7 razones para no tener una romance en la oficina

7 razones para no tener una romance en la oficina

Bloque que muestra la firma del editor.

Según los expertos, las exhaustivas jornadas laborales, los proyectos que exigen formar equipos de trabajo y las oficinas cada vez más reducidas donde la convivencia se vuelve aún más cercana, favorecen el surgimiento de relaciones entre colegas.

 

Una encuesta del Wall Street Journal reveló que un 40% de los consultados confesó haber tenido un romance de oficina en algún momento de su carrera. Y la pregunta surge, ¿es conveniente tener relaciones en la oficina?

 

Razones para no sostenerlas


Si bien es cierto que despachos y oficinas se han erigido como lugares de encuentro social y amoroso (y, por supuesto, sexual), existen algunas razones por las que debemos pensar dos veces si vale la pena continuar con el flirteo.

 

El problema, dicen los expertos como Alfredo Luna, académico del Centro de Negocios de la Pontificia Universidad Católica del Perú, y Luis Felipe Calderón, de la Universidad Esan Graduate School of Business, no radica en la relación en sí, sino en que:


1. Estos romances pueden llegar a constituir el punto de partida de favoritismos y conflictos de intereses.


2. En muchas ocasiones, estas relaciones no se saben manejar adecuadamente y entorpecen el clima laboral, particularmente, en el caso de los amoríos entre superiores y subordinados, ya que estas relaciones podrían ocasionar tratos injustos y poco éticos.


3. Para Calderón, en el caso de un jefe varón y casado, que tiene una relación con una subordinada casada o soltera, es difícil que los involucrados declaren su relación formalmente y tratarán de mantenerla oculta.


4. Los romances de oficina crean inconvenientes en términos de desempeño y rendimiento laboral.


5. Se desaprovecha el talento de los involucrados. En este sentido, Luna sugiere que la empresa tenga un plan de contingencia de manera que las personas “puedan ser reubicadas en áreas en las que su productividad individual no sea menoscabada por la cercanía del ser amado”.


6. Otros empleados pueden sentir que están recibiendo menos beneficios y oportunidades en comparación con el “empleado favorito”, que tendrá el mismo puesto, la misma responsabilidad y la misma carga laboral. Si esto ocurre, el ambiente laboral se ve debilitado, mientras el “favorito” se convierte en blanco fijo de rumores, envidias y resentimientos.


7. En el peor escenario, esta persona o bien los implicados, terminarán por ser despedidos, trasladados a otras áreas de la compañía o bien, renunciarán a la empresa para evitar ser víctimas de posibles ofensas.

 

¿Permitido? Muchas compañías no contemplan prohibiciones en cuanto a la posibilidad de que surjan amoríos entre los empleados, siempre y cuando, estas relaciones no afecten ni interfieran sus funciones, ni pongan en peligro la unidad del equipo de trabajo.

Aclaracion:

El contenido mostrado es responsabilidad del autor y refleja su punto de vista, mas no la ideología de Salud180.com

Videos Recomendados

¿Quieres conocer más sobre Emociones?
Únete a Salud180 y al servicio de Alertas para recibir las noticias más relevantes en tu correo electrónico.
Comentarios

imxsify block

Lo que pasa en la red