Amor y venganza, no debes mezclarlos jamás

Amor y venganza, no debes mezclarlos jamás

El amor es algo que no debes forzar. Cortesía: Gettyimages

Bloque que muestra la firma del editor.

Alberto y Leticia se conocieron en el trabajo y formalizaron un noviazgo. A los dos años de relación él dejó la empresa al encontrar una mejor propuesta de empleo.

 

Ya no verse como normalmente hacían fue el factor de muchas discusiones, los reproches de ella sobre el poco tiempo de convivencia y la decisión de poder crecer más laboralmente lo motivaron a romper la relación, sin saber que el resentimiento en Leticia sería un detonante que marcaría su existencia.

 

Después de terminar, Alberto recibía llamadas de Leticia en la madrugada y tuvo que desmentir rumores sobre su sexualidad, al igual que pintar su coche después de encontrarlo rayado con tinta indeleble.

 

Plato que se come frío

 

El hecho de terminar con alguien importante en tu vida, puede despertar en ti deseos de venganza, sin embargo antes de pensar en mil formas para lastimar, analiza por qué no pudieron seguir juntos.

 

Razonar las causas del fin de una relación, te permite formar una actitud crítica sobre tu situación y empezar a cerrar el ciclo, afirma Marco Antonio Medina, académico de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM).

 

El deseo de lastimar radica en no aceptar que algo no funcionó, al reconocer los fallos que hubo y lo que deja en ti esa experiencia pondrás un alto al odio que genera venganza, nacido de un mal manejo de tu autoestima”.

 

Difamar, dañar cosas o utilizar pertenencias para chantajear, son acciones comunes de venganza. Relacionarse con alguien cercano a tu ex, incluso agredir a gente de su entorno, son también herramientas utilizadas para hacer daño.

 

Amáte a ti misma

 

Cuando tu autoestima decae por una cuestión así, es importante que la recuperes y encauses de una mejor forma. Una sugerencia para seguir adelante, sin caer en riesgos que puedan perjudicar tu integridad y sufrir consecuencias, es empezar a vivir de nuevo.

 

Recuerda qué gustos y proyectos individuales tenías antes de tu relación, esto te impondrá nuevas metas personales, de tal forma desviarás cualquier sentimiento negativo, y lograrás que las heridas cierren poco a poco”, asevera el especialista.

 

Graves consecuencias

 

Pese a que Alberto habló con Leticia muchas veces para intentar mejorar la situación y que no existiera entre ambos discordia o represalias, las cosas no mejoraron, él tuvo que recurrir a instancias legales para evitar el acoso del que era víctima.

 

Leticia, ya con estragos físicos, emocionales y en su entorno, tocó fondo cuando descubrió el problema judicial en el que se había metido, por lo que decidió dejarlo en paz y buscar ayuda. Finalmente se dio cuenta que en sus acciones el mayor daño para ella misma.

 

Depresión profunda, problemas con tus seres queridos, descuidos profesionales, remordimiento por dañar a alguien que se amó, enfermedades crónicas, incluso conflictos legales, pueden ser algunas de las repercusiones de un acto vengativo, afirma el experto.

 

Aclaracion:

El contenido mostrado es responsabilidad del autor y refleja su punto de vista, mas no la ideología de Salud180.com

Videos Recomendados

¿Quieres conocer más sobre los temas que a ti te interesan de Salud180?
Únete al servicio de Alertas y recibe las noticias más relevantes en tu correo electrónico.
Comentarios

imxsify block

Lo que pasa en la red
 

Below Article Thumbnails Taboola