Emociones cambiantes en la pubertad

Emociones cambiantes en la pubertad

Es la edad de los cambios no sólo físicos, sino también emocionales. Se trata de la pubertad que comienza generalmente entre los ocho y 13 años de edad en...
La pubertad representa cambios emocionales que requieren comprensión

Bloque que muestra la firma del editor.

Pilar Maguey | Editora

Somos el sitio líder de estilo de vida en México y América Latina. Sumamos a los mejores expertos, para mejorar tu calidad de vida.

Es la edad de los cambios no sólo físicos, sino también emocionales. Se trata de la pubertad que comienza generalmente entre los ocho y 13 años de edad en las niñas, y entre los 10 y 15 años de edad en los niños. En algunos menores, la pubertad comienza antes o después de esas edades, por ello es que hay quienes todavía parecen menores, mientras que otros se vuelven más maduros.

 

En opinión de Nemours, una de las organizaciones no gubernamentales más importantes de Estados Unidos relacionada con la salud infantil, de la misma manera que las hormonas modifican el exterior del cuerpo de las y los púberes, también pueden cambiar su interior, a nivel emocional.

 

Emociones extrañas: la edad de la punzada

 

Durante la pubertad, las chicas y los chicos pueden sentirse confusos o percibir emociones fuertes que jamás habían sentido. Es probable que noten que se encuentran demasiado sensibles o se enfadan fácilmente.

 

Algunos adolescentes pierden la paciencia más a menudo que otros y se enfadan sin razón con amigos y familiares. También pueden sentir ansiedad por los cambios que notan en su cuerpo.

 

Los expertos de Nemours señalan que, algunas veces, es difícil controlar estas nuevas emociones. Por ello es importante que las y los púberes sepan que, al mismo tiempo que su cuerpo se va ajustando a las nuevas hormonas, su mente también lo está haciendo.

 

Los acontecimientos que le fastidian no son culpa de sus padres o amigos, sino de lo que sucede en su mente, de esas adaptaciones que están ocurriendo de cara a la pubertad. Intentar recordar que las personas que le rodean no están tratando a propósito de herir sus sentimientos, es un buen consejo.

 

Otro cambio puede darse con relación al sexo. Es posible que afloren nuevos sentimientos que provocan confusión y perciban estímulos sexuales que nunca habían sentido anteriormente. Con toda seguridad, surgirán muchas preguntas porque, según los especialistas, es fácil sentirse apenado o nervioso cuando se habla de sexo.

 

Hoy en día, más adolescentes hablan con sus madres o padres sobre el tema, pero muchos no se sienten cómodos. Hay que tener comunicación ya sea con el médico familiar, la maestra o el profesor que más confianza ofrezca o un/a consejera escolar, lo importante es tener la información correcta. No hay que desesperarse, la pubertad puede ser terriblemente desconcertante.

Video recomendado

imxsify block

Lo que pasa en la red
¿Qué piensas?, Comparte tu opinión