Riesgos y cuidados del embarazo después de los 40

Riesgos y cuidados del embarazo después de los 40

Riesgos y cuidados de un embarazo después de los 40
Por: Laura Martínez Alarcón Última actualización: 25-07-2011

Bloque que muestra la firma del editor.

invent_pilar | Editora

Si has retrasado tu primer embarazo hasta después de cumplir 40 años, ya sea por motivos personales o profesionales, seguramente habrás oído muchas opiniones en torno a las ventajas y desventajas de hacerlo a esta edad. Desde luego, las probabilidades de quedar en estado ahora son más bajas que hace unos años atrás y, según los expertos, después de los 45 es muy difícil quedar embarazada utilizando sus propios óvulos. Si éste es su caso, es importante que conozca los riegos y cuidados de un embarazo después de la cuarta década.



¿Cómo prepararse para el embarazo?

Según el Centro Médico de la Universidad de Maryland, hay una serie de medidas para reducir las probabilidades de complicaciones, entre ellas:

 

  • Infórmate sobre el riesgo cada vez mayor de complicaciones genéticas (anomalías cromosómicas) y las pruebas que usted debe hacerse durante el embarazo para detectarlas. Consulte a un especialista en genética.
  • Asegúrate de que cualquier afección existente (presión arterial alta, diabetes, enfermedad de la tiroides, obesidad) se encuentre en una etapa estable y controlada, antes de pensar en quedar embarazada. Hable con su médico sobre el embarazo y como podría afectar su afección actual.
  • Ingiere vitaminas prenatales con ácido fólico antes de quedar embarazada para ayudar a prevenir defectos del tubo neurológico, particularmente la espina bífida.

¿Cuáles son los riesgos?

  • Infertilidad: La probabilidad de quedar embarazada en determinado mes decrece a medida que usted envejece y el riesgo de un aborto espontáneo aumenta después de que cumple 35 años. Si usted ha estado tratando de quedar embarazada por más de seis meses, debe hablar con su médico acerca de tratamientos para la fertilidad. Las afecciones que pueden contribuir a la infertilidad son: endometriosis, tumores benignos en el útero y el bloqueo de las trompas de Falopio.

 

  • Aumento del riesgo de anomalías genéticas: A medida que las mujeres envejecen, sus óvulos no se dividen bien y pueden ocurrir problemas genéticos. El trastorno genético más común es el síndrome de Down.

 

  • Pérdida del embarazo: En las mujeres mayores de 40 años, el riesgo de aborto se duplica en comparación con una mujer de 20 años o iniciando los 30.

  • Problemas de salud durante el embarazo: Si usted padece de diabetes y presión arterial alta, será más susceptible a enfrentar problemas durante su embarazo. Hay casos en los que aún no teniendo ninguna de estas enfermedades, las mujeres mayores son más propensas a desarrollar diabetes gestacional y presión arterial alta inducida por el embarazo. Además, existe un mayor riesgo de presentar problemas con la placenta y sangrado durante el embarazo.

 

  • Preeclampsia: Es una complicación grave que puede aparecer durante el embarazo y puede provocar presión arterial alta, inflamación de la cara y de las manos y presencia de proteína en su orina. En consecuencia, puede dañar su sistema nervioso y provocar convulsiones, accidente cerebrovascular y otras complicaciones graves.

 

  • Problemas en el parto: El riesgo de tener problemas en el parto aumenta para las mujeres mayores de 40 años que están dando a luz a su primer bebé. Los estudios han demostrado que las mujeres mayores tienen más probabilidades de prolongar la segunda etapa del parto y de sufrimiento fetal. Asimismo, con un embarazo tardío, aumenta la incidencia de dar a luz gemelos o trillizos, incluso sin utilizar medicamentos para la infertilidad.

Qué hacer para tener un embarazo saludable

Aunque tener un bebé después de los 40 puede presentar un alto riesgo de complicaciones, la mayoría de las mujeres mayores tienen bebés saludables. En este sentido, es fundamental llevar una dieta y nutrición apropiadas, buenos cuidados prenatales y prepararse tanto emocional como económicamente para su bebé y los cuidados que serán necesarios. Por otro lado, también es importante evaluar las ventajas de esperar un hijo hasta después de los 40. Son muchas las mujeres y los hombres mayores que consideran que son más pacientes y realistas para enfrentar el desafío de un bebé de lo que hubieran sido antes en su vida. Asimismo, pueden disfrutar mejor la felicidad de ser padres, después de haber establecido sus carreras, ya que sienten que tienen más tiempo para dedicárselo al nuevo miembro de la familia.

 

¿Qué piensas?, Comparte tu opinión