Diarrea

Shares lateral

Diarrea

La diarrea es la enfermedad intestinal, generalmente infecciosa y autolimitada, caracterizada por evacuaciones líquidas y frecuentes, en número de tres o más en 24 horas.

 

La diarrea es una alteración en el movimiento característico del intestino con un incremento en el contenido de agua, volumen o frecuencia de las evacuaciones; una disminución de la consistencia: líquida o blanda y un incremento de la frecuencia de los movimientos intestinales igual o mayor a tres evacuaciones en un día, son características de la diarrea.

 

La diarrea se puede dividir en:

  • Diarrea aguda, que se caracteriza por presentar tres o más evacuaciones anormalmente blandas o líquidas en 24 horas, por menos de dos semanas.
  • Diarrea persistente, que se define como el presentar tres o más evacuaciones anormalmente blandas o líquidas en 24 horas, por más de dos semanas.

 

Sin embargo, la diarrea también puede ser un signo de otro trastorno.

 

La diarrea afecta a todas las razas, sexos, edades y regiones geográficas del mundo.

 

Los niños menores de 5 años en los países en desarrollo son los más afectados y representan la mayoría de los 1.500 millones de muertes anuales por causa de diarrea.

 

En América Latina y el Caribe aproximadamente 77.600 niños menores de 5 años mueren cada año de diarrea y las consecuencias de la misma, lo que significa más de 200 muertes diarias.

 

Causas y factores de riesgo

 

Los agentes infecciosos son la causa más común de gastroenteritis aguda.

 

La diarrea infecciosa es debida a una etiología viral, bacteriana y parasitaria.

 

Los virus, principalmente especies de rotavirus, son responsables del 70 al 80% de casos de diarrea infecciosa en países desarrollados.

 

Varios patógenos bacterianos explican el otro 10 a 20% de los casos; 10% puede ser atribuible a Escherichia coli diarreogénica.

 

Todos estos microorganismos pueden estar presentes en agua y alimentos contaminados, esto por la falta de higiene y una inadecuada eliminación de heces y basura.

 

El agua y el saneamiento tienen un papel crucial en la transmisión de las enfermedades diarreicas.

 

Estos factores ambientales contribuyen aproximadamente al 94% de los 4.000 millones de casos de diarrea que la OMS calcula tienen lugar anualmente en el mundo.

 

La diarrea puede ser incluso ocasionada por causas no infecciosas.

 

Hay varios factores de riesgo que se reconocen favorecen una diarrea persistente:

  • Desnutrición.
  • Evacuaciones con moco y sangre.
  • Uso indiscriminado de antibióticos
  • Frecuencia alta de evacuaciones (> 10 por día).
  • Persistencia de deshidratación (> 24 h).

De manera similar se reconoce que hay varios factores incrementan el riesgo de deshidratación, entre ellos se incluyen:

  • Niños < de 1 año particularmente los de 6 meses.
  • Lactantes con bajo peso al nacimiento.
  • Niños con más de 5 evacuaciones en las últimas 24 h.
  • Niños con más de 2 vómitos en las últimas 24 h.
  • Niños a los que no se la ofrecido o no han tolerado los líquidos suplementarios.
  • Lactantes que no han recibido lactancia materna durante la enfermedad.
  • Niños con signos de desnutrición.

 

Síntomas

 

Su principal característica es la evacuación frecuente de heces acuosas, lo cual provoca una baja absorción de líquidos y nutrientes, pudiendo estar acompañada de dolor, fiebre, náuseas, vómito, debilidad o pérdida del apetito.

 

La diarrea infecciosa se asocia frecuentemente con náuseas, vómito y cólico abdominal.

 

Diagnóstico

 

El diagnóstico de diarrea aguda se realiza por la historia clínica y los siguientes datos clínicos:

  • Cambio en la consistencia de las evacuaciones.
  • Cambio en la frecuencia y número de evacuaciones.
  • Presencia de evacuaciones con moco y sangre.

Se considera que la diarrea habitualmente se resuelve entre el 5° y 7° día. Sin embargo, ocasionalmente puede persistir hasta 14 días. El vómito usualmente dura de 1 a 2 días y en la mayoría cede a los 3 días.

 

La gastroenteritis viral es de corta duración y está asociada a mayor riesgo de vómito y deshidratación. Mientras que, la gastroenteritis bacteriana se asocia más frecuentemente con dolor abdominal grave y a veces con diarrea sanguinolenta.

 

Tratamiento

 

Las sales de rehidratación oral (SRO) y la terapia de rehidratación oral (TRO), adoptadas por el UNICEF y la OMS a fines de los años 70, han permitido manejar con eficacia la diarrea infantil.

 

Se calcula que en la década de los 90 fue posible evitar más de un millón de muertes anuales relacionadas con esta enfermedad, gracias, en gran parte, a la promoción y la utilización de estas terapias.

 

Sin embargo, hay indicios de que en algunos países no existe un conocimiento apropiado de las terapias para el tratamiento en el hogar de la diarrea –entre ellas, la TRO– y de que su utilización ha disminuido.

 

Complicaciones

Si no se trata adecuadamente puede ocasionar deshidratación, la que se caracteriza por pérdida de líquidos y sales del organismo, que puede ocasionar la muerte.

 

La diarrea aguda sigue siendo la principal causa de muerte en la infancia

 

Otra complicación que puede presentarse a consecuencia de la diarrea, es la desnutrición, esto es por la pérdida de nutrientes durante los episodios agudos de esta enfermedad.

