Deshidratación

Deshidratación

Lla pérdida excesiva de líquidos y electrolitos del cuerpo. Puede producirse por estar en una situación de mucho calor (sobre todo si hay mucha humedad), ejercicio intenso, falta de bebida o una combinación de estos factores.

 

También ocurre en aquellas enfermedades donde está alterado el balance hidroelectrolítico. Básicamente, esto se da por falta de ingestión o por exceso de eliminación.

Las cuasas incluyen:

  1. Diarrea o vómitos persistentes por cualquier causa, sin la correspondiente recuperación de líquidos
  2. Fiebre alta persistente
  3. Sudoración abundante
  4. Exposición excesiva al sol o al calor
  5. Uso de medicamentos que agoten líquidos y electrolitos, como son los diuréticos

Las personas con deshidratación pueden presentar:

  1. Lengua y boca secas
  2. Reducción o ausencia de micción
  3. Piel arrugada: pérdida de la piel tersa -al pellizcarla queda arrugada
  4. Ojeras
  5. Presión sanguínea baja
  6. Sed severa
  7. Incremento en las pulsaciones cardíacas y en la respiración
  8. Mareo, confusión, coma

Los síntomas de la deshidratación, aparte de la sequedad de las mucosas que provoca la sed, pueden ser: náuseas, falta de fuerza o disminución del rendimiento, fatiga mental y física, y al pellizcar la piel sin clavar la uña se queda la marca.

 

Para disminuir la cantidad de agua eliminada, los riñones concentran más la orina e incluso la que se encuentra en la vejiga se puede reconcentrar aún más.

 

La orina se puede concentrar hasta producir solo 500 ml al día, pero su producción no decrece, el sudor puede suponer mayor pérdida de agua que la orina.

 

La deshidratación desaparece rápidamente, gran parte de sus síntomas desaparecen en media o una hora después de beber agua sin ninguna limitación, incluso con deshidrataciones de hasta el 10% del peso corporal.

 

Obtención de tratamiento médico en caso de causas subyacentes de deshidratación. Si vomita usted o tiene diarrea, tome pequeñas cantidades de líquido con suplementos de electrolitos.

 

Si está usted utilizando diuréticos, pésese diariamente. Informe a su médico en caso de pérdida de peso de más de 1 kilo al día o 2 kilos a la semana aproximadamente.

Para evitarla se debe beber agua o bebidas isotónicas como la limonada alcalina. No es muy recomendable beber bebidas muy azucaradas, como las de cola, o por lo menos es aconsejable alternarlas con agua.

 

Es conveniente beber antes de tener sed, si la bebida "entra bien" es que el cuerpo necesita agua. La sed no aparece hasta que se ha perdido un 1% o 1,5% del agua del cuerpo.

 

Esta deshidratación más leve que se produce incluso aunque se tenga toda el agua que se quiera. Se denomina deshidratación voluntaria.

 

La deshidratación voluntaria se reduce o incluso se elimina por completo con las bebidas isotónicas. Aunque se pensaba que era mejor beber traguitos cortos, ahora se recomienda beber tragos grandes porque se absorbe más rápido.

 

La causa es que un volumen grande en el estomago acelera el vaciado gástrico. De todos modos el agua en el estómago no debe molestar durante el ejercicio.

 

Fuentes

 

NORMA Oficial Mexicana NOM-031-SSA2-1999, Para la atención a la salud del niño.

Raúl Romero Cabello, Ismael Francisco Herrera Benavente. Síndrome Diarreico Infeccioso. Editorial Médica Panamericana, 2002.

¿Quieres conocer más sobre los temas que a ti te interesan de Salud180?
Únete al servicio de Alertas y recibe las noticias más relevantes en tu correo electrónico.
Comentarios