Otitis externa maligna

Otitis externa maligna

Es una infección agresiva y potencialmente letal del conducto auditivo externo. La otitis externa maligna afecta característicamente a pacientes diabéticos, ancianos o inmunocomprometidos.

 

El microorganismo responsable de la mayoría de los casos es Pseudomonas aeruginosa, que prolifera en un ambiente de hiperglucemia, humedad e infección osteocondral.

 

Es un trastorno que involucra inflamación y daño de los huesos y el cartílago de la base del cráneo.

Etiología (Causas y factores de riesgo)
 

La otitis externa maligna es causada por la diseminación de una infección del oído externo (otitis externa, también llamada oído de nadador). Es una complicación poco común tanto de la otitis externa aguda como de la otitis externa crónica.


Los riesgos para esta afección abarcan:
 

  • Quimioterapia
  • Diabetes
  • Sistema inmunitario debilitado
     

La otitis externa frecuentemente es causada por bacterias difíciles de combatir como las pseudomonas.

 

La infección se disemina desde el piso del conducto auditivo hacia los tejidos adyacentes y hasta los huesos en la base del cráneo.

 

La infección y la inflamación pueden dañar o destruir los huesos. La infección puede propagarse más y afectar los pares craneales, el cerebro u otras partes del cuerpo.

Manifestaciones clínicas (signos y síntomas)

  • Drenaje del oído persistente, de color amarillo o verde amarillento y con olor fétido
  • Dolor de oído que se siente en lo profundo de éste y puede empeorar al mover la cabeza
  • Hipoacusia
  • Prurito en el oído o en el conducto auditivo externo
  • Fiebre
  • Dificultad para deglutir
  • Debilidad en la cara
  • Pérdida de la voz

Diagnóstico (Pruebas y exámenes)
 

El médico examinará el oído en búsqueda de signos de una infección del oído externo (otitis externa).

 

La zona de la cabeza alrededor y detrás del oído puede ser sensible al tacto. Un examen del sistema nervioso (neurológico) puede revelar que los pares craneales están afectados.
 

Si hay algún flujo, el médico puede enviar una muestra al laboratorio para realizar un cultivo, con el propósito de buscar hongos o bacterias, generalmente pseudomonas.
 

Para buscar señales de una infección del hueso adyacente al conducto auditivo externo, se pueden realizar los siguientes exámenes:
 

  • Tomografía computarizada de la cabeza
  • Resonancia magnética de la cabeza
  • Grammagrafía con redionúclidos

Tratamiento
 

El objetivo del tratamiento es curar la infección. Dicho tratamiento con frecuencia dura varios meses, debido a que es difícil tratar las bacterias y llegar a la infección en el tejido óseo.
 

Se administran antibióticos efectivos contra el microrganismo por períodos prolongados, ya sea por vía intravenosa o por vía oral. La terapia con antibióticos debe continuar hasta que una gammagrafía u otros exámenes muestren una disminución en la inflamación.
 

En algunas ocasiones, se necesita cirugía para extirpar el tejido muerto o dañado (desbridamiento quirúrgico) en el cráneo.

Pronóstico
 

La otitis externa maligna por lo general responde al tratamiento prolongado, pero puede presentarse de nuevo en el futuro. Los casos severos pueden ser mortales.

Complicaciones
 

  • Daño a los pares craneales, al cráneo o al cerebro
  • Reaparición de la infección, aun después del tratamiento
  • Diseminación de la infección al cerebro u otras partes del cuerpo
     

Solicite una cita con el médico si:
 

  • Desarrolla síntomas de otitis externa maligna
  • Los síntomas continúan a pesar del tratamiento
  • Se presentan nuevos síntomas
     

Acuda a la sala de urgencias o llame al número local de emergencias (como el 066 en México) si presenta:
 

  • Convulsiones
  • Disminución del estado de conciencia
  • Confusión severa
  • Debilidad facial, pérdida de la voz o dificultad para deglutir asociadas con dolor o secreción del oído

Prevención
 

Para prevenir una infección del oído externo:
 

  • Séquese bien el oído después de mojarse
  • Evite nadar en aguas contaminadas
  • Proteja el conducto auditivo externo con algodón o lana de cordero mientras se aplica aerosoles y tintes para el cabello (si es propenso a infecciones del oído externo)
  • Después de nadar, aplique 1 ó 2 gotas de una mezcla de 50% de alcohol y 50% de vinagre en cada oído para ayudar a secarlo y evitar la infección
     

Trate la otitis externa aguda por completo y no suspenda el tratamiento antes de lo establecido por el médico. El hecho de acatar por completo el plan propuesto por el médico reducirá el riesgo de otitis externa maligna.

Fuentes

 

Harvard Health Publications

William W. Orrison. Neurorradiologia, Vol. 2. Editorial Harcourt, 1979

¿Quieres conocer más sobre los temas que a ti te interesan de Salud180?
Únete al servicio de Alertas y recibe las noticias más relevantes en tu correo electrónico.
Comentarios