Folículo piloso

Folículo piloso

El folículo piloso, es la concavidad que se encuentra bajo la piel y la cual rodea cada uno de los cabellos. Este, es el responsable del nacimiento del cabello y de la salud del mismo. Podríamos definirlo como la estructura de la piel donde descansa cada pelo del cuerpo.

 

Dentro de los folículos existen glándulas sebáceas, destinadas a la producción del sebo que lubrica la superficie del cabello. Éstas se sitúan en la dermis media y están formadas por células llenas de lípidos que se desarrollan embriológicamente en el cuarto mes de gestación.

 

Esta secreción glandular es de carácter continuo, drenando desde los acinos al conducto sebáceo principal que va a desembocar en el canal piloso.
 

En la base del cabello, una fina red de vasos sanguíneos forma la raíz del mismo, alrededor de la cual hay una estructura blanca llamada bulbo, que es la región proliferativa.

 

El bulbo se compone de dos o tres capas de células basales precursoras de los elementos celulares que emigrarán a la superficie por el interior de la vaina externa.

 

En la parte inferior se hallan las células germinativas que se diferencian en anillos concéntricos celulares. Los tres anillos externos producirán las capas de la vaina pilosa interna y los tres anillos internos darán lugar al futuro cabello.
 

En la base del folículo hay una estructura pequeña con forma de cono llamada papila que es donde tienen origen las células que forman parte del cabello.

 

La papila dérmica está formada por las células fibroblásticas y es la responsable del control del ciclo piloso.
 

El músculo erector del pelo se origina de la dermis adyacente al folículo piloso. Tiene una dirección oblicua y se inserta en las papilas dérmicas. Este músculo, al contraerse, produce la elevación del vello.
 

Las glándulas sudoríparas apocrinas están formadas por un gran lóbulo secretor y un conducto excretor dérmico que desemboca en el folículo pilo-sebáceo y se encuentran en las zonas de mayor vello corporal como las axilas, el área genital y el cuero cabelludo.

 

Las glándulas sebáceas, destinadas a la producción del sebo lubrican la superficie del cabello y están distribuidas por toda la superficie de la piel con excepción de las palmas de las manos, plantas de los pies, etc.

 

A mayor grosor del cabello, más glándulas sebáceas se encontrarán. En la base del cabello.
 

Las células fusiformes ubicadas en la juntura del grupo erector y el folículo, son fundamentales en el crecimiento del cabello durante la etapa anágena.

 

El cabello crece en ciclos de varias etapas: anágena (crecimiento), catágena (involución) y telógena (descanso).

 

Normalmente, hasta un 90% de los folículos pilosos están en la etapa anágena, mientras que el 10-14% restante está en telógena y hasta un 1-2% en catágena.

 

La longitud de estos ciclos varía según la zona del cuerpo.

Fuentes

 

Thomas B. Fitzpatrick. Dermatología en medicina general, tomo II. 7ª ed. Editorial médica panamericana, 2003.

Restrepo Rodrigo. Anatomía microscópica del folículo piloso. Rev Asoc Col Dermatol 2010; 18(3):123-138.
Guzmán Sánchez Daniela Araucaria, Alfaro Alfaro Noé, Sandoval Tress Cecilia. Estructura molecular y desarrollo del pelo. Dermatología CMQ 2010; 8(1):54-61. 

Si te gusta este tema, recibe las últimas noticias en tu correo electrónico de: folículo piloso