Tu relación, ¿un juego de manipulaciones?

Tu relación, ¿un juego de manipulaciones?

Prácticamente impiden que veamos cómo nos manipulan, ya que esparcen una espesa niebla que encubre sus actos… Esta niebla sintetiza el miedo, la obligación y la culpa: los instrumentos que utilizan. Cortesía Getty

Bloque que muestra la firma del editor.

En algún momento de la vida todos hemos sido la víctima perfecta de un chantajista. No es que siempre seamos presas fáciles, sino que, como explica Susan Forward, autora del libro Chantaje emocional, Editorial Grijalbo:

 

Prácticamente impiden que veamos cómo nos manipulan, ya que esparcen una espesa niebla que encubre sus actos… Esta niebla sintetiza el miedo, la obligación y la culpa: los instrumentos que utilizan”.

 

Radiografía de un chantajista

 

Un chantajista tiene a su disposición información muy valiosa, que incluye el saber el valor que puede tener para uno la relación que se mantiene con él, y por si fuera poco, también conoce los puntos débiles que posees y que puede utilizar para conseguir lo que quiere de ti, lo cual cabe aclarar, no está condicionado a cuánto te aprecie, lo hará tantas veces como sea necesario para sus fines.

 

Pocas veces se puede discutir si se está con un apersona chantajista, por ello te damos las siguientes señales:

 

1. Amenaza con volverte difícil la vida o abandonar la relación, si no haces lo que quiere.

2. Te dice claramente o te sugiere que se hará daño o se pondrá triste, si no cedes a su petición.

3. Siempre espera que des mucho más de lo que ya das.

4. Con frecuencia da por hecho que cederás ante lo que te pida.

5. Ignora o no atiende a tus sentimientos y aspiraciones.

6. Te hacen promesas valiosas, las cuales están condicionadas a tu comportamiento, y además, rara vez cumple.

7. Te cataloga como egoísta insensible o interesado cuando no cedes.

8. Te alaba cuando cumples con sus expectativas y lo retira si te mantienes firme.

9. Utiliza el dinero como una herramienta de poder sobre ti.

 

Si te identificas aunque sea con una de estas opciones, estás frente a un chantajista emocional.

 

Al respecto la autora explica que: El chantaje no arraiga sin nuestra ayuda. Recuerda que para el chantaje hacen falta dos, y el paso siguiente consiste en ver cómo colaboramos en tanto blanco de chantaje”.

 

Manos a la obra

 

Susan Fordward sugiere que cuando lo detectes, analices el origen de la demanda, si hay algo en ella que te incomoda y descubrir de qué se trata. También deberás encontrar qué es lo que te parece inaceptable y si lo que solicita ocasionará algún daño, ya sea a ti o a un tercero.

 

Otro punto a considerar se refiere al hecho de qué representa para ti ceder, qué tanto estás de acuerdo con la situación y qué tan benéfica resulta para ambas partes.

 

Desde luego, se trata de un cambio de proceder que no se logra de un día a otro, pero en la medida en que estés consciente de su repercusión y de que poner manos a la obra es la mejor manera de mantener una relación sana, reconocerás los beneficios y te será más sencillo vigilarte a ti mismo y no volver a caer en un chantaje.

Aclaracion:

El contenido mostrado es responsabilidad del autor y refleja su punto de vista, mas no la ideología de Salud180.com

Videos Recomendados

¿Quieres conocer más sobre los temas que a ti te interesan de Salud180?
Únete al servicio de Alertas y recibe las noticias más relevantes en tu correo electrónico.
Comentarios

imxsify block

Lo que pasa en la red
 

Below Article Thumbnails Taboola