Infarto de miocardio

Infarto de miocardio

Un infarto de miocardio es una enfermedad cardiovascular, que se presenta cuando los vasos sanguíneos que irrigan el corazón se bloquean, impidiendo la llegada de suficiente oxígeno a este órgano.

 

El músculo cardiaco muere o resulta dañado en forma permanente. Conocido coloquialmente como ataque cardiaco, los médicos lo llaman infarto de miocardio (IM).

 

La definición de infarto de miorcardio o agudo de miocardio incluye diferentes perspectivas relativas a las características clínicas (manifestaciones), electrocardiográficas (ECG), bioquímicas (pruebas de laboratorio) y patológicas.

 

El Ifarto de Miocardio (IM) se puede presentar con o sin una una elevación persistente del segmento ST en el electrocardiograma.

 

La Organización Mundial de la Salud estimó en 1995 que las enfermedades cardiovasculares representaban la causa más frecuente de mortalidad en el ámbito mundial, rebasando a la mortalidad ocasionada por enfermedades infecciosas y parasitarias.

 

Asimismo reconoce que la epidemia de las enfermedades cardiovasculares avanza rápidamente tanto en los países desarrollados como en los que se encuentran en vías de desarrollo.

 

En América Latina y el Caribe las enfermedades cardiovasculares representan el 31% del total de las defunciones. Se estima que ocurrirán 20.7 millones de defunciones por enfermedades cardiovasculares en esta región durante los próximos 10 años.

Causas y factores de riesgo

 

La mayoría de los ataques cardiacos son provocados por un coágulo que bloquea una de las arterias coronarias, las cuales llevan sangre y oxígeno al corazón.

 

Si el flujo sanguíneo se bloquea, el corazón sufre por la falta de oxígeno y las células cardíacas mueren.

 

En la ateroesclerosis, la placa, que se compone de colesterol y otras células, se acumula en las paredes de las arterias coronarias.

 

Un ataque cardíaco puede ocurrir como resultado de lo siguiente:

  1. La acumulación lenta de placa puede casi bloquear una de sus arterias coronarias. Un ataque cardiaco puede ocurrir si no puede fluir suficiente sangre oxigenada a través de este bloqueo, lo cual puede suceder más probablemente cuando usted esté haciendo ejercicio
  2. La placa en sí desarrolla hendiduras (fisuras) o rupturas. Las plaquetas sanguíneas se pegan a estas rupturas y forman un coágulo de sangre (trombo). Un ataque cardíaco se puede presentar si dicho coágulo de sangre bloquea completamente el paso de la sangre oxigenada hacia el corazón. Ésta es la causa más común

 

En ocasiones, el estrés físico o emocional súbito y significativo, incluyendo una enfermedad, puede desencadenar un ataque cardíaco.

 

Los factores de riesgo para el desarrollo de arteriopatía coronaria y ataque cardíaco comprenden:

  1. Edad avanzada (más de 65 años)
  2. Sexo masculino
  3. Diabetes
  4. Antecedentes familiares de arteriopatía coronaria (factores genéticos o hereditarios)
  5. Hipertensión arterial
  6. Tabaquismo
  7. Demasiada grasa en la dieta
  8. Niveles de colesterol malsanos, especialmente colesterol LDL ("malo") alto y colesterol HDL ("bueno") bajo
  9. Enfermedad renal crónica

Síntomas

 

El dolor torácico es un síntoma importante de ataque cardiaco. Usted puede sentir el dolor sólo en una parte del cuerpo o puede irradiarse desde el pecho a los brazos, el hombro, el cuello, los dientes, la mandíbula, el área abdominal o la espalda.

 

El dolor puede ser intenso o leve y se puede sentir como:

  1. Una banda apretada alrededor del pecho
  2. Indigestión
  3. Algo pesado posado sobre el pecho
  4. Presión aplastante o fuerte

 

El dolor generalmente dura más de 20 minutos. El reposo y un medicamento llamado nitroglicerina puede que no alivien completamente el dolor de un ataque cardíaco. Los síntomas también pueden desaparecer y regresar.

