Parásitos

Parásitos

Los parásitos son organismo que viven sobre o dentro de otro organismo, usualmente causando daño al organismo anfitrión. También son parásitos, cualquier organismo que causa enfermedad, o un organismo que demuestre dependencia de otro organismo, su anfitrión, lo cual es siempre perjudicial para el anfitrión.

 

El parasitismo se distingue por dos factores biológicos: el parásito y el huésped. En el caso de parásitos intestinales, una especie vive específicamente en el tracto del intestino.

 

Algunas de las razones del por qué se desarrollan los parásitos, son:

 

1. Tomar agua sin hervir, clorar o que no sea potable.
2. Comer alimentos sin desinfectarlos adecuadamente; consumir verduras o frutas con cáscara, sin lavar.
3. Comer carne a media coser o no fresca.
4. Tener animales cerca de los alimentos.
5. No lavarse bien las manos después de ir al baño y antes de preparar e ingerir algún producto.
 

La parasitosis intestinal es una infección que puede presentarse en cualquier persona; sin embargo, es más común en los niños.

 

A continuación te explicamos los tres tipos de parásitos que se encuentran en los organismos de los niños:
 

Ascaris: Se caracterizan por alcanzar entre 10 y 30 centímetros de largo en un periodo de tres meses. Se transmiten a través de la ingesta de los huevecillos  fecundados del parásito, los cuales llegan al aparato digestivo por medio de las manos o de frutas y verduras contaminadas con tierra.
 

Una vez que el huevo llega al intestino delgado, éste se abre, las larvas atraviesan las paredes intestinales y viajan a través del torrente sanguíneo hasta llegar a los pulmones, pasando por el hígado, el corazón y el sistema respiratorio. Regularmente  se nutren de los alimentos que ingieren los niños. Entre los síntomas se encuentran: dolor abdominal, diarrea, irritación intestinal y tos.

 

Oxiurus: Se identifica por vivir sólo en los seres humanos, yl afecta particularmente a niños en edad preescolar y escolar. Se adquieren al ingerir alimentos contaminados por los huevecillos, los cuales crecen en los intestinos y con el tiempo son eliminados a través de la materia fecal.

 

Es el causante de la picazón en el ano, debido a que las hembras recorren el intestino hasta llegar al esfínter del ano, lugar donde deposita hasta 10 mil huevecillos. Además, se presenta inapetencia y alteraciones en el sueño.
 

La ropa interior, sábanas, juguetes y lápices, entre otros  son contaminados a través de las manos, por lo que es muy fácil su contagio.

 

Giardia: Es la infección intestinal más frecuente en las zonas urbanas y afecta de forma específica al intestino delgado. Es considerado el protozoario (animal pequeño) más grande que ataca al hombre, debido a que llega a medir hasta 70 centímetros.
 

La principal forma de contagio es beber o lavar frutas y verduras con agua contaminada, así como llevarse las manos a la boca después de haber estado en contacto con superficies contaminadas.
 

Los pequeños que están infectados suelen tener náuseas, espasmos abdominales, diarrea repentina, y en casos severos pérdida de peso y anemia. En algunos casos la enfermedad es asintomática.
 

¡Evítalas!

 

La Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda la desparasitación de todos los miembros de la familia cuando menos dos veces al año, en zonas de alta frecuencia de parasitosis.

 

Para ello, algunos especialistas recomiendan utilizar un desparasitante eficaz, sencillo y rápido, que ayude a eliminar del organismo todo tipo de parásitos intestinales como amibas, lombrices y otros bichos.

 

Fuentes

 

Pedro García Martos, Fernando Paredes Salido, María Teresa Fernández del Barrio. Microbiología clínica práctica. 2ª ed, 1994.
 

¿Quieres conocer más sobre los temas que a ti te interesan de Salud180?
Únete al servicio de Alertas y recibe las noticias más relevantes en tu correo electrónico.
Comentarios