Catarata

Catarata

Es la opacidad del cristalino del ojo, o de su cápsula, o del humor vítreo, que impide el paso de los rayos luminosos y conduce a la ceguera. Es decir, es la pérdida de trasparencia del lente ocular.
 

El cristalino es una lente transparente que tenemos detrás de la pupila y que nos sirve para enfocar nítidamente los objetos, es una estructura flexible, que también ayuda a filtra y refracta los rayos luminosos.
 

Las cataratas se pueden formar en uno o en ambos ojos. Si se forman en los dos ojos, su progresión en cada uno de ellos puede ser muy diferente.
 

Las cataratas no son cancerosas. Afecta a ambos sexos, pueden ser congénitas (al nacimiento) o en personas a partir de los 60 años.
 

Una catarata será más o menos avanzada dependiendo de si la disminución de transparencia es mayor o menor.
 

Cuanto mayor es la pérdida de transparencia del cristalino (o más avanzada es la catarata) mayor será la disminución de visión.

Etiología (Causas y factores de riesgo)
 

Con el paso de los años, el cristalino puede ir perdiendo su natural transparencia y convertirse en una lente opaca, por lo que el envejecimiento es el factor más común.
 

Otros factores de riesgo pueden incluir traumas, que a veces causan cataratas años más tarde, tabaquismo, consumo de alcohol, exposición a los rayos X, exposición al calor de los rayos infrarrojos, enfermedades sistémicas, como diabetes, uveítis, fármacos sistémicos, como corticosteroides, desnutrición, ojos oscuros, exposición crónica a la luz ultravioleta, lesiones oculares y exposición a agentes como la rubéola o la galactosemia.

Manifestaciones clínicas (signos y síntomas)

  1. Visión borrosa que empeora con luz brillante
  2. Comenzará a notar los ojos velados al conducir de noche, cuando las luces parecen dispersarse o con aureolas
  3. Visión doble (algunas veces)
  4. Sólo en las fases avanzadas, niñas de los ojos opacas, lechosas

Diagnóstico (Pruebas y examenes)

 

El diagnóstico requiere de la exploración del ojo (oftalmoscopia) seguido de un examen con lámpara de hendidura.

 

El diagnóstico se realiza mejor con la pupila dilatada.

 

Las cataratas bien desarrolladas se observan como opacidades de color gris, blanco, o amarillo-café en la lente ocular.

 

El examen del reflejo rojo a través de la pupila dilatada con el oftalmoscopio a una distancia de 30 cm puede revelar opacidades sutiles.

 

La exploración con la lámpara de hendidura proporciona más detalles sobre el carácter, la ubicación y extensión de la opacidad.

Tratamiento
 

El tratamiento requiere de la extirpación quirúrgica de la catarata y la colocación de una lente intraocular. Sin embargo, para aconsejar una intervención quirúrgica no basta con observar la opacidad del cristalino; por lo que se recomienda acudir con un oftalmólogo para su valoración e indicación del tratamiento.

Prevención


Las mujeres en edad reproductora deben vacunarse contra la rubéola si no la han tenido o se han inmunizado con anterioridad.
 

El uso de drogas con cortisona o cualesquiera otras susceptibles de afectar el cristalino deberá ser cuidadosamente vigilado por un médico.
 

Las afecciones oculares que pudieran provocar cataratas, como la iritis o la uveitis, deben ser tratadas con celeridad.
 

El estudio perinatal de los déficits congénitos del metabolismo (programas de detección precoz de enfermedades metabólicas) puede ayudar a evitar las complicaciones de, por ejemplo, la galactosemia.

Fuentes

 

Laurent Laroche, Dan Alexandre Lebuisson, Michel Montard. Cirugía de la catarata. Masson, 2000.
Diccionario de la Real Academia Española. 

¿Quieres conocer más sobre los temas que a ti te interesan de Salud180?
Únete al servicio de Alertas y recibe las noticias más relevantes en tu correo electrónico.
Comentarios