Rectorragia

Shares lateral

Bloque que muestra el menú de tópicos horizontalmente.

Rectorragia

La rectorragia (o rectorajado) es un tipo de hemorragia que consiste en la pérdida de sangre roja o fresca a través del ano, bien sola o asociada a las heces. El origen de este sangrado suele localizarse en el colon descendente y en el recto.

 

La hemorragia digestiva baja incluye tanto a la rectorragia como a la hematoquecia que es un sangrado rectal de color rojo oscuro mezclado con las heces, lo que sugiere que la causa del sangrado está localizada en el intestino grueso o en el recto.

 

La rectorragia es bastante frecuente (más de 10% en algunas series), siendo mayor la incidencia en personas de edad avanzada.


Las causas de rectorragia son diversas, dependiendo sobre todo en la edad del paciente.

  • En menores de 30 años, el divertículo de Meckel es la causa más frecuente. Le sigue la enfermedad inflamatoria intestinal y los pólipos
  • En los mayores de 30 años, la diverticulosis colónica, las neoplasias, la angiodisplasia, la colitis isquémica, son las causas más frecuentes
  • Otras causas son: las hemorroides que es la causa más frecuente en general de la rectorragia, la rectitis actínica, las colitis infecciosas y los trastornos de coagulación

 

El diagnóstico causal de la rectorragia se establece con la combinación de la anamnesis, exploración física y realización de pruebas complementarias.

 

  • Anamnesis: El médico suele realizar un interrogatorio sobre la medicación previa consumida como los antiinflamatorios, antecedentes de enfermedad neoplásica como el cáncer colorrectal, episodios previos de sangrado y sobre todo los síntomas acompañantes
  • Exploración física: En primer lugar hay que valorar el estado general del paciente para saber la gravedad de la rectorragia dependiendo de la tensión arterial, frecuencia cardiaca, la coloración de piel y mucosas y estado de conciencia. Ante una tensión arterial menor de 100 mmHg, una frecuencia cardiaca de más de 100 latidos por minuto o palidez cutánea, el paciente presenta una rectorragia grave que requiere valoración y tratamiento en urgencias de un hospital

 

La palpación abdominal podrá objetivar masas o puntos dolorosos. La inspección anal y el tacto rectal valorarán la existencia de sangre o tumor en recto o hemorroides externas.

 

Pruebas complementarias: El hemograma, pruebas de coagulación y función renal, junto con las constantes vitales permiten estimar la gravedad de la rectorragia. La colonoscopia urgente se hará en los casos de hemorragia moderada o grave y podrá realizarse de forma diferida en el resto de los casos.


 

Fuentes

 

Luis Abreu García. Gastroenterología: endoscopia diagnóstica y terapéutica. 2ª ed. Editorial Médica Panamericana, 2007.