Taquipnea transitoria en recién nacidos

Taquipnea transitoria en recién nacidos

La taquipnea transitoria es un trastorno respiratorio que generalmente se observa poco después del parto en bebés que nacen cerca del término o a término.

 

  • Transitorio significa que dura poco (generalmente menos de 24 horas)
  • Taquipnea significa respiración rápida (la mayoría de los recién nacidos normales toman de 40 a 60 respiraciones por minuto)

 

Etiología (Causas y factores de riesgo)

 

A medida que el bebé crece en el útero, los pulmones producen un líquido especial que los llena y los ayuda a crecer. Cuando el bebé nace a término, los químicos secretados durante el parto le ordenan a los pulmones suspender la producción de este líquido especial. Los pulmones del bebé comienzan a removerlo o reabsorberlo.

 

Las primeras respiraciones que el bebé toma después del parto llenan los pulmones con aire y ayudan a eliminar la mayor parte del líquido pulmonar restante. Parte del líquido también puede ser eliminado cuando el tórax del bebé se comprime mientras va pasando a través de la vía del parto.

 

El líquido restante en los pulmones provoca que el bebé respire rápidamente y le dificulta mantener abiertos los pequeños alvéolos pulmonares.

 

Es más probable que la taquipnea transitoria ocurra en bebés:

 

  • Nacidos antes de las 38 semanas de gestación
  • Sacados por cesárea
  • Cuyas madres tengan diabetes

 

Manifestaciones clínicas (Signos y síntomas)

 

Los recién nacidos con taquipnea transitoria presentan problemas respiratorios poco después de nacer, generalmente al cabo de 1 a 2 horas.

 

Los síntomas abarcan:

 

  • Coloración azulada de la piel (cianosis)
  • Respiración rápida y ruidosa, como de gruñidos
  • Aleteo nasal o movimientos entre las costillas o el esternón conocidos como tiraje

 

Diagnóstico (Pruebas y exámenes)

 

Los antecedentes de parto y embarazo de la madre son importantes para hacer el diagnóstico.

 

Los exámenes realizados en el bebé pueden ser:

 

  • Radiografía de tórax para descartar otras causas de problemas respiratorios.
  • Hemograma y hemocultivo para tratar de descartar una infección.
  • Monitoreo continuo de los niveles de oxígeno, respiración y frecuencia cardiaca del bebé

 

La taquipnea transitoria generalmente se diagnostica después de vigilar al bebé por uno o dos días.

 

Tratamiento

 

Al bebé se le suministra oxígeno en la medida de lo necesario para mantener un nivel adecuado de éste en la sangre. Los requerimientos de oxígeno del bebé generalmente son más altos unas cuantas horas después de nacer y luego comienzan a disminuir. La mayoría de los bebés con taquipnea transitoria mejoran en menos de 12 a 24 horas.

 

La respiración muy rápida puede llevar al bebé a no alimentarse de manera eficiente. Los líquidos y nutrientes se le administrarán a través de una vía intravenosa hasta que el bebé mejore.

 

De igual manera, el bebé puede recibir antibióticos hasta que se descarte una infección. En raras ocasiones, los bebés con taquipnea transitoria pueden tener problemas pulmonares persistentes hasta por una semana.


Pronóstico

 

La afección generalmente desaparece por completo al cabo de 24 a 48 horas después del parto. Los bebés que han tenido taquipnea transitoria normalmente no tienen problemas posteriores asociados con esta afección y no requieren cuidados especiales o controles distintos a las visitas pediátricas de rutina.

 

Fuentes

 

Harvard Health Publications.
Tricia Lacy Gomella. Neonatología: manejo básico, procedimientos, problemas en la guardia, enfermedades, fármacos. 5ª ed. Editorial Médica Panamericana, 2006.
Gordon B. Avery, Mary Ann Flechter, Mhairi G. MacDonald Neonatología: fisiopatología y manejo del recién nacido. Editorial Médica Panamericana, 2001.

Recibe las noticias más relevantes directo a tu correo electrónico del tema: taquipnea