Obesidad en adulto mayor desencadena problemas

Obesidad en adulto mayor desencadena problemas

Comentarios
La obesidad desencadena muchos problemas en el adulto mayor
Por: Laura Martínez Alarcón Última actualización: 09-12-2010

Bloque que muestra la firma del editor.

invent_pilar | Editora

El sobrepeso y la obesidad dejan graves secuelas en la salud, particularmente entre las personas mayores.

 

Según datos del Instituto Mexicano del Seguro Social, se estima que casi 10% de la población que tiene 60 años o más presentan sobrepeso u obesidad, en consecuencia 50% padece problemas de hipertensión arterial y uno de cada tres diabetes mellitus.

 

El parámetro más usado para medir el sobrepeso y la obesidad es el índice de masa corporal (IMC) el cual resulta de dividir el peso entre la talla al cuadrado. En este sentido, la Organización Mundial de la Salud (OMS) define el sobrepeso como un IMC igual o superior a 25, y la obesidad como un IMC igual o superior a 30, umbrales que sirven de referencia para las evaluaciones individuales.

 

El IMC constituye la medida poblacional más útil del sobrepeso y la obesidad, ya que la forma de calcularlo no varía en función del sexo ni de la edad en la población adulta.

 

Repercusiones frecuentes del sobrepeso y la obesidad en la salud

El IMC elevado es un importante factor de riesgo de enfermedades crónicas, tales como: las cardiovasculares (especialmente las cardiopatías y los accidentes vasculares cerebrales), que ya constituyen la principal causa de muerte en todo el mundo con 17 millones de víctimas anuales; la diabetes, que se ha transformado rápidamente en una epidemia mundial (estimaciones de la OMS señalan que las muertes por diabetes aumentarán en todo el mundo en más de 50% en los próximos 10 años); las enfermedades del aparato locomotor, y en particular la artrosis, así como algunos cánceres, como los del endometrio, mama y colon.

 

1999, año crucial en el aumento de la obesidad en México

Según el “Informe de Evaluación Histórica de la Situación Nutricional de la Población y los Programas de Alimentación, Nutrición y Abasto en México”, elaborado por especialistas de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM-Iztapalapa), del Instituto Nacional de Salud Pública (INSP) y del Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (CONEVAL), 1999 es un año crucial para entender por qué el sobrepeso y la obesidad son ahora una epidemia; a partir de esa fecha la balanza se inclinó, la desnutrición dejó de ser un problema en aumento y los kilos de más comenzaron a acumularse en una cuarta parte de los mexicanos.

 

El informe ofrece un panorama muy elocuente: en 1943 el consumo de calorías era bajo y prevalecía la desnutrición (la dieta era pobre y poco variada, alta en carbohidratos y baja en grasas, con un consumo bajo en frutas y verduras); 72% de la población, niños y ancianos en su mayoría, estaba desnutrida y sólo 10% tenía un peso mayor al adecuado para su edad.

 

Para 1999, aumentó la densidad energética de los alimentos que consumía la población y la actividad física comenzó a disminuir en todos los sectores de la población. Según datos oficiales, la desnutrición bajó y sólo 18% de los niños tenían desnutrición crónica. El sobrepeso y la obesidad afectaban a 25% de los mexicanos. Para 2006, dicen los investigadores, la desnutrición bajó a 12.7% y el sobrepeso y la obesidad aumentaron a 71.4% en mujeres y a 66.7% en hombres.
 

¿QUÉ OPINAS?
comentarios