Afectos y emociones, ¿dónde está la diferencia?

Afectos y emociones, ¿dónde está la diferencia?

El afecto es algo que fluye entre las personas, algo que se da y se recibe.

Bloque que muestra la firma del editor.

Solemos identificar el afecto con la emoción. Sin embargo, de acuerdo con el grupo de psicólogos españoles González, Barrull, Pons y Marteles, se trata de fenómenos distintos aunque, sin duda, muy relacionados entre sí. Mientras que la emoción es una respuesta individual interna que informa del bienestar que ofrece cada situación, el afecto es un proceso de interacción social entre dos o más organismos. Según los especialistas de la organización médica Biopsycology (España), las principales características son:

 

  • El afecto es algo que fluye entre las personas, algo que se da y se recibe
  • Proporcionar afecto es algo que requiere esfuerzo
  • El afecto es algo esencial para la especie humana, en especial en la niñez y en la enfermedad.

 

A pesar de las diferencias, el afecto está íntimamente ligado a las emociones, ya que pueden utilizarse términos semejantes para expresar una emoción o un afecto. Así decimos: "me siento muy seguro" (emoción) o bien "me da mucha seguridad" (afecto). Parece que designamos el afecto recibido por la emoción particular que nos produce.

 

¿Qué son las emociones?

En opinión de González, Barrull, Pons y Marteles, las emociones describen y valoran el estado de bienestar en el que nos encontramos. Estamos acostumbrados a describir nuestro estado emocional a través de expresiones como "me siento cansado", mientras que describimos los procesos afectivos como "me da cariño" o "le doy mucha seguridad". Parece que una diferencia fundamental entre emoción y afecto es que la emoción es algo que se produce dentro del organismo, mientras que el afecto es algo que fluye y se traslada de una persona a otra.

 

Los afectos requieren de esfuerzo

 

Según los especialistas en biopsicología, dar afecto es algo que requiere esfuerzo. “Cuidar, ayudar, comprender, a otra persona no puede realizarse sin esfuerzo; aunque, en ocasiones, no nos percatemos de ello. Por ejemplo, la ilusión de una nueva relación no nos deja ver el esfuerzo que realizamos para agradar al otro y para proporcionarle bienestar”. Pero, en la mayoría de los casos, todos experimentamos el esfuerzo más o menos intenso que realizamos para proporcionar bienestar al otro.
 

Aclaracion:

El contenido mostrado es responsabilidad del autor y refleja su punto de vista, mas no la ideología de Salud180.com

Videos Recomendados

¿Quieres conocer más sobre los temas que a ti te interesan de Salud180?
Únete al servicio de Alertas y recibe las noticias más relevantes en tu correo electrónico.
Comentarios

imxsify block

Lo que pasa en la red