Coma inducido para salvar vidas

Coma inducido para salvar vidas

En un coma inducido se reduce el flujo de la sangre y el metabolismo del cerebro
Por: Deya Cano Última actualización: 01-01-2013

Bloque que muestra la firma del editor.

Deya Cano | Editora

Cuando se presenta una patología o herida cerebral, que pueda provocar un aumento de la presión intracraneana, es recomendable la aplicación del coma inducido.

A través de este mecanismo, se seda al paciente para reducir su consumo de oxígeno y energía, con el propósito de poner al cerebro a "dormir".

De esta forma, los médicos podrán monitorear la actividad cerebral de las personas. Sin embargo, el impacto que tienen los familiares y/o amigos cuando ven a su ser querido en ese estado es muy fuerte; está completamente sedado y no reacciona ante ningún estímulo.

Con el coma inducido se busca proteger el cerebro del paciente, para darle tiempo al cuerpo de recuperarse. En este estado el órgano necesita menos sangre, oxígeno y glucosa.

De acuerdo con la Clínica Alemana de Cuidados Intensivos, el coma inducido se aplica “para que el paciente se acostumbre, por ejemplo, a una ventilación mecánica que va a durar más de lo habitual, o porque se necesita que no consuma mucho oxígeno, que no se mueva o no tosa".

El aumento de la presión intracraneana puede ser causado por una herida en el cerebro, un golpe, tumor o por  una infección.

 

Cuidar al cerebro

 

La clave es proteger el cerebro de una lesión secundaria que se podría provocar por la alta presión interna; si bien una hinchazón es un mecanismo del cuerpo para reparar, en el cerebro puede ser dañino, porque si la presión no es reducida, algunas partes de este órgano dejan de recibir sangre oxigenada.

Como al mantener al paciente en coma inducido se reducen el flujo de la sangre y el metabolismo del cerebro, los vasos sanguíneos se adelgazan, disminuye la hinchazón y con esto, un potencial daño cerebral anexo.

Cuando los médicos verifican que el paciente ya está en condiciones de estar sin el coma inducido, poco a poco le van quitando toda la sedación y entra el proceso del análisis y la valoración, en donde primero se analizará si tiene un regreso “normal”, que recuerde su nombre, dónde vive, etc.

En algunos casos, los pacientes presentan delirios o pierden la memoria a corto plazo de manera temporal. Si la persona recuerda quién es, etc... después se le deben realizar algunas resonancias en el cerebro para valorar su estado de salud.
 

Síguenos en @Salud180,  Salud180 en Facebook y enYouTube

¿Quieres recibir más información de tu interés? Regístrate con nosotros.

¿Qué piensas?, Comparte tu opinión