 

Otros síntomas de un ataque cardiaco pueden ser:

  1. Ansiedad
  2. Tos
  3. Desmayos
  4. Mareo, vértigo
  5. Náuseas o vómitos
  6. Palpitaciones (sensación de que el corazón está latiendo demasiado rápido)
  7. Dificultad para respirar
  8. Sudoración que puede ser extrema

 

Algunas personas (los ancianos, las personas con diabetes y mujeres) pueden experimentar poco o ningún dolor torácico. O pueden experimentar síntomas inusuales (dificultad para respirar, fatiga, debilidad).

 

Un "ataque cardiaco silencioso" es aquel que no presenta síntomas.

Diagnóstico

 

Un ataque cardíaco es una emergencia médica. Si usted experimenta síntomas, busque asistencia médica de inmediato.

 

Llame al número local de emergencias inmediatamente y NO trate de conducir usted mismo hasta el hospital.

 

NO SE DEMORE debido a que usted está en el mayor riesgo de muerte cardiaca súbita en las primeras horas de un ataque cardíaco.

 

El médico llevará a cabo un examen físico y auscultará el corazón con un estetoscopio.

 

El médico puede escuchar ruidos anormales en los pulmones (llamados crepitaciones), un soplo cardíaco u otros ruidos anormales.

 

Usted puede presentar pulso acelerado y su presión arterial puede ser normal, alta o baja.

 

Los exámenes para evaluar el corazón abarcan:

  1. Angiografía coronaria
  2. Tomografía computarizada
  3. Ecocardiografía
  4. Electrocardiografía (ECG) una vez o repetida a lo largo de varias horas
  5. Resonancia magnética
  6. Ventriculografía nuclear

 

Los exámenes de sangre pueden ayudar a mostrar si usted tiene daño al tejido cardíaco o un alto riesgo de ataque cardiaco. Estos exámenes pueden ser:

  1. Troponina I y troponina T
  2. Creatina-cinasa y creatina-cinasa MB
  3. Mioglobina sérica

Tratamiento

 

Si usted tuvo un ataque cardiaco, necesitará permanecer en el hospital, posiblemente en la unidad de cuidados intensivos (UCI).

 

Estará conectado a una máquina de ECG, de tal manera que el equipo médico pueda observar cómo está latiendo su corazón.

 

Las arritmias (latidos irregulares) potencialmente mortales son la principal causa de muerte durante las primeras horas de un ataque cardíaco.

 

Estas arritmias se pueden tratar con medicamentos o desfibrilación/cardioversión eléctrica.

 

El equipo médico le suministrará oxígeno, incluso si sus niveles de este elemento en la sangre son normales. Esto se hace para que los tejidos del organismo tengan fácil acceso al oxígeno y el corazón no tenga que esforzarse tanto.

 

Se coloca una vía intravenosa dentro de una de las arterias y a través de ésta se inyectan medicamentos y líquidos.

 

Es posible que se necesite una sonda insertada en la vejiga (sonda vesical), de manera que los médicos puedan observar qué tanto líquido está eliminando el cuerpo.

Angioplastía y colocación de Etent

La angioplastia, también llamada intervención coronaria percutánea (ICP), es el procedimiento de emergencia preferido para abrir las arterias en algunos tipos de ataques cardiacos.

 

Se debe llevar a cabo preferiblemente dentro de los 90 minutos después de llegar al hospital y antes de 12 horas después de un ataque cardiaco.

 

La angioplastia es un procedimiento para abrir vasos sanguíneos estrechos o bloqueados que le suministran sangre al corazón.

 

Un stent de la arteria coronaria es un pequeño tubo de malla metálica que se abre (expande) dentro de una arteria coronaria.

 

Un stent se coloca con frecuencia después de una angioplastia y evita que la arteria se cierre de nuevo.

 

Un stent liberador de fármaco contiene un medicamento que ayuda a prevenir el cierre de la arteria.

Terapia trombolítica (fármaco)

Dependiendo de los resultados del ECG, a ciertos pacientes se les puede administrar anticoagulantes.

 

Es mejor si estos fármacos se administran dentro de las primeras 3 horas desde cuando el paciente sintió por primera vez el dolor torácico.

