Pánico

Pánico

Es un tipo de trastorno de ansiedad en el cual alguien tiene ataques repetitivos de intenso miedo de que algo malo va a ocurrir en el momento menos pensado. La persona vive con el miedo de que va a ocurrir otro ataque.


Etiología (Causas y factores de riesgo)

 

La causa exacta de los trastornos de pánico o angustia se desconoce, aunque la genética puede jugar un papel.

 

Los estudios sugieren que si un gemelo idéntico presenta este trastorno, el otro gemelo también desarrollará la afección en 40% de las veces. Sin embargo, el trastorno de pánico a menudo ocurre cuando no hay ningún antecedente familiar.

 

El trastorno de pánico es dos veces más común en mujeres que en hombres. Los síntomas por lo general comienzan antes de los 25 años de edad, pero pueden ocurrir hacia los 35 años.

 

Aunque el trastorno de pánico se puede presentar en niños, no suele diagnosticarse hasta que sean mayores.

 

Antes de hacerse un diagnóstico de un trastorno de pánico, las personas con esta afección con frecuencia han tenido visitas a salas de urgencias y médicos por síntomas relacionados con posible ataque cardiaco u otros síntomas físicos.


Manifestaciones clínicas (Signos y síntomas)

 

Una crisis o ataque de pánico comienza de repente y con mucha frecuencia alcanza su punto máximo al cabo de 10 a 20 minutos. Algunos síntomas pueden continuar durante 1 ó más horas después de esto. Durante un ataque de pánico, la persona cree que "va a enloquecer, " que va a tener un infarto o que está a punto de morir.

 

Los ataques de pánico no se pueden predecir. Al menos en las primeras etapas del trastorno, no hay ninguna señal o desencadenante que comience el ataque.

 

El recuerdo de un ataque pasado puede provocar ataques de pánico. La frecuencia y el patrón como ocurren puede variar.

 

Los ataques de pánico pueden incluir ansiedad respecto a estar en una situación donde un escape pueda ser difícil (como estar en una multitud o viajando en un auto o autobús).

 

Una persona con trastorno de pánico a menudo vive con miedo de otro ataque y puede sentir temor de estar sola o lejos de la ayuda médica.

 

Con el trastorno de pánico, por lo menos cuatro de los siguientes síntomas se presentan durante un ataque:

  • Molestia o dolor torácico
  • Mareo o desmayo
  • Miedo a morir
  • Miedo a perder el control o de muerte inminente
  • Sensación de asfixia
  • Sentimientos de separación
  • Sentimientos de irrealidad
  • Náuseas y malestar estomacal
  • Entumecimiento u hormigueo en manos, pies o cara
  • Palpitaciones, frecuencia cardíaca rápida o latidos cardíacos fuertes
  • Sensación de dificultad para respirar o sofocación
  • Sudoración, escalofrío o sofocos
  • Temblor o estremecimiento

 

Los ataques de pánico pueden cambiar el comportamiento en el hogar, el trabajo o el colegio. Las personas con este trastorno a menudo sienten preocupación acerca de los efectos de sus ataques de pánico.

 

Las personas con trastorno de pánico pueden tener síntomas de:

  • Alcoholismo
  • Depresión
  • Drogadicción

 

Diagnóstico (Pruebas y exámenes)

 

El médico llevará a cabo un examen físico, incluyendo exámenes de sangre y una evaluación psiquiátrica. Es necesario descartar trastornos de salud antes de poder hacer el diagnóstico del trastorno de pánico.

 

También es necesario considerar los trastornos relacionados con la drogadicción, dado que algunos pueden simular ataques de pánico. Este problema de adicción también se puede presentar cuando las personas con ataques de pánico intentan hacerle frente a sus miedos utilizando alcohol o drogas psicoactivas.

 

Los trastornos cardiovasculares, endocrinos, respiratorios y del sistema nervioso (neurológicos) pueden estar presentes al mismo tiempo que los trastornos de pánico.

 

Los exámenes de diagnóstico específicos que se llevan a cabo variarán de una persona a otra, dependiendo de los síntomas.

 

Muchas personas con trastorno de pánico acuden primero a buscar tratamiento en la sala de urgencias, porque el ataque de pánico se siente como un ataque cardíaco.


Tratamiento

 

El objetivo de la terapia es ayudarlo a desempeñarse bien durante las actividades de la vida diaria. La terapia cognitiva conductista (TCC) y los medicamentos son los pilares fundamentales del tratamiento.

 

Los medicamentos son una importante parte del tratamiento. Una vez que usted empieza a tomarlos, no los suspenda súbitamente sin hablar con el médico.

