Contaminación aumenta riesgo en apendicitis

Contaminación aumenta riesgo en apendicitis

Bloque que muestra la firma del editor.

Hay que añadir otro problema de salud posible a los efectos negativos de la contaminación atmosférica: un nuevo estudio sugiere que el riesgo de que el apéndice reviente aumenta en los días con mucho smog.

 

Los datos de doce ciudades canadienses hallaron, como parte de los efectos de la contaminación, que "la exposición a corto plazo al ozono ambiental [en el aire] se asoció con un mayor número de visitas al hospital por apendicitis", según un equipo liderado por el Dr. Gil Kaplan, de la Universidad de Calgary.

 

El riesgo de un apéndice perforado (reventado) aumentó en hasta un 22 por ciento por cada aumento de 16 partes por mil millones del ozono en el aire en el periodo de tres a siete días antes del incidente de apendicitis, reportaron los investigadores en la edición en línea del 11 de julio de la revista Environmental Health Perspectives.

 

El estudio "resalta una asociación que no se había reconocido antes entre los contaminantes atmosféricos, como el ozono, que se emiten durante la utilización de los combustibles fósiles, y un aumento en el riesgo de apendicitis perforada", comentó el Dr. Robert Glatter, médico de la sala de emergencias del Hospital Lenox Hill, en la ciudad de Nueva York. Glatter no participó en el estudio.

 

En el estudio, los investigadores notaron que la apendicitis (una inflamación en el minúsculo órgano vestigial conocido como apéndice) afecta a alrededor de una de cada 15 personas. Un apéndice reventado puede resultar letal si no se trata, y es una causa común de la cirugía de emergencia; riesgo que se incrementa como parte de los efectos de la contaminación.

 

"La perforación ocurre en entre el 16 y el 40 por ciento de los casos de apendicitis aguda, y se asocia con una mayor tasa de complicaciones, que incluyen infecciones de la herida, abscesos intraabdominales, además de obstrucciones del intestino delgado", señaló Glatter.

 

El equipo de Kaplan dijo que los desencadenantes exactos de la apendicitis aún se ignoran, pero que esto podría ser uno de los efectos de la contaminación atmosférica.

 

"Una reducción en la incidencia de la apendicitis en los países desarrollados hacia finales del siglo XX coincidió con la promulgación de leyes que llevaron a reducciones en las concentraciones de varios contaminantes atmosféricos del aire libre", apuntó.

 

Con animales también han sugerido que la contaminación atmosférica podría provocar cambios en los intestinos que podrían aumentar el riesgo de apendicitis.

 

En el estudio, los investigadores rastrearon las tasas de la atención de emergencia por la apendicitis de casi 36,000 pacientes tratados en doce ciudades canadienses entre 2004 y 2008.

 

Los aumentos a corto plazo en el ozono, un componente del smog, coincidieron con aumentos en la atención de emergencia por apéndices perforados, pero no por apendicitis sin perforaciones, señalaron los autores.

 

Alrededor de un tercio (el 31 por ciento) de los casos de apendicitis en el estudio tuvieron que ver con un apéndice perforado.

 

El riesgo de apéndice perforado aumentó junto con el número de días consecutivos con smog, añadieron los investigadores. Las fluctuaciones en la temperatura y en la humedad no parecieron tener un impacto sobre los casos de apendicitis, como parte de los efectos de la contaminación.

Aclaracion:

El contenido mostrado es responsabilidad del autor y refleja su punto de vista, mas no la ideología de Salud180.com

Videos Recomendados

¿Quieres conocer más sobre los temas que a ti te interesan de Salud180?
Únete al servicio de Alertas y recibe las noticias más relevantes en tu correo electrónico.
Comentarios

imxsify block

Lo que pasa en la red
 

Below Article Thumbnails Taboola