Vitamina C, (Acido ascórbico)

Shares lateral

Vitamina C, (Acido ascórbico)

Producto antiescorbuto y antioxidante. Tiene un modo de acción muy peculiar, disminuyendo el pH vaginal y la normalización de la flora vaginal. En general, el ácido ascórbico es un micronutriente esencial requerido para el funcionamiento metabólico normal del cuerpo humano.

 

Indicaciones

 

Tratamiento y prevención del escorbuto. Adyuvante en el resfriado y la gripe. Coadyuvante en quemaduras y retardo en la curación de heridas y fracturas, debido a su importancia en la síntesis de colágeno.

 

Estados febriles, enfermedades crónicas, procesos infecciosos, sobre todo de las vías respiratorias, fumadores crónicos y otros estados en que aumentan los requerimientos de ácido ascórbico. Embarazo y lactancia, debido a que en estos periodos las cantidades de ácido ascórbico requeridas son mayores.

 

Como adyuvante en el manejo de la púrpura senil, en la cual hay áreas irregulares de sangrado en la piel debido al proceso atrófico del tejido conjuntivo de soporte que contiene los vasos sanguíneos.

 

Recientemente se ha remarcado su papel en el “estrés oxidativo”, dado que puede tener una función como protector en la enfermedad cardiovascular, en la formación de catarata senil, en la degeneración macular y en la artritis reumatoide. Vaginosis bacteriana.

 

Efectos secundarios

 

En raras ocasiones se puede presentar comezón o prurito vaginal después de la administración.

 

Contraindicaciones

 

Hipersensibilidad a los componentes de la fórmula. No debe usarse en pacientes con gastritis, úlcera péptica, insuficiencia renal, diabéticos o bajo tratamiento con anticoagulantes, pacientes con gota, cistinuria y cálculos renales.

 

Manifestaciones y manejo de la sobredosificación o ingesta accidental

 

Debido a la forma farmacéutica del producto no se esperan casos de sobredosificación.

En caso de una sobredosis, llame a los servicios de emergencia de su localidad; desde la ciudad de méxico, marque al 066.

 

Presentación

 

Caja con 6 tabletas vaginales. Caja con 6 ampolletas de 10 ml.

 

Información adicional

 

Puede ser usado durante el embarazo y la lactancia bajo control médico.

 

Su venta requiere receta médica.

 

La vitamina C se requiere para el crecimiento y reparación de tejidos en todas las partes del cuerpo. Es necesaria para formar el colágeno, una proteína importante utilizada para formar la piel, el tejido cicatricial, los tendones, los ligamentos y los vasos sanguíneos. La vitamina C es esencial para la cicatrización de heridas y para la reparación y mantenimiento de cartílago, huesos y dientes.



La vitamina C es uno de muchos antioxidantes, al igual que otros dos antioxidantes bien conocidos como la vitamina E y el betacaroteno. Los antioxidantes son nutrientes que bloquean parte del daño causado por los radicales libres, los cuales son subproductos que resultan cuando el cuerpo transforma alimentos en energía.



La acumulación de estos subproductos con el tiempo es ampliamente responsable del proceso de envejecimiento y puede contribuir al desarrollo de diversos trastornos médicos tales como cáncer, cardiopatía y muchos trastornos inflamatorios como la artritis. Los antioxidantes también ayudan a reducir el daño corporal causado por los químicos y contaminantes tóxicos como el humo del cigarrillo.



Todas las frutas y verduras contienen alguna cantidad de vitamina C. Los alimentos que tienden a ser las mayores fuentes de vitamina C son, entre otros: el pimentón verde, las frutas y jugos de cítricos, las fresas, los tomates, el brócoli, los nabos y otras verduras de hoja verde, la papa o patata blanca y la dulce (camote) y el melón cantalupo.



Otras fuentes excelentes abarcan: la papaya, el mango, el melón, la col de Bruselas, la coliflor, el repollo, la calabaza, los pimentones rojos, la frambuesa, los arándanos, la piña y los arándanos agrios.

 

Una cantidad muy poca de vitamina C puede llevar a signos y síntomas de deficiencia, como:

 

  • Resequedad y formación de horquilla en el cabello
  • Gingivitis (inflamación de las encías)
  • Encías sangrantes
  • Piel áspera, reseca y descamativa
  • Disminución de la tasa de cicatrización de heridas
  • Tendencia a la formación de hematomas
  • Sangrados nasales
  • Debilitamiento del esmalte de los dientes
  • Dolor e inflamación de las articulaciones
  • Anemia
  • Disminución de la capacidad para combatir infecciones
  • Posible aumento de peso debido al metabolismo lento



Una forma grave de deficiencia de vitamina C se conoce como escorbuto, que afecta principalmente a adultos mayores y desnutridos.

 

Fuentes

 

Thomson PLM. Diccionario de Especialidades Farmaceuticas, 2011.