Melatonina

Melatonina

Inductor y estabilizador del sueño.

 

Es una hormona que ejerce acción mediante receptores distribuidos a nivel cerebral, los cuales activan proteínas fijadoras y enzimas como el trifosfato de guanosina, adenilatociclasa y fosfodiesterasas a nivel intracelular.

 

Administrada por la tarde o al anochecer logra una adecuada inducción del sueño, disminuye el periodo de latencia, incrementa la duración del sueño y la calidad del mismo, y facilita un despertar reconfortante.

 

Indicaciones

 

Indicado como inductor y estabilizador del sueño en pacientes con insomnio temprano (dificultad para conciliar el sueño), insomnio intermedio (despertares espontáneos durante la noche), insomnio tardío (dificultad para mantener el sueño o acortamiento del mismo) y para corregir los ciclos circadianos de sueño y vigilia en pacientes con síndromes de adelanto o retraso en la fase del sueño y en pacientes que sufren cambios de horario por viajes o por actividad laboral.

 

Efectos secundarios

 

Sedación, somnolencia, fatiga, taquicardia, rash, enrojecimiento, prurito, ginecomastia, resistencia a la insulina, hepatitis y elevación de las enzimas hepáticas, incremento de la actividad convulsiva en pacientes que padecen este mal, disforia, psicosis y desorientación, además de un efecto paradójico de perdida de sueño en pocos casos, cuya relación causa-efecto es dudosa.

 

Contraindicaciones

 

Hipersensibilidad al principio activo o a los componentes de la fórmula.

 

Manifestaciones y manejo de la sobredosificación o ingesta accidental

 

La ingesta excesiva de este medicamento pudiera generar relativa somnolencia y una hipotermia clínicamente no significativa.

En caso de una sobredosis, llame a los servicios de emergencia de su localidad; desde la ciudad de México, marque al 066.

 

Presentación

 

Caja con 40 tabletas ranuradas de 3 mg.

Caja con 20 tabletas ranuradas de 5 mg.

 

Información adicional

 

No se recomienda el uso durante el embarazo, y en caso de ser necesaria su administración, el médico es quién debe juzgar los riesgos potenciales contra los beneficios esperados.

Su venta requiere receta médica.

 

Fuentes

 

Thomson PLM. Diccionario de Especialidades Farmacéuticas, 2011.

¿Quieres conocer más sobre los temas que a ti te interesan de Salud180?
Únete al servicio de Alertas y recibe las noticias más relevantes en tu correo electrónico.
Comentarios