Diurético

Diurético

Se denomina diurético a toda sustancia que al ser ingerida provoca una eliminación de agua y sodio en el organismo, a través de la orina. Los diuréticos, como medicamentos, pueden ser de varias clases:

  1. De asa (por actuar en el asa de Henle renal)
  2. Tiazídicos (derivados de la tiazida)
  3. Inhibidores de la anhidrasa carbónica
  4. Ahorradores de potasio, que pueden ser de dos clases: Inhibidores de los canales de sodio y antagonistas de aldosterona
  5. Osmóticos

Se utilizan medicinalmente para reducir la hipertensión arterial (solos o en combinación con otras sustancias), en las cardiopatías congestivas, y en todas aquellas situaciones clínicas en las que es necesaria una mayor eliminación de líquidos: edemas (de los miembros inferiores, de pulmón, etc.), accidentes cerebrales vasculares, retorno venoso alterado, cirrosis hepática etc.

 

En general se trata de sustancias de gran efectividad y de bajo coste, por lo cual son imprescindibles en medicina.

 

Un diurético no tiene que ser necesariamente perjudicial; muchas sustancias cotidianas como el té, café, la piña, el mate, los espárragos o la borraja son diuréticos suaves, debido a que en su mayoría estos compuestos contienen cafeína o sustancias diuréticas como la teofílina.

 

También el alcohol es diurético. Sin embargo, el abuso de diuréticos puede provocar deshidratación, hipotensión, alcalosis hipocalémica, entre otras alteraciones potencialmente severas.

 

Fuentes

 

Andrejus Korolkovas, Joseph H. Burckhalter. Compendio esencial de química farmacéutica. Reverte, 1983.
Alfonso R. Gennaro. Remington Farmacia, tomo II. 20ª ed. Editorial Médica Panamericana, 2003.

¿Quieres conocer más sobre los temas que a ti te interesan de Salud180?
Únete al servicio de Alertas y recibe las noticias más relevantes en tu correo electrónico.
Comentarios