Celulitis

Celulitis

Es una inflamación del tejido conjuntivo subcutáneo. Comúnmente, se conoce como la acumulación de grasa en las células adiposas de la hipodermis, en determinadas zonas del cuerpo, formando nódulos adiposos de grasa, agua y toxinas.
 

Es una estructura con una consistencia similar a la gelatina, formada por una sustancia llamada mucina que cuando es atrapada por el tejido fibroso debajo de la piel, actúa como una esponja, absorbiendo gran cantidad de agua y reteniendo las toxinas que forman los bultos tan característicos de esta condición clínica.
 

Las membranas poco elásticas que las envuelven se deforman y tiran de sus puntos de fijación cutánea, lo que provoca la aparición de hundimientos entre los cuales se forman bultos (piel de naranja).
 

Si bien no es maligna ni síntoma de alguna enfermedad, por razones estéticas es algo que preocupa a algunas personas.
 

La industria cosmética dice ofrecer remedios para acabar con la celulitis, pero no existe suplemento que haya probado su eficacia en hacerla desaparecer.

Factores asociados a su aparición.
 

La causa es de origen desconocido.
 

No es considerada una enfermedad; pero por su presentación casi exclusiva y por el altísimo porcentaje de mujeres a las que afecta, parece estar ligada a factores hormonales.
 

Pero lo cierto, es que hasta la fecha, no se ha encontrado una explicación para su aparición.
 

La celulitis puede degenerar en un proceso infeccioso y en este caso será debido a bacterias de tipo estafilococo o estreptococo, convirtiéndose entonces en una infección grave que necesita tratamiento con medicación antimicrobiana.

Manifestaciones clínicas (signos y síntomas)
 

En un gran porcentaje de casos, la aparición de la "piel de naranja" con abultamientos bien definidos ocurre en las nalgas, la parte posterior y superior de muslos, pudiendo llegar hasta la rodilla, no provoca más que problemas de tipo estético.
Sin embargo, hay casos en que las enfermas se quejan de dolores de intensidad variable, a veces agudos, en muslos, piernas y brazos.
 

El dolor que se puede acentuar con la presión, al pellizcar o simplemente por el roce o con el calor de la cama. Al tacto se nota la tensión de la piel; la cual se observa granulosa. En casos extremos pueden aparecer componentes psíquicos, como ansiedad o depresión.
 

A mayor edad es más frecuentes.

Prevención
 

No existe ninguna efectiva.
 

La mejora de la circulación en las zonas afectadas (muslos, piernas, nalgas) bien mediante masaje o mejor mediante ejercicio diario (caminar todos los días con zapato deportivo), es una garantía de que la celulitis no progrese con rapidez.
 

Evitar los golpes, moratones y en general todo lo que pueda afectar a ésas zonas de tejido celular subcutáneo que están alteradas.
 

La ropa muy ajustada es perjudicial para esas zonas.
 

Las cremas externas, sólo favorecen la hidratación de la piel (si son hidratantes), pero no llegan en ningún caso a relacionarse con el tejido afectado.
 

No obstante, el simple efecto del masaje, el manejo de la ansiedad que genera y el ejercicio físico todos los días, es beneficioso.

Fuentes

 

Úrsula Tropper, Cesar Sanchez, Diego Ferrari Tropper. Todo sobre celulitis: Cómo prevenirla, como curarla. Kier, 2007.

Diccionario de la Real Academia Española.

¿Quieres conocer más sobre los temas que a ti te interesan de Salud180?
Únete al servicio de Alertas y recibe las noticias más relevantes en tu correo electrónico.
Comentarios