contacto con el virus. Por lo regular, afectan al cabo de 2 a 3 días.

 

La gripe se propaga fácilmente y por lo general irrumpe de manera repentina en una comunidad. Los estudiantes o los trabajadores se enferman al cabo de 2 o 3 semanas de la llegada de la gripe a una escuela o sitio de trabajo.

 

 

El primer síntoma es una fiebre entre 102º y 106º F (39º y 41º C). Un adulto normalmente tiene una fiebre más baja que un niño.

 

Otros síntomas comunes comprenden:

 

 

Dolores en el cuerpo
Escalofríos
Mareos
Rubefacción de la cara
Dolor de cabeza
Decaimiento
Náuseas y vómitos

 

Entre el segundo y el cuarto día de la enfermedad, la fiebre y los dolores comienzan a desaparecer, pero se presentan nuevos síntomas, como:

 

 

Tos seca
Aumento de los síntomas respiratorios
Rinorrea (transparente y acuosa)
Estornudo
Dolor de garganta
Estos síntomas (a excepción de la tos) por lo regular desaparecen al cabo de 4 a 7 días. A veces, la fiebre regresa. La tos y la sensación de cansancio generalmente pueden durar semanas.

 

Es posible que algunas personas no tengan ganas de comer.

 

 

La gripe puede empeorar el asma, los problemas respiratorios y otras enfermedades prolongadas.

Diagnóstico

La mayoría de las personas no necesita ver a un médico o enfermera cuando tienen síntomas de gripe. Esto se debe a que la mayoría de ellas no está en riesgo de presentar un cuadro gripal grave.

 

Las personas que resultan muy enfermas de gripe, o las que están en alto riesgo de complicaciones por la gripe, tal vez necesiten ir al médico.

 

Cuando muchas personas en un área tienen gripe, un médico puede hacer un diagnóstico después de oír sobre los síntomas y no se necesitan pruebas adicionales.

 

Hay un examen para detectar la gripe. Se hace tomando una muestra de secreción de la nariz y la garganta. Los resultados de este examen pueden estar rápidamente disponibles. A veces, este examen puede ayudarle al médico a decidir sobre el mejor tratamiento.

 

Tratamiento

El paracetamol (Tylenol) y el ibuprofeno (Advil, Motrin) ayudan a bajar la fiebre. Algunas veces, los médicos sugieren que se usen ambos tipos de medicamento. No utilice ácido acetilsalicílico (aspirin).

 

No es necesario que la fiebre baje por completo hasta lo normal. La mayoría de las personas se sentirá mejor si la temperatura le baja un grado.

 

Los medicamentos de venta libre para el resfriado pueden hacer que algunos de sus síntomas mejoren y las pastillas para la tos aliviarán el dolor de garganta.

 

 

Igualmente necesita descansar mucho. Tome bastantes líquidos. Evite el alcohol y el tabaco.

 

¿Qué hay respecto a los medicamentos antivirales?

La mayoría de las personas con síntomas más leves se sienten mejor en 3 a 4 días y no necesitan ver a un médico ni tomar antivirales.

 

Los médicos pueden administrar antivirales a personas que estén muy enfermas. Las personas que estén en alto riesgo de problemas por la gripe pueden necesitar estos medicamentos.

 

Estos medicamentos pueden acortar el tiempo en que usted tiene los síntomas en aproximadamente un día y funcionan mejor si los empieza a tomar dentro de los dos días posteriores a sus primeros síntomas.

 

 

Los niños en riesgo de un cuadro gripal grave también pueden necesitar estos medicamentos.

 

Prevención

1. En un centro de trabajo, lo primero es evitar el contacto con los compañeros de trabajo. De ser posible, llevar una mascarilla antivirus o tapabocas.

 

2. Hidratación constante. Es fundamental aumentar la ingesta de líquidos: además del agua, jugos naturales, infusiones y caldos.

 

3. Lavarse las manos con frecuencia. Aunque parezca curioso, el principal agente transmisor de la gripe son las manos, dado que el contagio se produce fundamentalmente por contacto directo con superficies y objetos con presencia de virus. Por ello, es preciso intensificar rutinas de limpieza y desinfección en los lugares de trabajo.

 

 

4. Aromaterapia. Es una opción al alza, especialmente para sanear y purificar el aire de aquellos ambientes en los que se tiene que pasar muchas horas al día. Se ha demostrado que algunos aceites esenciales posen fuertes propiedades anti-infecciosas y antivirales. Es el caso de la ajedrea, la albahaca, la citronela, el clavo, la melisa, la mandarina, el tomillo, el romero, la savia y la verbena. Los difusores son una buena opción para acceder a estos beneficios.

 

5. Homeopatía o remedios naturales. Los medicamentos homeopáticos compuestos han demostrado su eficacia sobre el sistema inmune actuando frente a diversos tipos de virus de la gripe. Asimismo, para el alivio de los síntomas, en aconsejable recurrir a remedios como la miel, las infusiones de tomillo o de malva y los vahos de eucalipto.

 

 

Recordemos siempre que la automedicación no es aconsejable, ni siquiera para un catarro. En todo caso, siempre será mejor recurrir a los remedios naturales para aliviar los síntomas del virus de la gripe.

 

Otros Hábitos Saludables

Si está enfermo, permanezca en casa: Mientras esté enfermo y si le es posible, evite acudir a centros de trabajo, escuelas o lugares de concentración (teatros, cines, bares, autobuses, metro, etc). Esto evitará que otros se infecten a través de usted.

 

Cúbrase boca y nariz: Al toser y estornudar, cúbrase la boca y nariz con un pañuelo. Esto evitará que las personas a su alrededor se enfermen.

 

Evite tocarse ojos, boca y nariz: Los gérmenes se diseminan cuando una persona toca algún objeto contaminado y luego se toca los ojos, boca o nariz.

 

Complicaciones

Una de las complicaciones de una gripe mal cuidada es el desarrollo de una bronquitis aguda, esto es un proceso inflamatorio de los bronquios.

 

Ello ocasiona que la respiración se dificulte y las membranas que cubren las vías respiratorias produzcan grandes cantidades de moco espeso, lo que provoca ataques de tos,  dolor de pecho y congestionamiento.

 

Cualquier persona a cualquier edad puede sufrir complicaciones graves por la gripe, como neumonía, encefalitis, meningitis y/o convulsiones, pero los que tienen mayor riesgo son, entre otros:

 

 

Personas mayores de 65 años.
Niños menores de 2 años de edad.
Mujeres con más de 3 meses de embarazo durante la temporada gripal.
Cualquier persona que viva en un centro de tratamiento a largo plazo.
Cualquier persona que padezca afecciones cardíacas, pulmonares o renales crónicas, diabetes o que tenga un sistema inmunitario debilitado.

 

Fuentes

Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC) de Estados Unidos.

Institutos Nacionales de Salud (NIH) de Estados Unidos.

Fiore AE, Fry A, Shay D, et al; Centers for Disease Control and Prevention (CDC). Antiviral agents for the treatment and chemoprophylaxis of influenza --- recommendations of the Advisory Committee on Immunization Practices (ACIP). MMWR Recomm Rep. 2011 Jan 21;60(1):1-24.

¿Quieres conocer más sobre Gripe?
Únete a Salud180 y al servicio de Alertas para recibir las noticias más relevantes en tu correo electrónico.
Comentarios