Dolor de cabeza

Dolor de cabeza

El dolor de cabeza también se conoce como cefalea, es su término médico.
 

El cerebro en sí mismo, no duele. Los puntos de origen del dolor de cabeza son las meninges, los vasos sanguíneos del cerebro y el entorno inmediato de los vasos.
 

El dolor de cabeza es un trastorno muy frecuente, que generalmente no refleja problemas graves, pero indudablemente genera preocupación y angustia ya que la intensidad del dolor en algunos casos puede ser inhabilitante, la cefalea más común es por tensión muscular debida a problemas posturales, estrés o agotamiento.

 

A los dolores de cabeza, en general, se los puede dividir en dos grupos principales: secundarios y primarios.
 

Los secundarios son consecuencia de otro problema médico, por ejemplo, podrían derivar de una lesión o de una infección, de un trastorno del sueño, de un tumor o de algún medicamento, entre muchas otras posibilidades.
 

Los primarios carecen de una causa subyacente fácil de identificar y algunos, incluso, pueden tener una predisposición genética. Entre los tipos comunes de dolores de cabeza primarios están: las migrañas y los de tipo tensional.

 

La distinción entre dolor de cabeza primario y secundario no siempre es clara. El diagnóstico exacto depende mucho de someterse a una evaluación médica integral.
 

Se necesita hablar en detalle sobre los síntomas, revisar el expediente, así como un examen físico y neurológico minucioso para que el médico diagnostique sobre el dolor de cabeza, de manera especial si se presenta de súbito:
 

Aumenta su intensidad, fiebre, rigidez en el cuello, confusión, convulsiones, visión doble, debilidad, entumecimiento o dificultad para hablar
 

Por ello, lo ideal es acudir con neurólogo con experiencia en dolores de cabeza o bien médico de atención primaria para que realice un oportuno diagnóstico mediante las pruebas más adecuadas.

 

Las imágenes por resonancia magnética (IRM) suelen ser el primer examen de diagnóstico cuando el médico sospecha que algún proceso anatómico del cerebro es la causa de los dolores; la punción lumbar y análisis de sangre.
 

Con la finalidad de determinar el mejor tratamiento, es fundamental que el diagnóstico sea exacto. El tratamiento de los dolores secundarios normalmente recae sobre la causa subyacente. Una vez que se trata bien la afección, éste suele desaparecer.
 

El tratamiento del dolor de cabeza primario difiere y depende del diagnóstico específico, así como de los síntomas pertinentes que tiene la persona; entre lo más recomendado se encuentra el reposo y los analgésicos.
 

Recuerda, puede haber muchas explicaciones para el dolor de cabeza que sientes, pero no es posible saber la causa con certeza sin que un especialista te examine minuciosamente.

 

Fuentes

 

F. Titus, N Acarín, S. Dexeus. Cefalea. 2ª ed. Harcourt, 1999.

Diccionario de la Real Academia Española. 

¿Quieres conocer más sobre los temas que a ti te interesan de Salud180?
Únete al servicio de Alertas y recibe las noticias más relevantes en tu correo electrónico.
Comentarios