Apostar mucho se convierte en adicción

Apostar mucho se convierte en adicción

La adicción al juego puede hacerte perder dinero y amigos.

Bloque que muestra la firma del editor.

Según estimaciones del Centro de Atención de Ludopatía y Crecimiento Integral (CALCI), en México hay alrededor de medio millón de personas que son jugadores compulsivos. Sin embargo, la cifra se dispara hasta los cuatro millones si se toma en cuenta a todos los que alguna vez han caído en esta situación. El problema es que pocos saben que la adicción a los juegos de azar y a las apuestas, conocida como ludopatía, es considerada por la Organización Mundial de la Salud como un trastorno mental.

 

Afortunadamente, existen tratamientos médicos e, incluso, la Secretaría de Gobernación, a través del Consejo Nacional de Adicciones (CONADIC) pretende crear un Centro de Atención para la Protección a las Personas Vulnerables al Juego. En México, la ludopatía no constituye un problema de salud pública, pero en otros ya lo es, como es el caso de Estados Unidos, donde 2.5 millones de personas son apostadores patológicos, 3 millones apostadores problemáticos y 15 millones están en riesgo de desarrollar ludopatía.

 

¿Cómo se desarrolla la ludopatía?

 

Hombres y mujeres de cualquier edad y condición socio-económica pueden ser ludópatas. Generalmente, esta adicción va de la mano con la depresión, el beber alcohol y consumir drogas. Expertos de la Academia Norteamericana de Médicos de Familia consideran que la apuesta patológica es una necesidad urgente de jugar y no poder contenerse. El jugador tiene compulsión por apostar cantidades cada vez mayores para buscar la emoción deseada, una especie de excitación que se siente cuando gana y pierde dinero.



Las experiencias y el tipo de personalidad del individuo también juegan un rol muy importante. Los adictos al juego no pueden controlar sus impulsos de apostar; terminan perdiendo mucho dinero y acaban teniendo problemas con las finanzas. Apostar generalmente les causa problemas en el trabajo, en el colegio o en sus relaciones personales. Sin embargo, a pesar de estos problemas un apostador patológico continuará apostando.



Tratamientos para un ludópata

Para Carlos del Moral Ehlers, experto en ludopatía y presidente de CALCI, se trata de un problema difícil de detectar porque no presenta síntomas físicos, pero las consecuencias pueden ser devastadoras para la propia persona y sus familiares. “Los ludópatas son gente que no puede detenerse. Se acaban el dinero y van a su casa por más o piden prestado. Consiguen efectivo de cualquier forma. Por lo que, incluso, llegan a hacerse de problemas legales por robo o falsificación”, señala.

 

Las causas también pueden ser emocionales porque “el jugador entra en un círculo vicioso del que no puede salir. Juega, gana, pierde. Si alguien cae en el juego, es porque no vive a gusto, tiene vacíos existenciales”, acota del Moral. La apuesta patológica puede ser difícil de tratar puesto que una persona que la padece difícilmente reconoce su adicción.

 

Lo primero es admitir que se tiene un problema compartiéndolo con la familia y los amigos. Segundo, acudir a los distintos grupos de ayuda que existen, como CALCI, a donde pueden recibir ayuda profesional. Según del Moral, el tratamiento tiene una duración aproximada de hasta un año para que evitar que recaigan. El tratamiento para los apostadores patológicos también puede incluir terapias para la depresión o el abuso de substancias, si es necesario.

 

Videos Recomendados

¿Quieres conocer más sobre los temas que a ti te interesan de Salud180?
Únete al servicio de Alertas y recibe las noticias más relevantes en tu correo electrónico.
Comentarios

imxsify block

Lo que pasa en la red
 

Below Article Thumbnails Taboola