Aborto inducido

Aborto inducido

Se denomina aborto inducido al conjunto de técnicas quirúrgicas que tienen el fin de provocar un aborto quirúrgico o interrupción voluntaria del embarazo.

 

En un aborto inducido, la interrupción voluntaria del embarazo también se puede realizar, hasta las primeras 8 o 9 semanas.

 

El aborto inducido es un procedimiento para terminar un embarazo por medio de la extracción del feto y la placenta del útero de la madre.
 

Existen diferentes tipos de aborto inducio o quirúrgico:
 

1. Algunas veces, la mujer necesita el procedimiento por razones de salud, lo cual se denomina aborto terapéutico.
 

2. Otras veces, ella decide (elige) terminar el embarazo, lo cual se denomina aborto provocado.
 

En un aborto inducido o quirúrgico, se utiliza una ventosa obstétrica para extraer el feto y el material conexo del útero (matriz) de la madre. El procedimiento por lo regular se hace después de 6 semanas del último período menstrual de la mujer.
 

A usted se le puede dar un sedante para ayudarla a relajarse y sentir sueño. El médico puede anestesiar el cuello uterino, de manera que usted sienta poco dolor durante el procedimiento.
 

Si el aborto inducido o quirúrgico se practica después de 12 semanas de embarazo, el médico primero tiene que abrir o dilatar el canal cervical. Se colocan pequeños tallos, llamados laminaria, dentro del cuello uterino para ayudarlo a abrirse.

 

Algunas veces, esto se hace uno o dos días antes del procedimiento de aborto real. Luego, el médico coloca un tubo hueco dentro del útero antes de utilizar la ventosa para extraer de allí los tejidos relacionados con el embarazo.
 

Se pueden administrar medicamentos para ayudar a que los músculos uterinos se contraigan, lo cual reduce el sangrado.


Hay varias razones por las cuales se podría considerar la posibilidad de un aborto:

  • El feto tiene un defecto congénito o un problema genético
  • El embarazo es perjudicial para la salud de la mujer (aborto terapéutico)
  • El embarazo se dio después de un evento traumático como una violación o incesto
  • La mujer posiblemente no desea estar embarazada (aborto provocado)

 

La decisión de terminar un embarazo es muy personal y la mayoría de los médicos recomiendan asesoría cuidadosa antes de tomar dicha decisión.

 

El aborto es un asunto controversial. Una mujer que decida terminar el embarazo puede sentir que no puede compartir su decisión con otras personas.

 

Por lo tanto, es importante para ella identificar a aquellas personas que la puedan ayudar durante lo que puede ser un momento difícil.
 

Las mujeres que estén tratando de tomar esta decisión tan difícil deben buscar un lugar seguro en donde puedan obtener asesoría adecuada con relación a todas las opciones para la resolución del embarazo.
 

Si una mujer decide realizarse un aborto, debe encontrar un lugar seguro donde le puedan practicar este procedimiento y conseguir el apoyo y seguimiento médico apropiados posteriormente.

 

Riesgos

Los riesgos del aborto quirúrgico abarcan:

  • Daño al útero o al cuello uterino
  • Sufrimiento emocional o psicológico
  • Sangrado excesivo
  • Infección del útero o de las trompas de Falopio

 

Los riesgos de un aborto quirúrgico aumentan a medida que la mujer avanza a lo largo de su embarazo. Por esta razón, es importante tomar una decisión acerca del aborto lo más temprano posible, cuando el procedimiento sea más seguro.

 

Los riesgos de cualquier anestesia son:

  • Reacciones a los medicamentos
  • Problemas respiratorios

 

Los riesgos de cualquier cirugía son:

  • Sangrado
  • Infección

 

Llame al médico si ha tenido un aborto quirúrgico y presenta:

  • Sangrado vaginal excesivo (puede llevar a shock )
  • Dolor o síntomas del embarazo continuos (posible signo de embarazo ectópico)
  • Signos de infección, incluyendo fiebre persistente, flujo vaginal con un olor fétido, flujo vaginal con apariencia de pus o dolor o sensibilidad abdominal.

 

Complicaciones

Las complicaciones rara vez se presentan. La mayoría de las mujeres que se someten a un aborto quirúrgico realizado en un centro médico apropiado se recuperan sin ningún tipo de complicaciones físicas.
 

Algunas mujeres pueden necesitar apoyo psicológico y emocional en el momento del procedimiento. Es importante buscar asesoría antes de tomar esta decisión tan difícil.

 

Pronóstico

La recuperación física se presenta generalmente en pocos días, dependiendo de la etapa en la cual se encuentre el embarazo. Durante unos pocos días, se puede esperar que haya una pequeña cantidad de sangrado vaginal, al igual que cólicos uterinos leves.
 

Los baños calientes, el uso de una almohadilla térmica o de una botella de agua caliente en el abdomen pueden ayudar a aliviar la molestia.

 

Se debe evitar la actividad extenuante durante unos pocos días después del aborto y los tampones se pueden usar luego de 3 días.

 

Además, las relaciones sexuales se deben evitar durante 2 a 3 semanas. El período menstrual normal se debe presentar de 4 a 6 semanas después de la operación.
 

Es importante comenzar a usar métodos anticonceptivos inmediatamente después del procedimiento de aborto, dado que es posible quedar en embarazo de nuevo incluso antes de tener un período menstrual normal.

 

Los métodos mejorados de anticoncepción pueden ayudar a prevenir muchos embarazos no planeados. Sin embargo, los embarazos no planeados ocurren incluso cuando las parejas usan métodos de control de la natalidad.

 

Fuentes

Harvard Health Publications
Steven G. Gabbe, Jennifer R. Niebyl, Joe Leigh Simpson, et al. Obstetrics: Normal and Problem Pregnancies. 5th ed. Philadelphia, Elsevier Churchill Livingstone; 2007.

¿Quieres conocer más sobre los temas que a ti te interesan de Salud180?
Únete al servicio de Alertas y recibe las noticias más relevantes en tu correo electrónico.
Comentarios