 

Prevención

Las acciones para prevenir las diarreas son muy sencillas y baratas (promoción de la salud), la principal es el lavado de manos, el manejo y preparación adecuado de los alimentos y la eliminación correcta de la basura y las heces.

 

Estas actividades favorecen una adecuada promoción de la salud ya que:

  • El suministro adecuado con una correcta calidad de agua, sanidad e higiene reducen la morbilidad por enfermedades diarreicas.
  • El lavado de manos con jabón puede reducir el riesgo de enfermedad diarreica en un 42 a 47%.
  • Niños que son alimentados exclusivamente al seno materno por 6 meses experimentan menor morbilidad por infecciones gastrointestinales.
  • Mejorar los sistemas de cloración doméstica, el almacenamiento seguro de agua potable y asegurar la eliminación apropiada de excretas a través de letrinas, fosas sépticas y red de drenaje; promover la higiene y el lavado de manos con agua y jabón.
  • Fomentar la lactancia materna durante los primeros seis meses de vida.

La vacuna GPI/HRV es altamente protectora para gastroenteritis severa por rotavirus y segura con respecto al riesgo de invaginación intestinal.

 

Se recomienda aplicar la vacuna contra rotavirus, dos dosis, a los dos y cuatro meses de edad.

 

ABC de la diarrea en el hogar

Recuerde seguir el ABC de la diarrea en el hogar cuando sus hijos se enfermen:
A.- Alimentos suficientes para prevenir la desnutrición:

  • No suspenda ningún alimento.
  • Continúe la lactancia materna o la leche usual, ofreciéndola con más frecuencia y la cantidad que tolere.
  • Si es mayor de 6 meses, y ya está recibiendo alimentos, es preferible que le ofrezca los siguientes alimentos:
  • Cereales (arroz), fideos o papa, mezclados con leguminosas, pulpa de verduras y frutas, carne o pollo.
  • Alimentos frescos, recién preparados, bien cocidos y con más frecuencia que la habitual. Es importante que mientras dure el episodio de diarrea, no ofrezcas alimentos nuevos a su hijo o hija.
  • Una vez que la diarrea se quite, dele a su hijo o hija una comida extra al día durante una o dos semanas, para que recupere el peso perdido.

B.- Dar más bebida de lo usual para prevenir la deshidratación:

  • Además de la leche materna o su leche usual, debe darle el Vida Suero Oral, solución que le ayuda a hidratarse.
  • El Vida Suero Oral son sales de rehidratación que se otorga de manera gratuita en las unidades de salud, cuando vaya con su hijo o hija a consulta, solicítalo al personal médico.
  • Para preparar el vida suero oral sigua las siguientes recomendaciones:
  • Lávese muy bien las manos
  • Diluya el contenido de un sobre en un litro de agua previamente hervida o clorada, y que se encuentre a temperatura ambiente.
  • Mezcle perfectamente hasta lograr una solución homogénea.
  • Déselo a su hijo o hija de la siguiente manera:
  • Si es menor de 1 año, media taza (75 mililitros) después de cada evacuación con diarrea o vómito.
  • Si es mayor de un año, una taza completa (150 mililitros) después de cada evacuación con diarrea o vómito.
  • Dele el Vida Suero Oral a cucharaditas, lentamente, poco a poco ya que si su hijo o hija, lo ingiere rápidamente, puede ocasionarle vómito.
  • Una vez que preparo el Vida Suero Oral, es importante que lo mantenga en un lugar fresco y tapado, NO en el refrigerador, y recuerde que la solución la puede usar en las primeras 24 horas. Si sobra Vida Suero Oral y ya pasó este tiempo, debe tirar la solución y preparar una nueva.
  • Si no tiene a la mano Vida Suero Oral, puede dar agua u otros líquidos como los atoles de arroz o maíz, sopas, caldos, aguas de frutas frescas con poca azúcar.
  • NUNCA de té negro y té de anís estrella.
  • Evite las bebidas muy dulces, no use miel.
  • Evite las bebidas industrializadas (refrescos, jugos comerciales y bebidas deportivas).

C.- Consulta oportuna:

Si su hijo o hija presenta uno o más de los signos de alarma acuda con un médico.

 

Los signos de alarma incluyen:

  • Más sed de la común y bebe muy rápido.
  • No come ni bebe normalmente.
  • Tiene boca seca.
  • No tiene lagrimas.
  • Tiene más de tres evacuaciones líquidas en una hora, y son muy abundantes.
  • Tiene fiebre que no se controla por más de tres días.
  • Presenta más de tres vómitos en una hora.
  • Tiene sangre en la evacuaciones.
  • Orina muy poco.

Mamá o Papá, es muy importante NO AUTOMEDICAR A TUS HIJOS, ya que se puede empeorar el cuadro de diarrea, acuden a su unidad de salud más cercana u hospital donde les brindarán más información acerca del manejo de la diarrea en casa, además de que evaluarán a su hijo o hija y en caso necesario, les indicarán los medicamentos pertinentes.

 

Fuentes

NORMA Oficial Mexicana NOM-031-SSA2-1999, Para la atención a la salud del niño.
Secretaria de salud. Prevención, diagnóstico y tratamiento de la diarrea aguda en niños de dos meses a cinco años en el primer y segundo nivel de atención SS-156-08, ER- Evidencias y Recomendaciones, SS-156-08, RR- Guía de Referencia Rápida.
Organización Mundial de la Salud; UNICEF. Tratamiento clínico de la diarrea aguda. Declaración conjunta de la OMS y el Unicef, 2004.
Centro Nacional para la Salud de la Infancia y la Adolescencia CENSIA.