 

Esto se denomina terapia trombolítica. El medicamento se administra primero a través de una vía intravenosa. Los anticoagulantes que se toman por vía oral se pueden prescribir posteriormente para prevenir la formación de coágulos.

 

La terapia trombolítica no es apropiada para personas que han tenido:

  1. Sangrado dentro de la cabeza (hemorragia intracraneal)
  2. Anomalías cerebrales tales como tumores o malformaciones vasculares
  3. Accidente cerebrovascular en los últimos 3 meses (o posiblemente más)
  4. Traumatismo craneal en los últimos 3 meses

 

La terapia trombolítica es extremadamente peligrosa en mujeres que estén embarazadas o personas que hayan tenido:

  1. Antecedentes de usar anticoagulantes como Coumadin
  2. Una cirugía o un traumatismo mayor durante las últimas 3 semanas
  3. Sangrado interno durante las últimas 2-4 semanas
  4. Úlcera péptica
  5. Presión arterial extremadamente alta

 

Otros medicamentos

Muchos medicamentos diferentes se utilizan para tratar y prevenir ataques cardíacos.

 

La nitroglicerina ayuda a reducir el dolor torácico. Usted también puede recibir medicamentos fuertes para aliviar el dolor.

 

Los medicamentos antiplaquetarios, como el ácido acetilsalicílico y clopidogrel (Plavix), ayudan a prevenir la formación de coágulos.

 

Pregúntele al médico cuáles de estos fármacos usted debe tomar y siempre hable primero con él antes de suspenderlos:

  1. Durante el primer año después de un ataque cardíaco, usted probablemente tomará ácido acetilsalicílico y clopidogrel todos los días. Después de eso, el médico puede prescribir sólo ácido acetilsalicílico
  2. Si a usted le practicaron una angioplastia y le colocaron una endoprótesis coronaria después del ataque cardíaco, posiblemente necesite tomar clopidogrel con el ácido acetilsalicílico durante más de un año

 

Otros medicamentos que usted puede recibir durante o después de un ataque cardiaco abarcan:

  1. Los beta-bloqueadores (como metoprolol, atenolol y propranolol) ayudan a reducir la tensión sobre el corazón y a bajar la presión arterial
  2. Los inhibidores ECA (IECA) (como ramipril, lisinopril, enalapril o captopril) se utilizan para prevenir la insuficiencia cardiaca y bajar la presión arterial
  3. Los medicamentos reductores de lípidos, especialmente las estatinas (como lovastatina, pravastatina, sinvastatina, atorvastatina y rosuvastatina) reducen los niveles de colesterol en la sangre para impedir que se incremente la placa. Estos medicamentos pueden reducir el riesgo de otro ataque cardíaco o de muerte

 

Consulte siempre con el médico antes de suspender cualquier medicamento, especialmente estos fármacos. Suspender o cambiar la cantidad de estos medicamentos puede ser mortal.

 

Injerto de revascularizacón coronario

La angiografía coronaria puede revelar arteriopatía coronaria grave en muchos vasos o un estrechamiento de la arteria coronaria principal izquierda (el vaso que suministra la mayor parte de la sangre al corazón).

 

En estas circunstancias, el cardiólogo puede recomendar un injerto de revascularización coronaria de emergencia (CABG, por sus siglas en inglés).

 

Este procedimiento también se denomina "cirugía a corazón abierto".

 

El cirujano toma ya sea una vena o una arteria de otro lugar del cuerpo y la utiliza para crear una derivación de la arteria coronaria bloqueada.

Pronóstico

La recuperación después de un ataque cardiaco depende de la cantidad y localización del tejido dañado.

 

El pronóstico es peor si el ataque cardíaco causó daño al sistema de señales que le ordena al corazón contraerse.

 

Aproximadamente un tercio de los casos son mortales.

 

Si la víctima sigue con vida dos horas después del ataque, es probable que sobreviva, pero puede tener complicaciones.

 

Los casos que no presentan complicaciones pueden recuperarse totalmente.

