¡Disfruta los 40 al máximo!

¡Disfruta los 40 al máximo!

Bloque que muestra la firma del editor.

La crisis de la mediana edad afecta principalmente a los hombres, aunque por razones socioculturales no suelen expresarla o manifestarla abiertamente, por lo que suele apreciarse mayormente en mujeres; sin embargo, se trata de una etapa de la vida en la que se debe aprender a disfrutar como el resto.

 

La combinación y concentración de diversos factores, como la pérdida de un empleo, el fallecimiento de familiares, el desapego de los hijos, la llegada temprana de la menopausia o andropausia, así como la baja de libido, todo en el periodo de vida de los 40 años, suelen desembocar en la temida crisis de la mediana edad.

 

Recuperar y valorar la felicidad

 

DIversos estudios psicológicos han demostrado que la felicidad y el bienestar se refuerzan con la edad. Entre ellos, una investigación realizada por el profesor de Economía de la Universidad de Warwick, Andrew Oswald, que defiende la tesis de que la felicidad tiene forma de “U”. Es decir, empezamos a sentirnos más infelices después de los 20 años, pero recuperamos el bienestar poco a poco hasta los setenta años, según información del confidencial.com

 

“Los cambios se imponen y la posibilidad de control está mucho más limitada durante este periodo de vida, lo que puede dañar la autoestima. Sin embargo, hay que experimentar, buscar alternativas, explorar lo desconocido y volver a encontrarnos a nosotros mismos y el mundo exterior para disfrutar de la vida”, explica el coach personal, Alan Heeks, lo cual se puede lograr con algunas pequeñas estrategias:

 

1.  Identificar tus hobbies e intereses para reconstruir tu vida en torno a ellos y mostrarte tal y como eres o quieres ser.

 

2. Aprovechar las ventajas que ofrece la experiencia para explotarlas laboral y sentimentalmente.

 

3. Romper con las relaciones del pasado cuando estas se acaben, principalmente si se trata de una relación matrimonial.

 

4. Disfrutar al máximo del presente para relativizar los problemas que se arrastren del pasado.

 

5. Planificar, hacer bien el itinerario de dónde estoy y dónde quiero llegar, cuáles son los peldaños, qué recursos tengo, qué me hace falta, revisarlo todo para que nada quede al azar, permite superar la crisis de la mediana edad.

 

La estabilidad emocional y sentimental en esta fase vital guarda una relación directa con la capacidad para ser conscientes de lo que somos.

 

Sólo así, según Heeks, podremos alcanzar la felicidad y asumir tanto nuestras carencias y debilidades, para disminuir su impacto negativo, así como nuestras fortalezas, para explotarlas al máximo y prevenir la crisis de la mediana edad.

Videos Recomendados

¿Quieres conocer más sobre los temas que a ti te interesan de Salud180?
Únete al servicio de Alertas y recibe las noticias más relevantes en tu correo electrónico.
Comentarios

imxsify block

Lo que pasa en la red
 

Below Article Thumbnails Taboola