7 experiencias que sólo vives con tu papá

7 experiencias que sólo vives con tu papá

El mejor maestro que tenemos en la vida es nuestro padre. Cortesía: Getty Images

Bloque que muestra la firma del editor.

Papá lo sabe todo. Resuelve tus dudas, te ayuda con las tareas,  te da consejos,  se encarga de que aprendas todo lo necesario para hacerle frente a la vida. Te ha enseñado desde cambiar una llanta hasta andar en bicicleta. Y todo lo hace de manera incondicional para que seas una mejor persona.

 

Sin dudarlo es una de nuestras primeras personas favoritas en la vida, por ello te presentamos siete experiencias que sólo vives al lado de papá, que te aseguramos recordarás al leerlas: 

 

¡Revive el momento!

 

Viajar sobre sus hombros te dio otra visión del mundo
 

No solo lo hace porque seamos los más pequeños dentro de la multitud, papá siempre nos carga en sus hombros para que podamos observar mejor y  que veamos el mundo desde otra perspectiva.

 

Levantarnos en hombros o simplemente cargarnos incrementa nuestros lazos afectivos con él; es una manera de hacernos sentir protegidos y darnos bases para que en el futuro seamos personas seguras, indica un estudio de la Universidad de Chile, que también señala que mientras más presente esté tu padre a lo largo de tu vida, mayor será el lazo afectivo.
 


Un excelente compañero para ver cualquier deporte

 

Saltar y gritar de emoción al ver cualquier jugada de futbol,  discutir con él los movimientos del juego o simplemente estar a la expectativa del resultado de cualquier deporte  es una experiencia que se vive de manera única junto a tu papá,  lo que incrementa tu complicidad con él.

 

Según un estudio de la Universidad de Tenesse  los hombres prefieren ver más los deportes por la televisión y optan por los juegos rudos. Así que prepara la botana para ver la televisión con papá.

 

Es tu mejor entrenador

 

Papá nos enseña a lanzar la pelota, no importa si eres niña o niño, nos reta en las competencias y siempre nos motiva a no darnos por vencidos. Podemos pasar horas jugando con él, ¡y qué bueno!, porque realizar algún deporte con nuestro padre ayuda a mejorar nuestra atención.  

 

Un estudio de la National Center for Biotechnology Information  menciona que los pequeños que realizan una actividad física durante 20 minutos mejoran su rendimiento en la escuela.
 


Él sabe sacar al explorador que todos llevamos dentro

 

Armar todo un campamento a lado de nuestro padre que incluya una casa de campaña, una fogata y tal vez alguna que otra lección de sobrevivencia como usar una navaja, pescar o aprender a diferenciar entre plantas buenas y venenosas, siempre será una experiencia que marque nuestra vida.

 

No importa si vamos lejos o si solo acampamos en el jardín de la casa, contar las estrellas a su lado será inolvidable porque aumentará nuestra comunicación  al estar a solas con él  y claro incrementará nuestro amor por él.  

 

Un reporte de la Federación Europea de la Industrias de Juguetes destaca en una encuesta que el 83% de los papás consideran como su mejor regalo: pasar tiempo de calidad con sus hijos.

 

Fue el encargado de enseñarte a andar en bicicleta

 

Papá es nuestro apoyo en la vida y siempre está detrás de nosotros para no dejarnos caer, igual que cuando nos enseñó a andar en bicicleta y nos sentíamos tranquilos de saber que estaba ahí para nosotros.

 

Podemos ligar esta experiencia con lo que solía decir  Albert Einstein, “La vida es como andar en bicicleta. Para mantenerte en equilibrio, tienes que seguir moviéndote”. Y es que los chicos que conviven con sus padres tienen mayores posibilidades de enfrentar los problemas de la vida de manera más inteligente, según indica un estudio de la Pontificia Universidad Javeriana de Bogotá.
 


 

Nadie como él para arreglar las cosas

 

Pasar un tiempo junto a papá arreglando una fuga de la casa, armando un mueble  o arreglando el coche, no solo nos deja enseñanzas prácticas, sino que también nos hace sentir parte de la familia y que estamos involucrados con las tareas del hogar.  

 

El departamento de Antropología de la UCLA (Universidad de California en Los Ángeles) dice que compartir estos momentos en casa enseña a los hijos a asumir responsabilidades.

 

Él te enseño que  siempre es bueno tomar una siesta

 

Para reponer energía después de todo lo que hemos aprendido durante el día, nada como dormir una siesta.

 

La imagen de padres e hijos durmiendo es una de las más encantadoras y tiernas que existe, pero la realidad es que dormir junto a papá nos ayuda a descansar mejor, a reponer energía de manera más rápida y nos ayuda a seguir el día con mejor ánimo. 

 

De acuerdo a una investigación de la Universidad de California, dormir durante una hora es suficiente para que la memoria a corto plazo se relaje y al despertar podamos aprender más cosas.

 

Todas estas experiencias han dejado algo en nuestra vida y nos han hecho lo que somos ahora, no cabe duda que papá es el mejor maestro.

Videos Recomendados

¿Quieres conocer más sobre los temas que a ti te interesan de Salud180?
Únete al servicio de Alertas y recibe las noticias más relevantes en tu correo electrónico.
Comentarios

imxsify block

Lo que pasa en la red
 

Below Article Thumbnails Taboola