3 hábitos de higiene que depuran tu cuerpo

3 hábitos de higiene que depuran tu cuerpo

Bloque que muestra la firma del editor.

De acuerdo con un estudio publicado en la revista Psychoneuroendocrinology, practicar meditación yóguica durante 12 minutos diarios disminuye el estrés, ya que reduce la respuesta inflamatoria del sistema inmunológico.

 

La limpieza personal es de gran importancia para cuidar tu salud y además es una base de las tradiciones Yoguicas, te presentamos cinco sencillos pasos que pueden cambiar tu día de forma positiva.

 

¡Ligera y saludable!

 

1. Cepilla tus dientes

Lo primero que debes hacer al levantarte es lavarte los dientes, procurando cepillar muy bien la lengua, en la tradición yogui hay un utensilio especial para limpiar la lengua, pero hoy en día el cepillo de dientes es una buena opción, a pesar de que se pueden conseguir estos limpiadores fácilmente en el mercado.

 

Al limpiar la lengua quedas libre de bacterias y puedes continuar con el siguiente paso.

 

2. Más agua

Toma agua natural al tiempo y en ayunas. Después de haber lavado tu boca sentirás una frescura incomparable, pero además es muy importante hidratarte a esta hora.

 

3. Limpia tu nariz

Después de lavar los dientes en ocasiones puedes sentir la necesidad de hacerlo, ya que la boca y los conductos nasales están conectados. Al lavar la lengua y toser la mucosidad emerge y es necesario desecharla.

 

Los yoguis usan un utensilio especial llamado Neti Pot, pero si te parece difícil puedes simplemente humectar tu nariz con agua de mar, la cual se consigue en cualquier farmacia, y después sonarte. Si quieres conocer más, visita: somosyoga.com

Aclaracion:

El contenido mostrado es responsabilidad del autor y refleja su punto de vista, mas no la ideología de Salud180.com

Videos Recomendados

¿Quieres conocer más sobre Yoga?
Únete a Salud180 y al servicio de Alertas para recibir las noticias más relevantes en tu correo electrónico.
Comentarios

imxsify block

Lo que pasa en la red
 

Below Article Thumbnails Taboola