L-carnitina

L-carnitina

Catalizador energético y cofactor metabólico. El papel principal de la carnitina es el de facilitar en la mitocondria la transformación de los ácidos grasos y carbohidratos en fuente de energía, evitando la formación y depósito ácido láctico en los tejidos.

 

Indicaciones

 

Insuficiencia hepática, esteatosis hepática, cirrosis hepática, hepatitis tóxica, hiperamoniemia, hepatotoxicidad inducida por fármacos antiepilépticos (por ejemplo, ácido valproico, politerapias).

 

Miopatías lipídicas, obesidad endógena, diabetes mellitus/resistencia a la insulina, polineuropatía diabética, hiperlipidemias, síndrome de fatiga crónica, hipertiroidismo. Cardiopatía isquémica, enfermedad vascular periférica, cardiomiopatia, posinfarto de miocardio. Pacientes bajo tratamiento con diálisis. Enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC).

 

Sujetos sanos quienes comienzan a practicar deporte y deportistas con alto rendimiento físico, deficiencia de carnitina por dieta vegetariana, infertilidad masculina por reducida motilidad espermática y todas aquellas condiciones fisiológicas y patológicas que conlleven a una deficiencia primaria o secundaria de carnitina.

 

Efectos secundarios

 

Náuseas, vómito, dolor abdominal y diarrea, todos estos síntomas son de carácter leve y transitorio y desaparecen al continuar con el tratamiento o bien al suspenderlo.

 

Contraindicaciones

 

Personas alérgicas a la carnitina.

 

Manifestaciones y manejo de la sobredosificación o ingesta accidental

 

En el supuesto caso de que llegara a presentarse una situación como ésta, se recomienda provocar el vómito, realizar lavado gástrico y controlar los signos vitales.

 

En caso de una sobredosis, llame a los servicios de emergencia de su localidad; desde la ciudad de méxico, marque al 066.

 

Presentación

 

Cajas con frascos de 30 ó 60 tabletas masticables.

 

Información adicional

 

Los signos y síntomas que hacen sospechar en un déficit de carnitina son los siguientes: fatiga muscular, dolor muscular con escaso ejercicio, calambres, hipotonía, letargo, anorexia, hipoglucemia, disminución del rendimiento físico escolar e intelectual, irritabilidad, infecciones recurrentes, afectación hepática (hepatomegalia y deterioro de las pruebas de función hepática) y disfunción cardiaca.

 

El médico tratante deberá de evaluar el riesgo/beneficio de su administración durante el embarazo y la lactancia.

Su venta requiere receta médica.

 

Fuentes

 

Thomson PLM. Diccionario de Especialidades Farmaceuticas, 2011.

Comentarios