Diferencias entre boqueras y herpes labial. No sólo los fuegos atacan tu boca

Diferencias entre boqueras y herpes labial. No sólo los fuegos atacan tu boca

Diferencias entre boqueras y herpes labial. No sólo los fuegos atacan tu boca. Cortesía: iStock

Bloque que muestra la firma del editor.

¿Sólo de abrir la boca, te duele? Sin duda una de las sensaciones más molestas es ese ardor en la comisura de los labios. Si estás a punto de ponerte pomada para fuego labial, detente, primero conoce las diferencias entre boqueras y herpes labial. No sólo los fuegos atacan tu boca.

 

Seamos honestas, la mayoría no le ponemos mucha atención a nuestros labios. Más allá de la que le prestamos al aplicarle labial o quizá un bálsamo, tendemos a preocuparnos más por el interior; de ahí que en ocasiones, de la noche a la mañana, tengas los labios partidos (si quieres evitarlos, sigue estos consejos) u otro tipo de lesión.

 

 

Diferencias entre boqueras y herpes labial

 

 

Cuando éstas últimas aparecen, lo más probable es que las relacionemos con un fuego o herpes labial, sin embargo, no siempre es el culpable. Para evitar que te confundas y des un tratamiento equivocado, conoce las diferencias entre dos de las lesiones más comunes en los labios.

 

¿Qué son las boqueras?

 

Médicamente conocida como queilitis o cheilitis angular, son las grietas en la comisura de los labios (uno o ambos), aunque en realidad comienzan como manchas rojas e inflamadas, pero al no tratarse, se convierten en úlceras que causan dolor al abrir la boca.

 

De acuerdo al sitio WebMD, la saliva tiene un papel importante en ellas, pues su acumulación da pie a la formación de fisuras, pero también el calor y la humedad pueden favorecer que crezcan bacterias y hongos, siendo Candida el más común. Es posible que esta acumulación de saliva se dé por lamerte labios o por el envejecimiento, al haber una caída de la piel.  

 

 

Diferencias entre boqueras y herpes labial

 

 

Sin embargo, no es la única causa, también pueden darse por alergias por contacto, aparatos dentales, algún problema dermatológico, labios secos, enfermedades como la diabetes o VIH, incluso algunos medicamentos o deficiencias de nutrientes como hierro, vitamina B y ácido fólico. ¿Sabes quién necesita tomar ácido fólico? Te lo decimos.

 

Por lo tanto, se contagian cuando se debe a un hongo o bacteria. Así que si sientes: dolor al abrir la boca, ardor, piel seca, enrojecimiento, grietas o costras, consulta a tu médico para conocer y tratar la causa, lo cual en ocasiones requiere una pomada antibiótica o antimicótica.

 

¿Cómo identificar cuando es un fuego labial?

 

Generalmente nos referimos a fuego labial cuando hablamos de herpes labial o herpes febril, el cual, de acuerdo a especialistas de Mayo Clinic, es una infección viral causada por cepas del virus del herpes simple, generalmente el tipo 1 (VHS-1), aunque el tipo 2, relacionado con el herpes genital, también puede afectar la boca.

 

El principal contagio es a través del contacto cercano con una persona infectada (por ejemplo, un beso o sexo oral, por eso es importante seguir estos consejos para un sexo oral seguro), así como objetos que hayan tenido contacto con el virus.

 

Debes tomar en cuenta que una persona puede no tener manifestaciones y contagiarte si lo tiene, pues esta infección no se cura completamente. De hecho, puede volver a manifestarse por una infección, fiebre, cambios hormonales, estrés, fatiga, entre otras razones.

 

 

Diferencias entre boqueras y herpes labial

 

 

A diferencia de las boqueras, entre los síntomas se encuentran hormigueo o comezón alrededor de los labios, que al día siguiente se convierte en una mancha dura y dolorosa o una ampolla. Es posible que éstas exploten y dejen llagas que posteriormente formarán una costra.

 

Sin embargo, durante el primer brote también puede haber fiebre, dolor de garganta, cabeza o musculares y ganglios inflamados. De ahí la importancia de consultar a tu médico, pues, aunque pueden desaparecer solos en algunas semanas, es importante tener conocimiento y tomar precauciones, o puede recetarte algo para acelerar la desaparición del brote.

 

Ahora ya sabes que no es lo mismo tener un fuego que una boquera. Por eso es muy importante que, ante cualquier síntoma, consultes a tu médico para que defina de qué se trata realmente y cuál es la forma correcta de abordarla para evitar complicaciones.

 

Para conocer más sobre el herpes, no te pierdas el siguiente video.

 

Videos Recomendados

¿Quieres conocer más sobre los temas que a ti te interesan de Salud180?
Únete al servicio de Alertas y recibe las noticias más relevantes en tu correo electrónico.
Comentarios

imxsify block

Lo que pasa en la red
 

Below Article Thumbnails Taboola