Vacuna antigripal

Vacuna antigripal

La vacuna antigripal protege a las personas contra la gripe. Hay dos tipos de vacunas antigripales: una vacuna inyectable y una vacuna en forma de aerosol nasal.

 

La inyectable contra la gripe contiene virus muertos (inactivos), de manera que no es posible contraer la gripe de este tipo de vacuna.

 

Sin embargo, algunas personas sí presentan febrícula durante uno o dos días después de recibir la vacuna, mientras su sistema inmunitario se activa para reconocer el virus.

 

La vacuna inyectable contra la gripe está aprobada para personas de seis meses en adelante. Una vacuna antigripal en forma de aerosol nasal, llamada FluMist, usa un virus vivo debilitado, en vez de un virus muerto como en la vacuna inyectable y está aprobada para personas saludables de 2 a 49 años de edad. La vacuna ayuda al revestimiento de la nariz a combatir las infecciones virales mismas.

 

No se debe utilizar en personas que padezcan asma ni en niños menores de 5 años que presenten episodios repetitivos de sibilancias.

 

Las vacunas antigripales normalmente se aplican a comienzos de la "temporada de gripe".

 

Fuentes

 

Robert B. Taylor. Medicina de familia: principios y práctica. 6ª ed. Masson Elsevier, 2006.
World Health Organization, UNAIDS. Vacunas E Inmunización: Situación Mundial. 2009

¿Quieres conocer más sobre los temas que a ti te interesan de Salud180?
Únete al servicio de Alertas y recibe las noticias más relevantes en tu correo electrónico.
Comentarios