Infección urinaria

Infección urinaria

El término de infección urinaria se aplica a una amplia variedad de condiciones clínicas, que incluyen desde la bacteriuria (presencia de bacterias en orina) asintomática hasta la pielonefritis aguda.

 

Los sistemas renal y urinario están formados por los riñones, los uréteres, la vejiga y la uretra, los cuales se ven comprometidos en una infección urinaria.

 

Las infecciones de las vías urinarias son el segundo tipo más común de infecciones en el organismo.

 

Causas y factores de riesgo

  • Agentes comunes: Escherichia coli (hasta 80% de los casos), Proteus, Klebsiella, Enterobacter, Pseudomonas, Serratia, enterococci, Candida.
  • Agentes no comunes: Staphylococcus.
  • Raros: Nocardia, Actinomyces, Brucella, adenovirus y Torulopsis.

 

Los factores que predisponen a una infección incluyen:

  • Disminución de la ingesta de líquidos,
  • Diferir la micción,
  • Actividad sexual,
  • Manipulación y calidad de la flora vaginal.

 

En la mujer la menor longitud de la uretra y su terminación en el introito facilita su colonización; malformaciones congénitas (especialmente en niños), hiperplasia prostática, cálculos o tumores, vaciamiento vesical incompleto, reflujo vesicoureteral, cantidad y calidad de inmunoglobulinas locales, enfermedades intercurrentes, especialmente diabetes mellitus, embarazo y longevidad.

 

Clasificación

 

I. Anatómica.

  • Infecciones del tracto urinario inferior: uretritis y cistitis (superficiales o de mucosas)
  • Infecciones del tracto urinario superior: pielonefritis aguda, prostatitis y absceso renal o perinefrítico (indican invasión tisular)

 

II. Epidemiológica.

  • Nosocomiales o asociadas con cateterización
  • Comunitarias (no asociadas con cateterización)

 

Síntomas

 

Es posible que tenga una infección de las vías urinarias si observa:

  • Dolor o ardor al orinar
  • Fiebre, cansancio o temblores
  • Urgencia frecuente de orinar
  • Presión en la región inferior del abdomen
  • Orina con mal olor o con apariencia turbia o rojiza
  • Con menor frecuencia, náusea o dolor de espalda

 

Cuando la infección se limita a las vías urinarias bajas y se presenta una expulsión de la orina difícil, dolorosa e incompleta (disuria), aumento en el número de micciones (polaquiruia), urgencia y tenesmo vesical (ocasionalmente hipersensibilidad por arriba del pubis) se denomina cistitis.

 

Cuando afecta las vías urinarias altas se denomina pielonefritis, que se define como la infección del riñón con una bacteriuria significativa y que se manifiesta por fiebre y dolor en el riñón (fosa renal).

 

Diagnóstico

 

Si piensa que tiene una infección urinaria, es importante que consulte a un médico. El médico puede confirmarlo mediante pruebas como un examen general de orina.

 

Tratamiento

 

El tratamiento con antibióticos u otro tipo de medicinas se le serán proporcionados por el médico tratante, evite la automedicación.

 

Fuentes

 

Instituto Mexicano del Seguro Social. Guía de práctica clínica GPC. Diagnóstico y tratamiento de la infección aguda, no complicada del tracto urinario en la mujer. IMSS-077-08, ER- Evidencias y Recomendaciones, IMSS-077-08, RR- Guía de Referencia Rápida.
Secretaria de Salud. Prevención, diagnóstico y tratamiento de la infección de vías urinarias no complicada en menores de 18 años en el primero y segundo nivel de atención SS-027-08, ER- Evidencias y Recomendaciones, SS-027-08, RR- Guía de Referencia Rápida.

¿Quieres conocer más sobre los temas que a ti te interesan de Salud180?
Únete al servicio de Alertas y recibe las noticias más relevantes en tu correo electrónico.
Comentarios