 

Los medicamentos que se pueden utilizar abarcan:

  • Los antidepresivos llamados ISRS (inhibidores selectivos de la recaptación de la serotonina) son los medicamentos más comúnmente utilizados para el trastorno de pánico y abarcan fluoxetina (Prozac), sertralina (Zoloft), paroxetina (Paxil), fluvoxamina (Luvox), cetalopram (Celexa) y escitalopram (Lexapro)
  • Los inhibidores de la recaptación de la serotonina y norepinefrina (IRSN) y otros antidepresivos
  • Si los ISRS y los IRSN no ayudan, se pueden usar benzodiazepinas, las cuales pueden abarcar alprazolam (Xanax), clonazepam (Klonopin) y lorazepam (Ativan). Sin embargo, las personas pueden volverse dependientes o adictas a drogas en este tipo de medicamentos. Lo ideal es que se utilicen solamente en forma temporal
  • Se pueden usar otros antidepresivos y algunos anticonvulsivos para casos severos
  • Los inhibidores de la monoaminoxidasa (IMAO), como fenelzina (Nardil), tranilcipramina (Parnate) e isocarboxazida (Marplan ), sólo se emplean cuando ninguno de los otros fármacos funciona. Aunque pueden servir para tratar el trastorno de pánico, los IMAO tienen efectos secundarios serios y pueden interactuar con otros fármacos y alimentos

 

Las terapias cognitivas conductistas se deben usar junto con terapia farmacológica. Se deben dar de 10 a 20 visitas con un profesional en salud mental durante muchas semanas. Las partes comunes de esta terapia abarcan:

  • Aumentar la comprensión y control sobre puntos de vista distorsionados de estresantes en la vida, como el comportamiento de otras personas o eventos en la vida
  • Aprender a reconocer y reemplazar los pensamientos que causan pánico para disminuir la sensación de indefensión
  • Aprender manejo del estrés y técnicas de relajación para ayudar cuando se presenten los síntomas
  • Practicar la desensibilización sistemática y la terapia de exposición, en las cuales a usted se le pide relajarse, luego imaginar las cosas que causan la ansiedad, trabajando desde el menos hasta el más temido. Igualmente se ha utilizado con éxito la exposición gradual a la situación de la vida real para ayudar a las personas a superar sus miedos

 

El tratamiento conductual parece tener beneficios duraderos.

 

El ejercicio regular, el sueño adecuado y las comidas programadas a horas regulares pueden ayudar a reducir la frecuencia de los ataques. Disminuya o evite el consumo de cafeína, algunos medicamentos de venta libre para los resfriados y otros estimulantes, debido a que pueden empeorar los síntomas.


Pronóstico

 

Los trastornos de pánico pueden ser duraderos y difíciles de tratar. Aunque es posible que algunas personas con este trastorno no se curen con tratamiento, la mayoría puede esperar un mejoramiento rápido con terapias farmacológicas o conductistas.


Posibles complicaciones

 

El abuso de sustancias puede ocurrir cuando la gente que tiene ataques de pánico trata de hacerle frente a su miedo consumiendo alcohol o drogas ilegales.

 

Las personas con el trastorno de pánico tienen mayor probabilidad de vivir desempleadas, de ser menos productivas en el trabajo y tener relaciones personales difíciles, incluyendo problemas matrimoniales. El funcionamiento laboral, social y familiar está todo interrumpido.

 

La agorafobia es cuando el miedo a futuros ataques de pánico lleva a alguien a evitar situaciones o sitios que se piensa causan los ataques. Esto puede llevar a una persona a poner restricciones severas acerca de los lugares a donde va o quién está alrededor.

 

La dependencia de los ansiolíticos es una posible complicación del tratamiento. Dicha dependencia implica la necesidad del medicamento para poder desenvolverse y evitar los síntomas de abstinencia. No es lo mismo que adicción.


Consulte a su médico

 

Solicite una cita con el médico si los ataques de pánico están interfiriendo con su trabajo, las relaciones interpersonales o la autoestima.


Prevención

 

Si usted tiene ataques de pánico, evite lo siguiente:

 

  • El alcohol
  • Estimulantes como la cafeína y la cocaína

 

Estas sustancias pueden desencadenar o empeorar los síntomas.

 

Fuentes

 

Carrión, Bustamante. Ataques de pánico y trastornos de fobia y ansiedad. Galerna, 2008.

¿Quieres conocer más sobre los temas que a ti te interesan de Salud180?
Únete al servicio de Alertas y recibe las noticias más relevantes en tu correo electrónico.
Comentarios