 

Generalmente, una persona que haya tenido un ataque cardiaco puede retornar en forma lenta a sus actividades normales, incluyendo la actividad sexual.

Complicaciones

  1. Shock cardiógeno
  2. Insuficiencia cardíaca congestiva
  3. Daño que se extiende más allá del tejido cardíaco (extensión del infarto), llevando posiblemente a la ruptura del corazón
  4. Daño a las válvulas cardíacas o a la pared entre los dos lados del corazón
  5. Inflamación alrededor del revestimiento del corazón (pericarditis)
  6. Latidos cardiacos irregulares, incluyendo taquicardia ventricular y fibrilación ventricular
  7. Coágulo de sangre en los pulmones (embolia pulmonar)
  8. Coágulo de sangre al cerebro (accidente cerebrovascular)
  9. Efectos secundarios del tratamiento farmacológico

 

Llame de inmediato al número local de emergencias si tiene síntomas de un ataque cardíaco.

Prevención

Para prevenir un ataque cardiaco:

  1. Mantenga la presión arterial, la glucemia y el colesterol bajo control
  2. No fume
  3. Piense en tomar 1 ó 2 vasos de alcohol o vino al día, dado que las cantidades moderadas de alcohol pueden reducir el riesgo de problemas cardiovasculares. Sin embargo, beber cantidades mayores hace más daño que provecho
  4. Consuma una dieta rica en frutas y verduras y baja en grasa animal
  5. Coma pescado dos veces a la semana. El pescado horneado o cocido a la parrilla es mejor que el pescado frito, ya que freírlo puede destruir algunos de los beneficios para la salud.
  6. Haga ejercicio a diario o varias veces por semana. Caminar es una buena forma de hacer ejercicio, pero antes de comenzar una rutina de ejercicio consulte con el médico.
  7. Baje de peso en caso de tener sobrepeso

 

Si usted tiene uno o más factores de riesgo para una cardiopatía, hable con el médico acerca de la posibilidad de tomar aspirina para ayudar a prevenir un ataque cardíaco.

 

Se puede prescribir la terapia con aspirina (75 a 325 mg al día) u otro fármaco como prasugrel o clopidogrel.

 

Las nuevas pautas ya no recomiendan la terapia de remplazo con hormonas, las vitaminas E o C, los antioxidantes ni el ácido fólico para prevenir cardiopatías.

 

Después de un ataque cardiaco, usted necesitará cuidados de control regulares para reducir el riesgo de sufrir un segundo ataque cardiaco.

 

Con frecuencia, se recomienda un programa de rehabilitación cardiaca para ayudarlo a retornar gradualmente a su estilo de vida normal. Siga siempre el plan de ejercicios, dieta y medicamentos recetados por su médico.

 

Fuentes

 

Harvard Health Publications/ Drugs.com
Secretaría de Salud. Programa de Acción: Enfermedades Cardiovasculares e Hipertensión Arterial, 2001.
Grupo de Trabajo de la Sociedad Europea de Cardiología (ESC) sobre el manejo del infarto agudo de miocardio con elevación del segmento ST (IAMCEST). Guías de Práctica Clínica de la Sociedad Europea de Cardiología (ESC). Manejo del infarto agudo de miocardio en pacientes con elevación persistente del segmento ST. Rev Esp Cardiol. 2009;62(3):e1-e47
2009 Focused Updates: ACC/AHA Guidelines for the Management of Patients with ST-Elevation Myocardial Infarction (Updating the 2004 Guideline and 2007 Focused Update) and ACC/AHA/SCAI Guidelines on Percutaneous Coronary Intervention (Updating the 2005 Guideline and 2007 Focused Update): A Report of the American College of Cardiology Foundation/American Heart Association Task Force on Practice Guidelines. Circulation. 2009;120:2271-2306
The Task Force for the management of acute coronary syndromes (ACS) in patients presenting without persistent ST-segment elevation of the European Society of Cardiology (ESC). ESC Guidelines for the management of acute coronary syndromes in patients presenting without persistent ST-segment elevation. European Heart Journal; 32(23):2999-3054. 

Si te gusta este tema, recibe las últimas noticias en tu correo electrónico de: infarto