Esta es la forma correcta de cuidar tu vagina

Esta es la forma correcta de cuidar tu vagina

Sigue esta serie de cuidados de la vagina. Cortesía: Getty Images

Bloque que muestra la firma del editor.

Con la misma dedicación con la que cuidas tu rostro, brazos y piernas, la vagina también debería ser esa parte del cuerpo que merece igual (o más) atención. No esperes a tener un malestar o infección y toma en cuenta estos cuidados de la vagina.

 

El ritmo acelerado en el que se vive hace que muchas mujeres descuiden su zona íntima, o que tengan rutinas equivocadas que, a largo plazo, les pueden ocasionar infecciones, dolor o alguna enfermedad. Todo esto se puede evitar si se tienen los cuidados pertinentes”, asegura Héctor Mondragón Alcocer, ginecólogo y obstetra con especializad en Biología de la Reproducción.

 

El especialista comparte a Salud180 una serie de cuidados de la vagina para que las tomes en cuenta y evites posibles padecimientos e incomodidades.

 

Conoce tu vagina

 

Que no te dé miedo ni pena hacerlo. Una vez a la semana revísala con un espejo y observa si hay cambios en la coloración de tu piel, mal olor o alguna protuberancia. En caso de notar alguna anomalía debes acudir con tu ginecólogo; sólo él te podrá decir qué tratamiento seguir.

 

¿Te limpias bien?

 

Recuerda asear siempre la zona perineal de adelante hacia atrás para no arrastrar gérmenes desde el ano hacia la vulva.

 

Cortesía: Getty Images

 

Sin perfumar tu zona íntima

 

Evita las toallas y tampones que contengan aromas porque sólo te provocarán rozaduras e infecciones a largo plazo.

 

Al lavar tu vagina

 

Utiliza los dedos y pásalos con suavidad por los pliegues de los labios mayores y menores, y alrededor del clítoris. Olvídate de utilizar esponjas porque sólo se generará un nido de gérmenes.

 

 

Secar

 

Los cuidados no terminan cuando terminas de lavar tu vagina, secarla bien es fundamental. Solo así reducirás al mínimo los riesgos de desarrollar infecciones o padecer hongos.

 

La importancia de orinar

 

Orinar después de haber tenido relaciones sexuales es importante porque algunas bacterias podrían introducirse al cuerpo por medio de la uretra, que está conectada con la vagina, y provocar infecciones.

 

Cortesía: Getty Images

 

 

Huye de los desodorantes íntimos

 

Además de ser potencialmente irritantes y alergénicos, pueden enmascarar un síntoma, el mal olor, que podría ser indicio de una afección que precise tratamiento.

 

Mondragón Alcocer recalca que los cuidados de la vagina son diarios y si observas en ella cualquier cambio, no dudes en acudir con un ginecólogo que la valore y determine el tratamiento a seguir.

 

Videos Recomendados

¿Quieres conocer más sobre Erotismo?
Únete a Salud180 y al servicio de Alertas para recibir las noticias más relevantes en tu correo electrónico.
Comentarios

imxsify block

Lo que pasa en la red
 

Below Article Thumbnails Taboola