Otitis externa aguda (oído de nadador)

Otitis externa aguda (oído de nadador)

Es un proceso inflamatorio e infeccioso del oído externo.

Para el desarrollo de la enfermedad es preciso además de la contaminación bacteriana del conducto auditivo, una situación de maceración de la piel interna.

El oído de nadador es una inflamación, irritación o infección de la parte externa del oído y del conducto auditivo externo. El término médico para oído de nadador es otitis externa.

El oído de nadador puede ser agudo o crónico.

El oído de nadador (otitis externa) es bastante común, especialmente entre adolescentes y adultos jóvenes.

 

Etiología (Causas y factores de riesgo)
 

En algunas ocasiones, el oído de nadador está asociado con infección del oído medio (otitis media) o infecciones de las vías respiratorias altas, como los resfriados.


Nadar en aguas contaminadas puede llevar a que se presente oído de nadador. Las bacterias hidrófilas, como las pseudomonas al igual que otras bacterias u hongos (en raras ocasiones), pueden causar infecciones del oído.

Otras causas de oído de nadador abarcan:

• Inflamación e irritación del hueso y tejidos en el fondo del cráneo (otitis externa maligna)
• Rascarse el oído o dentro del oído
• Objeto clavado en el oído

El hecho de tratar de limpiar la cera del conducto auditivo externo, especialmente utilizando copitos de algodón u objetos pequeños, puede irritar o dañar la piel.

El oído de nadador prolongado (crónico) puede deberse a:

• Reacción alérgica a algo puesto en el oído
• Afecciones cutáneas crónicas como eccema o psoriasis
 

Manifestaciones clínicas (Signos y síntomas)

 

El síntoma fundamental es el dolor del oído (otalgia), que es severo, progresivo y se irradia hacia la región temporal mandibular (hacia la región llamada coloquialmente cien).


Hay secreción del oído, de color amarillo, verde amarillento, purulenta o con olor fétido, dolor de oído que puede empeorar al halar la oreja, hipoacusia (disminución de la audición) y picazón en el oído o en el conducto auditivo externo
 

Diagnóstico (Pruebas y exámenes)
 

El médico llevará a cabo un examen físico, que incluye la observación del interior de los oídos. El oído, incluyendo el conducto auditivo externo, aparece enrojecido e inflamado y la piel dentro del conducto puede estar escamosa o mudándose.

La palpación o manipulación del oído externo aumenta el dolor.

La visualización del tímpano con el otoscopio puede ser difícil de lograr para el médico debido a la inflamación del oído externo o el tímpano puede tener un agujero, que se denomina perforación.

El médico puede tomar una muestra del líquido del oído y enviarla a un laboratorio, de tal forma que se pueda identificar cualquier tipo de bacterias u hongos.

 

Tratamiento
 

Generalmente se administran gotas óticas que contienen antibióticos, por lo regular de 10 a 14 días. Si el conducto auditivo externo está muy inflamado, se puede colocar una mecha en el oído para permitir que las gotas viajen hasta el extremo de dicho conducto. El médico o la enfermera pueden mostrarle cómo hacer esto.

Otros tratamientos pueden abarcar:

• Antibióticos por vía oral si tiene una infección en el oído medio o una infección que se disemine más allá del oído
• Corticoesteroides para reducir el prurito y la inflamación
• Analgésicos como paracetamol (Tylenol) o ibuprofeno (Advil, Motrin)
• Gotas para el oído con vinagre (ácido acético)

Las personas con otitis externa crónica pueden necesitar tratamientos prolongados o repetitivos para evitar complicaciones.

Colocar algo caliente contra los oídos puede reducir el dolor.

 

Pronóstico
 

Cuando recibe el tratamiento apropiado, la otitis externa generalmente mejora.

 

Complicaciones
 

La infección se puede diseminar a otras áreas alrededor del oído, incluyendo el hueso del cráneo.

En las personas mayores o aquellas que tienen diabetes, una infección grave llamada otitis externa maligna es una posibilidad. Esta afección se trata con antibióticos en altas dosis administrados por vía intravenosa.

Situaciones que requieren asistencia médica

Consulte a su médico si:

• Presenta cualquier tipo de síntomas de otitis externa
• Nota alguna secreción proveniente de los oídos
• Los síntomas empeoran o continúan a pesar del tratamiento
• Tiene nuevos síntomas, como fiebre o dolor y enrojecimiento del cráneo por detrás del oído
 

Prevención
 

Proteja los oídos de un daño mayor:

• No se rasque los oídos ni inserte cotonetes de algodón u otros objetos
• Mantenga los oídos secos y limpios, y no permita el ingreso del agua al oído al ducharse, echarse champú o bañarse en la tina
• Seque los oídos cuidadosamente después de haber estado expuesto a la humedad
• Evite nadar en aguas contaminadas
• Use tapones de oídos al nadar
• Mezcle una gota de alcohol con una de vinagre blanco y coloque dicha mezcla en los oídos después de que éstos se humedezcan. El alcohol y el ácido del vinagre ayudan a prevenir la proliferación de bacterias

 

Fuentes

 

Harvard Health Publications
Francois Ricard. Tratado de osteopatía craneal articulación temporomandibular. Ed. medica panamericana.

¿Quieres conocer más sobre los temas que a ti te interesan de Salud180?
Únete al servicio de Alertas y recibe las noticias más relevantes en tu correo electrónico.
Comentarios