Trombosis venosa profunda por viajar en avión

Trombosis venosa profunda por viajar en avión

Trombosis venosa profunda por viajar en avión. Cortesía: iStock

Bloque que muestra la firma del editor.

Cuando existe un viaje aéreo se recomienda mover las piernas de manera constante para evitar la hinchazón y una trombosis, pero ¿por qué? y ¿de dónde sale esta teoría?

 

Como lo estipula el documento “Internacional Travel and Health. Situation as on 1 January 2008” La contracción de los músculos es factor importante que ayuda a mantener el flujo de sangre a través de las venas, especialmente en las piernas. La inmovilidad prolongada, especialmente cuando la persona está sentada, puede provocar un estancamiento de la sangre en las piernas, que a su vez provoca hinchazón, rigidez y molestias.

 

Se sabe que la inmovilidad es uno de los factores que pueden provocar el desarrollo de un coágulo de sangre en una vena profunda, conocido como “trombosis venosa profunda” o TVP. Las investigaciones han demostrado que la TVP puede ocurrir como resultado de la inmovilidad prolongada, por ejemplo, durante un viaje largo, ya sea en coche, autobús, tren o avión.

 

La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha emprendido un gran estudio de investigación (WRIGHT), para establecer si hay un incremento del riesgo de Tromboembolismo Venoso (TVP) en los viajes por avión, determinar la magnitud del riesgo y la implicación de otros factores y el estudio de medidas preventivas.

 

Se ha encontrado en la fase I del estudio epidemiológico, que el riesgo de tromboembolismo venoso es aproximadamente el doble después de un vuelo de duración media de más de 4 horas y también en otras formas de viaje con inmovilidad prolongada. El riesgo se incrementa con la duración del viaje y con múltiples viajes dentro de un corto periodo de tiempo.

 

Trombosis venosa profunda

 

En la mayoría de los casos de TVP los trombos son pequeños y no provocan síntomas. El organismo es capaz de disolver gradualmente el trombo sin consecuencias a largo plazo. Los trombos más grandes pueden ocasionar síntomas como hinchazón de piernas, sensibilidad en la zona, irritación y dolor.

En ocasiones una parte del trombo puede desprenderse y viajar por la corriente sanguínea hasta acabar alojado en los pulmones. Esto se conoce como embolismo pulmonar y puede provocar dolor en el pecho, dificultades respiratorias y en casos graves, la muerte súbita. Esto puede ocurrir muchas horas e incluso días después de la formación del trombo en la extremidad inferior.

 

El riesgo de desarrollar TVP durante los viajes aumenta cuando intervienen otros factores de riesgo añadidos. Entre los factores que se mencionan en el estudio propios de los adultos mayores, Entre éstos se incluyen los siguientes:

 

• TVP o embolismo pulmonar previos.
• Historia de TVP o embolismo pulmonar en un familiar cercano.
• Uso de terapia de estrógenos o terapia hormonal sustitutiva (THS).
• Cirugía o traumatismo reciente, especialmente del abdomen, región pélvica o piernas.
• Cáncer.
• Obesidad.
• Ciertas anomalías genéticas de la coagulación de la sangre.


Es recomendable que las personas con uno o más de estos factores de riesgo pidan consejo médico específico o en un centro de atención al viajero con antelación suficiente antes de embarcar en un vuelo de tres o más horas de duración.

La TVP ocurre con mayor frecuencia en personas de más edad. Algunos investigadores sugieren que fumar, la obesidad y las venas varicosas pueden ser un riesgo.

Videos Recomendados

¿Quieres conocer más sobre Cáncer?
Únete a Salud180 y al servicio de Alertas para recibir las noticias más relevantes en tu correo electrónico.
Comentarios

imxsify block

Lo que pasa en la red
 

Below Article Thumbnails Taboola