Celulas linfáticas sanas pueden convertirse en cancerosas

Celulas linfáticas sanas pueden convertirse en cancerosas

medfrd2552.jpg
Por: Traducción: Norma Inés Rivera Última actualización: 26-08-2010

Bloque que muestra la firma del editor.

invent_samuel | Editor

Los linfomas son cánceres del sistema linfático que, irónicamente, es parte del mecanismo de defensa del cuerpo para combatir infecciones y enfermedades. A veces el crecimiento anormal de las células linfáticas sanas, ocasiona la creación de tumores y, eventualmente, pueden convertirse en células cancerosas.

 

Sin tratamiento, las células de cáncer pueden salir de los tejidos y comenzar infectar a otras partes del sistema linfático y, finalmente, pasar a otros órganos del cuerpo. Hay esencialmente dos tipos de linfomas, el linfoma de Hodgkin y linfoma no-Hodgkin.

 

El linfoma de Hodgkin se caracteriza por la presencia de células Reed-Sternberg. Otros linfomas no contienen estas células. El resto de los linfomas fueron clasificados como el linfoma no-Hodgkin o LNH. Hay un número de subtipos de linfoma no Hodgkin y cada uno es muy diferente.

 

Un tipo de linfoma no Hodgkin es el linfoma linfoblástico o LLB que frecuentemente se produce en los niños. De hecho 30% de los casos documentados de los linfomas en niños se han clasificado como linfomas linfoblástica.

 

El LLB es una especie muy agresiva de linfoma no Hodgkin y ha causado un gran número de muertes en el pasado. Pero debido a la medicina moderna y las técnicas de tratamiento, los pacientes tienen mejores probabilidades de sobrevivir.

A diferencia del LBL, el linfoma histiocítico o LHC es un cáncer de crecimiento lento, por ello es muy difícil de detectar. Además, hay ocasiones en que el cáncer reaparece después del tratamiento.



¿Cómo se vuelven cancerosos?

 



Otro tipo de linfoma no Hodgkin aparece cerca de la superficie del cuerpo. El linfoma cutáneo de células T o CTLC es un tipo de linfoma que afecta la piel. Lo que pasa es que los glóbulos blancos de la sangre de la piel se vuelven cancerosas.

 

Al principio, los signos son la piel seca y escamosa, con parches rojos u oscuros. Estas áreas de la piel también pican mucho. Pero a medida que las células cancerosas continúan creciendo, se desarrollan tumores altamente sensibles. Con el tiempo las células cancerosas entran al torrente sanguíneo y se diseminan por todo el cuerpo que pronto infecta a otros tejidos y órganos.

 

Aunque no es común, el linfoma de células del manto es otro tipo de linfoma no-Hodgkin. Este cáncer es muy raro, ya que sólo 5% de las personas diagnosticadas con linfoma no Hodgkin lo tienen.

 

Es más probable que ocurra en hombres de 50 años y más. El cáncer comienza como un linfoma de crecimiento lento pero de repente puede llegar a ser agresivo en etapas posteriores.

 

Los médicos han hecho 4 clasificaciones o etapas del linfoma no Hodgkin que básicamente indican qué tan rápido y en qué medida las células cancerosas se han diseminado.



La etapa 1 es cuando las células cancerosas se agrupan en los ganglios linfáticos. En la etapa 2, el cáncer se ha propagado a dos o más grupos de ganglios linfáticos u órganos en el mismo lado del diafragma.



La etapa 3 es donde las células cancerosas infectan ambos lados del diafragma y por último la etapa 4 es cuando los diferentes tipos de linfoma no-Hodgkin han ido más allá del sistema linfático e infectan a otros órganos como el hígado, los huesos y los pulmones.

¿Qué piensas?, Comparte tu opinión