Conoce los diferentes tratamientos para lesiones musculares

Conoce los diferentes tratamientos para lesiones musculares

mejora el paso de sangre a través del músculo y se acelera la recuperación.

Bloque que muestra la firma del editor.

Las lesiones musculares suelen tratarse al aplicar tratamientos de frío o de calor. En la mayoría de los casos puede suponer un alivio temporal del paciente. En el caso de la espalda estos tratamientos se utilizan cuando el dolor aparece provocado por una contractura muscular o una inflamación.

 

Los tratamientos de calor se utilizan a partir de la teoría que permite dilatar los vasos sanguíneos y facilitar la circulación de la sangre. De esta manera, se mejora el paso a través del músculo y se acelera la recuperación.

 

Por otro lado, los frío se basan en la teoría de que bajas temperaturas contraen los vasos sanguíneos, de modo que reducen la inflamación que padece el músculo.

Tratamientos con calor

1. Radiación infrarroja. Es una radiación electromagnética, una forma de calor que puede transmitirse sin necesidad de contacto con la piel. Produce un calor seco y superficial, que penetra entre 2 y 10 mm. de profundidad.

 

 

 

2. Ultrasonido. La energía mecánica acaba degradándose, como consecuencia del rozamiento y la viscosidad del medio, y transformándose en calor. Suele recomendarse para tratamiento de músculos y articulaciones.

 

 

3. Almohadilla eléctrica. Presenta la ventaja de mantener una temperatura constante durante el tiempo de aplicación, el calor se produce por medio del calentamiento de una resistencia en su interior. Normalmente el peso del cuerpo produce una reducción del flujo sanguíneo de la piel en contacto con la almohadilla, que se acentúa con la relajación muscular producida cuando el paciente se queda dormido. Se debe de aplicar con mucha precaución ya que el riesgo de quemaduras es alto.
 

 

4. Hot packs. Consistentes en una bolsa rellena de alguna sustancia repelente al agua (hidrofílica) como la bentonita y sustancias volcánicas minerales, estos materiales absorben y mantiene el calor.

 

5. Hot/Cold-packs o bolsas de hidrocoloide. Se encuentran rellenas de una sustancia gelatinosa. Existen bolsas que pueden calentarse tanto en agua caliente como en un horno de microondas. En el último caso, el calor absorbido se transfiere por conducción en forma de calor seco. El cual eleva la temperatura superficial en mayor grado que la del calor húmedo.

 

 

Electroterapias de alta frecuencia

1. Ondas cortas (hipertermia o diatermia). Se sitúa en la gama de los 27.12 Mhz. Logra sus efectos debido a la intensidad del campo magnético que genera un aumento de la temperatura, en profundidad. Tiene dos formas básicas de aplicación el campo de condensador e inducción.

 

 

2. Microondas. Pertenecen a la gama de 2,450 MHz. La dosis varía dependiendo de cada caso; el fisioterapeuta debe de tomar en cuenta la sensación térmica del paciente de manera que el calor se mantenga siempre en la zona percibida como agradable con buena tolerancia.

 

 

Estos tratamientos son de uso muy común en fisioterapia y rehabilitación. Aunque la recuperación de las lesiones es lleva tiempo estos procesos junto con los medicamentos apropiados ayudan a una recuperación total.

Videos Recomendados

¿Quieres conocer más sobre Ejercicio?
Únete a Salud180 y al servicio de Alertas para recibir las noticias más relevantes en tu correo electrónico.
Comentarios

imxsify block

Lo que pasa en la red