Artritis reumatoide

Artritis reumatoide

La artritis reumatoide (AR) es una enfermedad inflamatoria crónica, progresiva, incapacitante y multifactorial, caracterizada por lesiones inflamatorias de la membrana sinovial y la formación de un exudado, es decir, de un líquido inflamatorio.

 

La artritis reumatoide afecta todas las razas y áreas geográficas, con una frecuencia de presentación que varía entre 0.5 y 1% entre las poblaciones estudiadas.

 

La artritis reumatoide es tres veces más común en mujeres que en hombres, en edades entre 20 y 60 años, con una mayor incidencia entre los 35 y 45 años.

 

Asimismo, la artritis reumatoide está asociada a una mala calidad de vida y muerte prematura; así como a altos costos económicos directos e indirectos.

 

Es una de las causas más frecuentes de limita­ción, debido a que se inicia en la juventud o en la vida media de una persona, con una gran cantidad de pacientes/año de discapacidad.

 

La AR produce una disminución importante de la actividad física, un incremento del estrés psicoló­gico, una disminución de la función social, un in­cremento de la incapacidad laboral y un aumento en la utilización de los servicios de salud.

 

Se ha deter­minado que la incapacidad laboral entre los prime­ros 5 y 10 años de la enfermedad, en diferentes países, es del 43 al 50%.

 

Las enfermedades reumáticas comprenden más de 100 diferentes enfermedades, muchas con un com­promiso multisistémico y una amplia variedad de manifestaciones clínicas y pronósticos.

 

Enfermedad crónica de las articulaciones, caracterizada por la afectación de los músculos, tendones y cartílagos. En ocasiones la vista y los vasos sanguíneos resultan afectados.

Causas y factores de riesgo

La artritis reumatoide es una enfermedad de origen probablemente autoinmune.

 

Los factores de riesgo que se asocian a esta enfermedad incluyen tener el antecedente de una historia familiar de artritis reumatoide o de enfermedades autoinmunes, así el antecedente personal de enfermedades autoinmunes. Mujer entre 20-50 años.

Síntomas

Los síntomas más característicos son:

  • Enrojecimiento, dolor, calor y endurecimiento y deformación de cualquiera de las articulaciones de las manos, cadera, codos, pies o rodillas, de manera simétrica y comenzando por las articulaciones pequeñas de las manos.

  • Entumecimiento matinal de las articulaciones, que va cediendo con la actividad.
  • Aparición de nódulos bajo la piel y deformaciones en las articulaciones.
  • Fatiga.

Diagnóstico

El diagnóstico de la artritis reumatoide es clínico, pero también requiere de la determinación de la velocidad de sedimentación globular y de las inmunoglobulinas, los cuales se encuentran aumentados.

 

Además se incluyen la realización de rayos X y la determinación del factor reumatoide.

Tratamiento

El tratamiento lo determina el médico, el cual puede emplear antiinflamatorios no esteroideos, corticoesteroides.

 

El tratamiento no farmacológico incluye la realización de una terapia física ocupacional.

 

Fuentes

Segatore Luigi, Poli Gianangelo. Diccionario médico Teide. Editorial Teide. 1983.

Carlo Vinicio Caballero Uribe. Artritis reumatoide como enfermedad de alto costo. Revista Colombiana de Reumatología; 2004,11(3):225-231.

The Merck Manual- Online Medical Library.

¿Quieres conocer más sobre los temas que a ti te interesan de Salud180?
Únete al servicio de Alertas y recibe las noticias más relevantes en tu correo electrónico.
Comentarios