Mujeres sufren disfunciones sexuales por diabetes

Mujeres sufren disfunciones sexuales por diabetes

La falta de lubricación vaginal es una disfunción sexual común en mujeres con diabetes.

Bloque que muestra la firma del editor.

Las enfermedades crónicas con frecuencia están asociadas a disfunciones sexuales. En estas alteraciones de la sexualidad influyen factores tanto físicos (como los derivados de la propia enfermedad y las terapias quirúrgicas o médicas empleadas), como psicológicos (problemas de autoestima, de ansiedad y depresión asociada a la propia enfermedad).

 

El problema sexual relacionado con la diabetes que se presenta con más frecuencia en la mujer es la disminución de la lubricación vaginal. La lubricación ocurre durante la fase de excitación, que es además donde se expande la vagina en preparación al acto sexual. Si hay una falta de expansión junto a una resequedad vaginal, el resultado es doloroso e irritante durante las relaciones sexuales.

 

Existen muchos lubricantes vaginales en el mercado que pueden ser utilizados para evitar estas molestias. Asegúrase de usar uno a base de agua; los productos a base de aceite, no son recomendables, debido a que éstos no son absorbidos como los productos a base de agua y pueden fomentar el crecimiento de bacterias y una subsiguiente infección.

 

Para casos de resequedad severa un supositorio vaginal puede ser insertado antes de las relaciones sexuales. A pesar de que estos productos pueden ser adquiridos sin prescripción, es importante discutir previamente su uso con el médico.

 

Otro de los problemas reportados por mujeres que viven con diabetes es una incapacidad de alcanzar el orgasmo; de hecho, la diabetes no tiene por qué afectar la capacidad de la mujer para alcanzar el orgasmo, aún así, aproximadamente un tercio de las mujeres (con o sin diabetes) no pueden alcanzar el orgasmo durante las relaciones sexuales sin la estimulación directa en el clítoris, bien sea con la mano, con un vibrador o con ayuda de su pareja.

 

Sin embargo, un problema en la fase de excitación, como por ejemplo, lubricación insuficiente (la cual sí está asociada con esta enfermedad) y que puede causar molestia y dolor, puede hacer que disminuya la respuesta orgásmica. Una disminución en la respuesta orgásmica puede ser también motivada a disminución en el deseo, el cual puede ser afectado por factores relacionados con la diabetes.

 

Los elevados niveles de glucosa en la sangre pueden causar fatiga, lo que trae como consecuencia pérdida del deseo.

 

Las mujeres diabéticas son propensas a presentar infecciones vaginales: las mujeres que constantemente tienen altos sus niveles de glucosa en la sangre (hiperglicemia) son más propensas a estas infecciones, las cuales pueden producir incomodidad, y en consecuencia, la paciente puede evitar la actividad sexual.

 

Por otro lado, las infecciones vaginales pueden producir un desagradable olor, que puede aumentar la sensación de suciedad y hacer que se eviten ciertos tipos de juegos sexuales. Una vez más, es importante recordar que los niveles de glucosa bien controlados, ayudan a evitar las infecciones vaginales.

 

 

La manera en como te adaptes a la diabetes y la incorpores a tu vida afecta tu sexualidad. El estrés por tratar con los múltiples aspectos de la diabetes, puede crear sentimientos de rabia, depresión y ansiedad, y estos sentimientos pueden a su vez, tener impacto en la manera en como te relacionas con las demás personas, incluyendo a tu pareja.

 

La diabetes puede tener además un impacto en tu autoestima e imagen corporal. Esta imagen corporal incluye conceptos como "espacio personal", "límites o fronteras personales" y ciertas tareas necesarias para un buen control de la diabetes, como inyecciones de insulina y monitoreo de glicemias, que pueden parecer como invasores a tus límites o fronteras.

 

Estas invasiones no bienvenidas pueden llevar a tratar de retener fronteras personales en otras áreas de su vida. Para una mujer que lucha por mantener sus fronteras en una relación íntima, donde se requiere que ambos despejen sus fronteras personales, esta situación será incomoda, por lo tanto, esa mujer tratará de evitar cualquier relación amorosa que implique intimidad.

 

Lo que sí no pueden subestimar las parejas por nada es que, la diabetes no se cura pero se controla, y el paciente juega un papel protagónico en el control de la misma. Por eso, es importante que se eduque, se cuide y se sepa que pueden disfrutar de su sexualidad durante el tiempo que quieran.

Videos Recomendados

¿Quieres conocer más sobre Diabetes?
Únete a Salud180 y al servicio de Alertas para recibir las noticias más relevantes en tu correo electrónico.
Comentarios

imxsify block

Lo que pasa en la red
 

Below Article Thumbnails Taboola