Ejercicios para aumentar tu placer

Ejercicios para aumentar tu placer

ejercicos que estimulan el placer

Bloque que muestra la firma del editor.

Los ejercicios de Kegel fueron ideados para evitar alteraciones comunes como la incontinencia uterina o también para facilitar el parto. En el campo sexual son los ejercicios que hay que practicar para obtener buenos resultados a la hora de conseguir mayor placer sexual.


Estos ejercicios reciben su nombre por el Dr. Arnold Kegel, quien los inventó para fortalecer los músculos del suelo pélvico. Hay varias maneras de realizar los ejercicios de Kegel, pero todos se basan en contraer y relajar el músculo pubococcígeo o músculo del suelo pélvico (PC) en repetidas ocasiones, con el objetivo de incrementar su fuerza y resistencia, y así prevenir o evitar la incontinencia urinaria y otros problemas relacionados.

 

El músculo PC es el principal músculo del suelo de la pelvis. Tiene una conexión nerviosa que alcanza el nervio pélvico, una ramificación que conecta el útero y la vejiga en la mujer. (En el caso del hombre, conecta la vejiga y la próstata con la parte inferior de la columna vertebral.) Si el músculo PC es fuerte, se convierte entonces en el mayor transmisor de energía. En el hombre la contracción de este músculo estimula la próstata y en la mujer el útero.

 

Ejercicios para mujeres

 

  1. El lento. Aprieta los músculos como cuando intenta detener la orina, tirándolos hacia arriba. Contráelos y mantenlos así mientras cuentas hasta 5 respirando suavemente. Luego, relájalos durante 5 segundos más, y repite la serie 10 veces. Intenta aumentar progresivamente el tiempo de contracción y relajación. Empieza por 5 segundos en cada caso hasta llegar a los 20. Cuanto más tiempo consigas aguantar la contracción de los músculos, más fuertes se harán.
  2. El rápido. Aprieta y relaja los músculos tan rápidamente como puedas hasta que te canses o transcurran unos 2 ó 3 minutos (lo que suceda primero). Empieza con 10 repeticiones cuatro veces al día hasta alcanzar las 50 repeticiones diarias.
  3. El ascensor. Este ejercicio requiere cierta concentración, pero sus resultados son muy buenos. Tu vagina es un tubo muscular con secciones en forma de anillo dispuestas una sobre otra. Imagínate que cada sección es una planta diferente de un edificio, y que subes y bajas un ascensor tensionando cada sección. Empieza subiendo el ascensor suavemente hasta la primera planta, aguántalo durante un segundo, y sube hasta la segunda planta. Sigue subiendo tantas plantas como puedas (normalmente no más de cinco). Para bajar, aguanta también un segundo en cada planta. Cuando llegues abajo, intenta ir al sótano, empujando los músculos pélvicos hacia abajo durante unos segundos (tal y como si estuvieras de parto). Finalmente, intenta relajar por completo la musculatura durante unos segundos. Sobre todo, no te olvides de respirar pausadamente y de no realizar el ejercicio con ayuda de los músculos abdominales.
  4. La onda. Algunos músculos del suelo pélvico están dispuestos en forma de un ocho, pero con tres anillos. Un anillo se sitúa alrededor de la uretra, otro alrededor de la vagina, y el último alrededor del ano. Contrae estos músculos de adelante hacia atrás y relájalos al revés.

 

 

Ejercicios para Hombres

Los ejercicios de Kegel también pueden ser benéficos para el varón, porque son capaces de dotarle de una mayor capacidad para elegir el momento de eyacular, y su práctica continuada puede ayudar a prevenir e incluso a tratar la eyaculación precoz.

Los ejercicios para los hombre son prácticamente los mismo que la mujer los ejercicios son muy básicos y siempre consisten en contraer y relajar, lo único que varía es el número de repeticiones y el tiempo que mantengamos la contracción.

  1. En este caso se trataría de contraer el esfínter o los músculos de alrededor del ano como cuando trata de contener una flatulencia, mediante contracciones lentas ( conteniendo los esfínteres durante 10 segundos y a continuación relajado suavemente otros diez segundos) y rápidas (5 y 10 contracciones fuertes tres veces al día)
     

Estos ejercicios se pueden realizar en cualquier lugar, ya que no requieren de una posición específica o de algún esfuerzo excesivo, uno puede practicarlos mientras maneja, en la oficina sin que nadie lo note. Así que ya sabes empieza ejercitar tus músculos del suelo pélvico y mejora tu vida sexual.
 

Videos Recomendados

¿Quieres conocer más sobre los temas que a ti te interesan de Salud180?
Únete al servicio de Alertas y recibe las noticias más relevantes en tu correo electrónico.
Comentarios

imxsify block

Lo que pasa en la red