Blastocisto

Shares lateral

Bloque que muestra el menú de tópicos horizontalmente.

Blastocisto

El blastocisto es una estructura embrionaria presente en las etapas tempranas del desarrollo durante el embarazo de mamíferos (embriogénesis), que ocurre unos 4 o 5 días después de la fecundación y antes de la implantación al endometrio.

 

Está compuesta por una prominente cavidad, el blastocele, y entre 70-100 células, llamadas blastocitos. Las células del blastocisto son pluripotentes, es decir las células de la masa celular interna pueden convertirse en cualquier tipo de tejido, excepto la placenta.

 

Ocasionalmente se usa el término blástula como sinónimo de blastocisto. 

 

Desarrollo

 

Después de las divisiones mitóticas por las que pasa el cigoto y que originan un incremento celular, se forma una estructura redondeada compacta llamada mórula.

 

Al poco tiempo de la formación de la mórula, las células que la constituyen más de 12 células llamadas blastómeros se desplazan por la aparición de un líquido que forma la cavidad del blastocisto llamado blastocele. Por ende, la mórula se desarrolla como una cavidad llena de líquido, transformándose en blastocisto.

 

Desde el punto de la aparición de este espacio se comienza a hablar de blastocisto y no de mórula. Para entonces, unos 4 o 5 días después de la fecundación y todavía en la tuberosidad del Oviducto, el blastocisto tiene una capa de células externas, muy delgada llamado trofoblasto, el cual nutre al blastocisto y formará la parte embrionaria de la placenta.

 

Un grupo de blastómeros se concentra en el centro de uno de los polos del blastocisto formando una masa de células internas que originarán al embrión y es llamado embrioblasto.

 

Esta masa de células internas termina proyectandose hacia el centro del blastocele, mientras que el blastocisto llega al útero y flota en sus secreciones alrededor de 2 días.

 

Gradualmente la zona pelúcida alrededor del día cinco se va degenerando hasta desaparecer en preparación para la implantación, por medio de una serie de ciclos de expansión y contracción.

 

Este proceso es apoyado por un grupo de enzimas que disuelven la zona pelúcida del lado del polo no-embrionario. A partir de este momento se comienza a hablar de un embrión.

 

Implantación

 

Aproximadamente 2 días después de llegar el blastocisto al útero entre 6 y 7 días después de la fecundación el blastocisto se aposiciona y adhiere al epitelio endometrial del útero, por lo general en el polo más cercano a la masa celular interna.

 

Tan pronto se fija al útero, el trofoblasto comienza rápidamente a proliferar formando, gradualmente, dos capas: el citotrofoblasto hacia adentro y el sincitiotrofoblasto del lado externo.

 

Fuentes

 

William D. Larsen, William J. Larsen. Embriología humana. 3a ed. Elsevier Science, 2003.