Rabeprazol sódico

Rabeprazol sódico

El rabeprazol sódico pertenece a la clase de compuestos antisecretores conocidos como benzimidazoles substituidos, que no exhiben propiedades anticolinérgicas o antagónicas H2 de la histamina, pero suprimen la secreción de ácido gástrico por la inhibición específica de la enzima ATPasa H+/K+ (bomba ácida o de protones).

 

Indicaciones

 

Está indicado para el tratamiento de: Síntomas asociados con enfermedad ácido-péptica (gastritis). Enfermedad por reflujo gastro-esofágico.

 

Terapia de mantenimiento para enfermedad por reflujo gastro-esofágico. Úlcera gástrica benigna activa. Úlcera duodenal activa. Erradicación de infecciones por H. pylori en conjunción con la terapia antibiótica adecuada. Síndrome de Zollinger-Ellison.

 

Efectos secundarios

 

Los efectos colaterales observados generalmente han sido de naturaleza leve y transitoria.

 

En estudios clínicos, los eventos adversos más comunes (incidencia > 5%) fueron dolor de cabeza, diarrea y náuseas. Otros eventos (incidencia < 5 y >2%) fueron rinitis, dolor abdominal, astenia, flatulencia, faringitis, vómitos, dolor no específico en la espalda, mareos, síndrome gripal, infección, tos, constipación e insomnio.

 

Finalmente, los eventos que se presentaron esporádicamente (< 1%) fueron erupción cutánea, mialgia, dolor de pecho, boca seca, dispepsia, nerviosismo, somnolencia, bronquitis, sinusitis, resfríos, eructos, calambres en las piernas, infección en el tracto urinario, artralgia y fiebre.

 

Se han reportado casos aislados de anorexia, gastritis, aumento de peso, depresión, prurito, trastornos en la visión o el gusto, sudoración y leucocitosis.

 

Sin embargo solamente dolor de cabeza, diarrea, dolor abdominal, astenia, flatulencia, erupción cutánea y boca seca han sido asociados con su uso.

 

Durante la experiencia postcomercialización, se han reportado también algunos casos de eritema y raras reacciones bulosas las cuales generalmente desaparecieron al suspender la terapia.

 

Contraindicaciones

 

Está contraindicado en pacientes con hipersensibilidad conocida al rabeprazol sódico, benzimidazoles substituidos o a cualquier excipiente usado en la formulación. También está contraindicado en el embarazo y durante la lactancia.

 

Manifestaciones y manejo de la sobredosificación e ingesta accidental

 

En caso de una sobredosis, llame a los servicios de emergencia de su localidad; desde la ciudad de México marque al 066.

 

Presentación

 

Caja con 7 ó 14 tabletas de 20 mg en envase de burbuja.

Caja con 14 tabletas de 10 mg en envase de burbuja.

 

Información adicional

 

El Helicobacter pylori se asocia con la enfermedad ácido péptica, incluyendo la úlcera duodenal y la úlcera gástrica. En estos pacientes, el H. pyloriestá implicado como el principal factor que contribuye al desarrollo de gastritis y úlceras. Evidencia reciente también sugiere una relación causal entre carcinoma gástrico y H. pylori.

 

In vitro, rabeprazol ha mostrado tener efecto bactericida sobre el H. pylori. La erradicación de H. pylori y antimicrobianos está asociada con altos índices de curación de lesiones en las mucosas gástricas.

 

La experiencia clínica en estudios controlados aleatorizados indica que rabeprazol 20 mg en combinación con dos antibióticos, por ejemplo, claritromicina y amoxicilina (administrados a las dosis aprobadas) dos veces al día por una semana, logran rangos de erradicación > 80% en pacientes con úlceras gastro-duodenales.

 

La respuesta sinto¬mática a la terapia con rabeprazol sódico no evita la presencia de malignidad gástrica, de aquí que deba excluirse la posibilidad de malignidad antes de comenzar el tratamiento.

 

Es conveniente advertir que las tabletas deben tragarse, nunca chuparse o masticarse, para que no pierdan la capa entérica con que se encuentran recubiertas.

 

Si durante el tratamiento el estado de alerta se altera por somnolencia, es recomendable que se evite el manejar u operar maquinaria compleja.

Se excreta por las glándulas mamarias de la rata. Por lo tanto, no deberá ser utilizado durante la lactancia.

 

Durante la administración conjunta de rabeprazol y claritromicina, las concentraciones plasmáticas de rabrepazol y el metabolito activo de la claritromicina se incrementaron en un 24 y 50% respectivamente. Esto se considera una interacción útil en la erradicación del H. Pylori.

 

Fuentes

 

Vademecum Farmaceutico, IPE

Thomson PLM. Diccionario de Especialidades Farmacéuticas, 2011.

Comentarios